sábado, marzo 31, 2007

Crimson and Clover

Acabo de ir a un bar a con unos pantalones y la parte de arriba del pijama. Y lo peor es que hacía calor y no me quedó otra que sacarme el sweater y exhibir la remera rosa. Se solicita que alguien me saque esta pinta de solterona urgente. Nada más.

Orientación (Thénon)

NO PUEDO MÁS: ventanilla de al lado
QUÉ DESGRACIADA SOY: primer piso
NADIE ME QUIERE: oficina 6
ME LO HACEN A PROPÓSITO: ala oeste
ESTOY MUY SOLA: pasando el puesto de flores
TENEMOS QUE HABLAR: corredor al fondo
VOS NO ME COMPRENDÉS: siguiendo la flechita
CÓMO PUDISTE HACERME ESO: cerrado por vacaciones

mar calmo y próspero viaje


uh

Fine! I don't believe you exist either

Ya no existe,
no existe,
no existe ya.
Murió,
murió,
ya no existe,
no existe ya,
ya no.

-La chica del trabajo que antes me decía "mamita" ahora me dice "monita" o "doña".
-Viernes a medianoche y yo conectada = decadencia porteña a la enésima potencia. Chateo con una amiga y la conversación se reduce a esto:

Pi: zeep a dee doo dah
Ana: zip a dee ay
Pi: mmmbop
Ana: periqui tap tap mmmbop
Pi: salagadoola mechica boola
Ana: bibidi bobidi boo
Pi: following the leader
Ana: the leader the leader
Pi: following the leader
Ana: wherever he may go

Igual no es tan decadente teniendo en cuenta que me alquilé Arizona Dream y me dispongo a verla con surtido Bagley de por medio o tal vez, por qué no, unas Don Satur. Y ahí me tenés en la cama tapada mirando una película e ingiriendo galletitas mientras en NYC cuatro mujeres se juntan en un restaurante minísculo y carísimo con carteras de diseñador y hablan de sexo sin pelos en la lengua. Pero en realidad cuando vuelven a sus departamentos de Manhattan sueñan con casarse y tener bebés para organizar un baby shower.
Hoy en el subte, cuando me estaba por bajar, me percaté de que el chico que había estado durante todo el trayecto sentado al lado mío era nada más y nada menos que un pibe de mi colegio al que le decían "Sifilis". Pobre flaco, recién ahora caigo en la cuenta de lo terrible del apodo, antes ni me percataba. Después me sentí mal porque crucé una avenida muy a lo bestia, con el semáforo en verde y los autos pasando con todo, y una viejita que estaba al lado mío me siguió y se mandó. Casi la pisa un colectivo.

viernes, marzo 30, 2007

Don´t miss you at all

Don't ever tell anybody anything. If you do, you start missing everybody.

¿Parará de llover en algún momento? Hace cinco noches que me angustio antes de dormir por culpa de la lluvia y hace cinco días que vuelvo a casa con los zapatos empapados y agua en las medias por culpa de andar pisando charcos. Igual, en el fondo, lo disfruto. La lluvia va de la mano de la nostalgia y eso está muy bien para deprimirse un poco. Viajo en el subte y me siento horrible. Pienso en el trabajo que da la farsa de sostener la imagen de femme fatale todo el tiempo y la verdad es que mucha fiaca. Mientras esperaba el colectivo pensaba en todas las cosas que me pasaron. Es muy loco eso de no poder compartir con los demás las cosas que uno vivió. Es decir, lo podés contar pero nunca va a ser lo mismo que haber estado ahí. Sólo estuviste vos y no te acompañaba nadie. Reflexiones muy Waking Life, ganas de volver a verla.

Ayer, por ejemplo, me acordé de la nieve. Me acordaba de haber estacionado el auto a un lado de la ruta una noche y bajarnos mientras él me decía que esos copos minúsculos que caían eran de nieve y yo insistía con que no, que sólo eran moléculas de aire (?). Al final cuando bajamos él se paró en una colinita y me pidió que mirara alrededor de su cabeza mientras la movía muy despacio. Efectivamente era nieve. Yo estaba paralizada por el frío y él se movía de un lado al otro lentamente, levantando primero los talones y después los empeines con un efecto parecido a quien se para sobre una cinta transportadora en un aeropuerto y avanza, pero en círculos, alrededor de un eje.

El día que nos despedimos por primera vez pensé que no lo iba a ver más y le escribí una notita, mientras él dormía, en un cuaderno de actas que llevaba a toda partes. Una nota corta pero linda. Terminaba diciendo "si Nietzsche tiene razón, nos vamos a volver a ver en el eterno retorno." A veces soy así de cursi. Aparte de insoportable, claro, si esta oración hubiera venido de cualquier otra persona me hubiese parecido cualquiera que se cite a Nietzsche alegando quién sabe qué conocimientos intelectuales sobre el tema.

Recién llegué a casa y había una carta para mí. Me emocioné. Fui corriendo al cuarto a abrirla. Era de Artilaria para ofrecer unos cursos. La rompí en veinte mil pedazos y la tiré al tacho. Odio la gente que crea falsas expectativas. Pero bueno, a lo mejor es que se está cayendo el mundo y uno ni se da cuenta.

jueves, marzo 29, 2007

Campos de frutilla por siempre

Esto es demasiado (léase con el tono quejoso que uno se imagina cuando lee una carta de lectores del diario). El día que voy cambiar el auto salgo a la calle y se me pincha una goma. Es lo mismo que me pásó el famoso "Día del Granizo". Ese día había chocado el auto contra una columna en el garage. Decidí salir igual de casa, con el auto hecho mierda, para ir al ensayo de danza y despejarme un poco. Así que cuando llegué al estudio, estacioné el auto, fui a la clase y ¡zas! empezó a diluviar mientras caían unas rocas enormes que dejaron más de cien bollos en la chapa del auto. Pero bueno, digamos que el granizo hizo que el choque en la puerta trasera fuera lo de menos. (Nota mental: digamos que te lo merecés por haberte olvidado de acreditarte al BAFICI, boluda).

La cuestión es que mañana cambio a mi viejo Cupido Motorizado por un Ford Fiesta gris oscuro que se llamará Ferdinando. Cuando estábamos en Suiza teníamos una camioneta toda vieja y destartalada que se llamaba "La batata multicolor." Ese fue el mejor apodo, lejos.

En este momento escucho el BSO de I am Sam. Hace mil años que no lo escuchaba y está tan bueno que casi diría que es lo único que me pone de buen humor en este día lluvioso. Mi ojo derecho decidíó adaptarse al clima y llora constamente. Así que ahora me voy al oculista a que me recete unas gotas. Con los ojos soy una persona altamente impresionable, como Rachel, pero peor.

Por primera vez en la vida me citaron a declarar. Soy testigo de algo horrible. Odio las malditas circunstancias de la vida. Odio la perversa manía del destino de enroscarme en historias que al final se juntan, al mejor estilo de Magnolia o 21 gramos.


Update:

*Fui a la guardia oftalmológica (ahí tenés una palabra enroscada) que justo queda cerca de la casa de un alumnito particular que tuve hace un par de años. Fue mi primer alumno así que yo lo consentía y le llevaba chocolates casi siempre. Él tenía once años en ese momento y me atendía en pijamita. Era muy tierno. Siempre bajaba a abrirme en pantuflas y con cara de dormido. Había visto la película "La llamada" y le había dado mucho miedo, así que siempre me hacía una joda que consistía en decir que iba al baño y, sin que yo me diera cuenta, se ponía a mis espaldas y susurraba "Samaraaaaa."

Me fui de tema. A este centro médico ya había ido una vez de pequeña a hacerme un fondo de ojos. ¿Hay algo peor que esa tortura? Estar poniéndote unas gotas cada media hora que te nublan la vista y después pasarte todo el día sin ver un carajo. Es una locura. El médico que me atendió hoy era muy simpático. Es más, hasta me dieron ganas de volver y hacerme un fondo de ojos.

*Cargo de conciencia por no haberme quedado ayer a la charla-debate de la facultad y haber ido, en su lugar, a ver Scoop = cero.

*¿Alguien recuerda a Nancy Drew? Era mi super-heroína en la primaria. Me dieron ganas de releer alguna de sus aventuras.

*¿Por qué los vendedores de Yenny, en general, no saben nada de libros? Digo, ¿es justo que tenga que estar deletreando apellidos como Zelarayán (¿con "s" o con "c"? - me preguntan), Lamborghini o Thénon?


miércoles, marzo 28, 2007

When you're the best of friends

Sharing all that you discover
When that moment has past, will that friendship last?
Who can say? There's a way!
Oh I hope... I hope it never ends
'Cause you're the best of friends


Pensar en esa canción me pone melancólica. No sé por qué. Era nuestra canción con Gaby en esa etapa quinceañera en la que tu mejor amiga es como tu novia (o: la veías durante todo el día pero igual cada noche hablabas una hora por telefóno). Muchos recuerdos. Por ejemplo, todos los viernes teníamos historia con Sonia y la mina era tan compinche que nos dejaba irnos antes. Así que nos escabullíamos por la puerta del colegio, en donde había un espejo estratégicamente ubicado para que la recepcionista controlara cual panóptico que nadie se escapara. Había que tocar timbre y salir agachadas para que no nos vieran. Después nos tomábamos el tren y nos íbamos a la estación Anchorena, que en ese momento no tenía nada más que pasto y río. Nos íbamos allá con un paquete de cigarrillos y una radio y cantábamos:

Remember days of skipping school
Racing cars and being cool
With a six pack and the radio
We didn't need no place to go.


Never say goodbye, never say goodbye
You and me and my old friends
Hoping it would never end .

* Hoy Vicky me dijo: "te tengo que confesar algo: fui a ver a Alejandro Sanz". También me sugirió ir a la facultad y ante la posibilidad de que no haya clases por el paro, ir al cine. Me pareció bien.

*No sé para qué existen los feriados si tengo que trabajar igual, los ensayos no se suspenden, la psicóloga sugirió que nos veamos de todas formas y tengo que "aprovechar" para estudiar.

Como diría Casas

Si todavía existen los lectores de poesía que no escriben poesía, se los dedico a ellos. A ellos y a la Nenita Superpoderosa.

Salí de casa (s) con paraguas en mano (con forma de pato), campera de arcoiris que le afané a un amigo, jeans elastizados (pensé que nunca iba a volver a usarlos) y un bolso de arcoiris. Pasé por una librería antes de ir al trabajo y casi dejo el paraguas a propósito en la caja después de ver al pibe que me seguía en la fila, que estaba comprando un libro de Coetzee. Al próximo que conozca así lo desposo. Encima tenía un impermeable negro que le llegaba casi hasta el piso. Me encantan los hombres con sacos largos, zapatos y bufandas escosesas. Hombres a los que las librerías les quedan bien. Me gusta, en especial, que derrochen toda su fortuna cuando van a comprar libros, aunque después lleguen a fin de mes comiendo zanahorias, y que esto se repita indefinidamente.

*Me duele todo. Ojalá fuera por exceso de actividad física o por haber pasado toda la noche haciendo eso. Pero no: es por estar durante siete horas frente a una computadora nomás.

*Uso los recordatorios de mi celular para plasmar en el chip cualquier pelotudez que se me viene a la cabeza pero igual me gustaría que alguien me explique por qué acaba de sonar un aviso que dice:

salsa.cebollitasubcampeon.

*

unpoema

si de discutir se trataba,
lo hacíamos sobre la trascendencia del arte;
me ponía seria, fruncía mucho los ojos,
-en el fondo pensaba que bien
podían venir mañana los marcianos
y encontrar solo un folleto turístico:
un lago cálido en la helada suecia
y creer que esa era toda
la literatura humana en existencia-;
yo no quería morir
y él quería la fama:
eran dos cosas muy diferentes que no conjugaban;
me gustaba salir con él,
tomábamos cerveza en pubs y bodegones,
él mencionaba autores extranjeros:
walt whitman le servía de ejemplo para casi todo
y yo no sabía a qué se debía
-a veces pensaba que era el único poeta
al que de verdad había leído-;
tenía el síndrome del genio,
vivía entre nubes
y yo entre deudas acumuladas
y facturas vencidas, una hija a mi cargo,
dos matrimonios rotos
y heridas que no cerraban;
pero con él tomaba estas cervezas
-y a veces de la buena, negra e irlandesa-
y me extraviaba mirando su piel, su boca, sus ojos,
preguntándome por qué no nos besábamos a cada rato,
como hacen los chicos,
y qué cosa hacíamos en el bar a fin de cuentas
en lugar de pasárnoslo en la cama;
se precisan de cuatro abrazos diarios para sobrevivir,
según la así llamada terapia de los abrazos,
y nosotros estábamos exangües, pálidos:
no nos dábamos ninguno y no,
no la practicábamos.

P. Suárez.


De mi paso por la carrera de filosofía...

No voy a decir nada porque jamás he pasado por la carrera de filosofía. De lo que sí puedo hablar es de las náuseas que me dieron al venir hasta acá corriendo simplemente para escribir esto. Esto y lo otro: lo otro es que noto que cada vez que abro mi casilla de mail mi percepción ya está estructurada de antemano
para ver
eso
que nunca
llega.

martes, marzo 27, 2007

Marcha del Dr. Vaporeso

"Dejá de llorar, nena" - me acabo de decir a mí misma. Así que me dejé de joder con el soundtrack de Tarnation y angustiarme cada vez que escucho "I met a boy called Frank Mills..." y puse Alma de camión. Y ahora sí, por fin puedo pararme, bailar y cantar: "bailando en la Sociedad Rural, lalaralala, bailando en la Sociedad Rural..."

Ayer a la noche salí de casa y fui a devolver una peli, en el medio del diluvio, vestida con:
-una campera roja muy inflada que me queda enorme (de esas que tenés desde hace mil años poque tu madre una vez te obligó a comprarla cinco talles más grande en algún local x mientras vos gritabas que querías ir a EF o a OshKosh).
-una pollera verde con flores de feria americana.

[Interrupción: mi mamá acaba de entrar y después de saludarme me pregunta si ya llegué. Me impaciento ante la obviedad de la respuesta: evidentemente sí (boluda). No mentira, eso último no lo dije (pero lo pensé). Sí, soy así de mala. Es que ella está histérica, yo estoy menstruando y no nos soportamos. Me hizo a acordar a Matías, un compañero de la secundaria que te llamaba a tu casa y te preguntaba "¿estás en tu casa?" Además, siempre se olvidaba de especificar en dónde estaba cuando pedía un remisse y para justificar su distracción decía que igual los remiseros te localizan por satélite (?).]

Retomo:
-sandalias violetas.
Sólo cuando salí a la calle me percaté de lo ridícula que me veía. En el camino me crucé con:
-un vecino.
-un hombre todo musculoso con unas calzas extremadamente cortas (casi como un slip).
-un flaco que una vez me preguntó en el subte cuántos años tenía.
-el loco del pueblo

lunes, marzo 26, 2007

Ch-ch-ch-ch-changes

Un momentito: un momento
de calma: se posan los ojos
sobre la situación,
se apagan los sonidos.
¿Es que todo con lo que vivía
está flameando por la ventanilla?


L. Wittner

Anoche me asomé por la ventana del baño chiquito y le saqué una foto a la lluvia, que caía como a baldazos. Salió una cosa parecida a la vía láctea.





Ayer pude recontruirlo casi como un holograma. Contaba con pocos elementos pero lo traje hasta la punta de mi cama. Se sentó y se quedó ahí esperando hasta que yo me durmiera. En general siempre juego con eso y coloco a personas en lugares y situaciones que no tienen nada que ver con ellos. Por ejemplo, meto a un amigo mío vestido como Johnny Depp en Pánico y Locura en Las Vegas en un almuerzo con mis abuelos. Está bueno hacerlo. Anoche, igual, no estaba tan bueno y me puse mal porque me di cuenta de que me quejo mucho pero al final los momentos de crisis son los más productivos de mi vida y los que recuerdo con más cariño. Después escribí en una hoja algo sobre una chica que estaba parada, con una campera toda inflada, en el medio de una avenida con una rosquilla en una mano y bolsas de supermercado en la otra. Cuando por fin me dormí, soñé que estábamos en White Horse Tavern y había una caja de música tipo jukebox. Yo elegía un single de Brenton Wood y cantaba "sitting... waiting for youuuu." Todo muy surreal. Después me desperté, claro. Y con una jaqueca terrible.


domingo, marzo 25, 2007

It's not love

I've got two loves
And they go tweet, tweet, tweet, tweet, tweet, like little birds
They're my two loves...
Count them one, two loves.
Which is my face
Which is a building
Which is on fire.


Siento una terible angustia de domingo que nada ni nadie pueden combatir. Ni siquiera unos mates con medialunas y una sesión de manicura con mis amigas. Ni siquiera sentarme al sol con Mati e imaginar sobre qué haríamos nuestras tesis si fuéramos estudiantes de física. Ni escuchar una y otra vez la banda de sonido de Gilmore Girls ni ver Cabaret y cantar:


Bee-dle-dee dee dee dee.
Two ladies.

Bee-dle-dee dee dee dee.
Two ladies.
Bee-dle-dee dee dee dee.
And I'm the only man, ja!


Hablar con él me hizo mal, muy mal. Encima no sé por qué me hice la superada -todo está de lo más bien sin vos- y le dije cualquier boludez que se me cruzaba. Le mentí descaradamente pero con nimiedades. Le dije que había ido a un casamiento con A. No sé por qué. ¿A quién podría importarle? Es que sentía que ya llegaba el momento de colgar el tubo y tenía que sacar conversación de donde fuera. Una y otra vez me pregunto por qué soy tan sensible, todo me afecta, todo me pone triste o demasiado exaltada, todo me hace dudar, no tengo punto medio... Igual prefiero eso antes que ser una roca o ser completamente indiferente. A menudo sucumbo en la tentación de escribirle. Pero entonces leo la lista de razones para no hacerlo. Tengo por lo menos doce ítems con motivos para abstenerme: 1) Para ver su reacción ante la indiferencia. 2) Porque ya hice demasiado (y acá enumero las principales pelotudeces cometidas). 3) Porque le chupa todo un huevo (y acá menciono ocasiones en las que sentí que le importaba todo tres belines). Y así continúa la lista hasta llegar al número doce. Tengo skittles. Tengo té en hebras. Tengo caramelos del barrio chino con envoltorio de Hello Kitty. Tengo el Decamerón de Boccaccio. Razones suficientes para no escribirle. Me muerdo la lengua.

Ayer fuimos a dos cumpleaños. El primero era de un amigo con el que estuve una vez y ahora se volvió un tanto pesado. Fue medio embolante, así que nos pasó a buscar Fabri y nos fuimos a otro cumpleaños que estaba muchísimo mejor.
La sorpresa: la cumpleañera iba a mi colegio en la primaria, viajábamos juntas en el transporte escolar.
La música: ochentosa.
El mejor chamuyo: un flaco que me decía "Hola, te amo, ¿no me vas a decir tu nombre?" y bailaba mientras sonaba "Hello, I love you" de The Doors.
El bajón de la fiesta: mi amiga Sofía que estaba cansada y encima se puso mal porque se cree que voy en el sendero hacia la perdición. Hoy me mandó un mail diciéndome cuánto me quiere. La adoro. Pero es que tenemos concepciones de las cosas muy diferentes. Nos conocemos hace demasiado tiempo y cambiamos tanto que se hace difícil entendernos a veces.

En el trabajo hay una chica que me dice "mami" o "mamita". Me hace acordar a una carta que le escribí de chica a mi mamá y encontré hace poco. Decía: "Mami te amo. Mami sos una diosa. Una diosa de verano." A todo esto, hoy fui a almorzar con mi madre para que deje de quejarse porque no estoy nunca y no diga que la casa es un hotel de paso. Igual sigo ahorrando. Ya falta poco. Disfruto imaginando cómo voy a decorar mi futuro departamento.

sábado, marzo 24, 2007

Más

V

Y la carta:


queridos reyes-les pido-una munieca pancita-patines-cuadernos de mi melodi-patines con botas-dos pares-a mi mucama traele dos aros y dos pares de botas con patin

y a mi papá traele dos pares de antiojos y a mi perro tobi traele una correa y un collar para la correa

y a mi mama traele bestidos uno de verano y otro de himbierno y a mi ermano Fermin traele un auto grande a control y a mi tía traele sapatos de charol y a mi abuela traele unas chinelas blancas y a mi abuelo traele un calsonsillo-Ana

A. Carrera

En cosas importantes es bueno pensar antes

Después de todo puedo vivir romances
Y conservar mi relación principal
Y así tener un poco de cada cosa
Sin lamentar por no tener algo más.


Me levanto relativamente temprano considerando que es sábado y me pongo a escuchar wadu wadu. Al final ayer Bárbara me hizo el aguante y me acompañó a la fiesta. Se quedó tres horas dando vueltas porque me olvidé de dejarle las llaves para que entrara a mi casa y esperara ahí hasta que yo llegara del trabajo. La fiesta estuvo buena, lástima que a Bárbara el faso le pegó mal y en un determinado momento (en el mejor momento) se quiso ir a la mierda. Se puso paranoica. "Boluda, ¡esto es una fiesta de swingers!", me decía mientras buscaba las llaves de la puerta. Así que nos fuimos temprano y nos quedamos haciendo tiempo en casa hasta que salió el primer tren.

Igual no sé si Bárbara estaba tan errada. Ya dije que Y es medio raro y me acuerdo de una situación muy fea que viví una vez con él. Estábamos comiendo en la casa de una pareja de treinta y pico de años (casi cuarenta) que había conocido Y en un bar. Habíamos fumado y tomado varias rondas de tequila. En un momento el anfitrión de la casa empezó a hacer comentarios de tipo "me tomo un tequila más y empiezo con las propuestas..." O decía "igual no sé si van a aceptar" mientras nos miraba a mí y a Y. No sé, a lo mejor fue todo un producto de mi imaginación, cuando lo cuento no parece tan bizarro, pero en el momento pude sentir esas vibraciones en el aire. Después empezaron a apagar las luces y ahí yo me sentí mal y le dije a Y que pensaba irme en ese mismo momento, que él se quedara si quería. Y ahí nos fuimos. Y nunca más lo hablé con él pero fue todo muy raro. Igual es la típica sensación que me invadía cuando estaba con él. Siempre el presentimiento de que estás acompañada pero en el fondo estás muy sola y que el chabón no se va a hacer cargo de vos porque no puede ni cuidarse a él mismo. Y al día siguiente levantarte y sentir esa angustia pos salida de sábado a la noche, esa tristeza que no tiene motivos fijos pero que te paraliza y te deja sin ganas de nada.

Ayer, también, tuve esta conversación telefónica:

21.15
Él: Te extraño.
Yo: ...
No te creo.

21.24
Él: Te extraño.
Yo: Gracias.

21.37
Él: Te extraño.
Yo: Bueno. Chau.

Una vez fuimos a desayunar a un bar enfrente de Plaza Miserere. Llegamos y yo me fui a sentar. Él se acercó a la caja y pidió cuatro medialunas para cada uno. Yo no las elegí. Él las eligió. Las cuatro eligió. Ni me preguntó cuáles prefería y eso que no me conocía, no había forma de que lo supiera. Mientras traían las facturas hice una rosa con cinco servilletas. Saqué el encendedor y le quemé las puntas. Quedó linda. Se la regalé. Él se la puso atrás de la oreja. Parecía una nena. Parecía una actriz del '30 que estaba de visita en Hawaii. Eso parecía. No me gustó. Se la quise sacar pero no me dejaba. Después trajeron las medialunas. Yo no me comí las cuatro. Comí tres. Sobró una. Le pedí que la comiera. Él no quiso. Pagó la cuenta y nos fuimos. No se llevó la flor. La dejó sobre la mesa junto con la medialuna.

viernes, marzo 23, 2007

The Pros and Cons of Hitchhiking

But as if to knock me down
Reality came around
And without so much, as a mere touch
Cut me into little pieces
Leaving me to doubt.
I truly am indeed alone again, naturally.


Esta noche me invitaron a una fiesta y por un momento dudé si ir. El tema es que el anfitrión es un flaco que compartió por un tiempo el departamento con uno de mis ... ¿ex novios? ¿Pareja temporal? Pero esto último no tiene sentido porque ¿qué pareja no es temporal? Mi... ¿amante? como diría, en joda, mi psicóloga. Y sí, a mí me gusta ese término porque es muy culebrón y eso me queda bien por el momento. Aparte la fidelidad no es uno de mis fuertes. De todas formas, últimamente subestimo a mi psicóloga. Por ejemplo, ayer me recomendó un libro de ficción y en el fondo pensé que nunca aceptaría una recomendación de parte suya.
Bueno, el asunto es que yo al flaco que me invitó esta noche (llamémoslo X) lo quiero mucho y me cae muy bien pero es raro porque el chabón es gay y en reiteradas ocasiones intentó moverse a este amante mío (llamémoslo Y). Pero bueno, Y tenía el típico perfil que es blanco de ciertos gays (sí: hablo de que era un coleccionista de cacharros y fotos viejas, al igual que yo). Una vez, incluso, un alcalde brasileño (hombre de unos 50 años) le intentó dar un beso y le apoyó la mano en el pantalón. Un desubicado, todo en medio de una cena familiar, con sus hijos en el cuarto de al lado...
En fin, al final decidí ir a la fiesta pero le pedí a Bárbara que me acompañe. Bárbara es la amiga más compinche que tengo. Va a hacer tiempo girando por la ciudad durante tres horas hasta que yo llegue a mi casa, a las doce. Ya veremos qué me deparan las vueltas de la vida.

*

Ayer en el colectivo, durante toda la hora que duró mi trayecto, había una mina sentada al lado mío que se la pasó hablando por el celular. Eso es todo (simplemente quería comentarlo), cada uno hace de su culo un colectivo. Yo iba leyendo un libro y cada vez que leo en un transporte público me pasa lo mismo: de repente alguien se para al lado de mi asiento y yo sólo alcanzo a verle, por el rabillo del ojo, los pantalones y los zapatos. Entonces me imagino que es un flaco interesante y bohemio que conoce el libro que estoy leyendo y me va a empezar a hablar. Después , en determinado momento, alzo la vista y casi siempre termino encontrándome con un anciano o un adolescente con granos.

*

Recién se me ocurrió pensar que en algún rincón del planeta en este preciso instante está naciendo un futuro genio de las matemáticas, un premio Nobel de la paz o un gran poeta.

*

Anoche tampoco pude conciliar el sueño. Estuve más de dos horas dando vueltas en la cama. Soñé que iba a la casa de piiiiip (censura) y encontraba un cajón lleno de cartas que me había escrito pero nunca me había dado. Había un carta por día. Llegué a leer una que decía cosas muy lindas pero escritas de manera infantil. No sé por qué siempre que sueño con él todo gira alrededor de cartas. Bueno, en realidad sí sé por qué. ¿O no? No sé, a lo mejor lo tendría que tratar en terapia pero me parece que hay cosas más interesantes y conflictivas para hablar. Además no dejo que mi psicóloga me recomiende libros. Y eso, mis amigos, es un gran paso para la humanidad.

La vida ofrece variables.

1948

Si bastara un momento,
¿qué sería lo espontáneo?

Ese golpe contra el miedo,
esa medida contra la alegría.

¿y el goce,
lo atraparías?

Y el día,
tan sólo la dificultad de una presencia
en las formas que cada noche de sueño
se acentúan,

una aparente extensa -insoportable vida,
en luminoso y breve sobresalto.

A. Carrera

Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera

Odio tener que comer y salir de mi casa a las corridas con las verduras atoradas en la garganta. Odio que empiece el frío otra vez; me deprime mucho, me tira para abajo, me quita fuerzas, me saca las ganas. Nico tiene la teoría de que somos como animalitos y en el invierno hibernamos como ellos: falta la energía y se adormecen algunos sentidos, el ritmo del corazón se alenta, el sueño es más prolongado... Yo pesonalmente estoy volcando mi libido en todo tipo de actividades, principalmente el baile, que es una catarsis emocional y corporal inmensa, casi (casi) como un acto sexual.

jueves, marzo 22, 2007

Nadie sabe lo que es un silogismo

Seems like yesterday we were sixteen.
We were the rebels of the rebel scene.
We wore Doc Martens in the sun,
Drinking vintage cider having fun.

We wore Doc Martens in the snow.
Paint our toe-nails black and let our hair grow.
What I am now's what I was then.
I am not more acceptable than them.

But, I am not more acceptable than them.


Manejar escuchando la dulce voz de Dolores O'Riordan es lo más lindo que hay en el kilombo del tránsito. Cuando por fin llego a Belgrano R. todo se hace mucho más disfrutable. Igual cuando me mude me quiero ir a una zona bien céntrica. Para vivir prefiero Congreso o Retiro; necesito ruido, caos permanente...

Miro mi calendario de monjitas divertidas (versión 2007) y no puedo creer que ya pasaron cinco meses desde que... ¿Cinco meses? Y ¿tan rápido? ¿En dónde estaba yo todo este tiempo?

Hoy pasé por la puerta de "Pippo" y me acordé del ranking de Todo x dos pesos y de aquella canción de "David Lenón":


Irma hace gym y se mueve
mucho placer le trae,
hace gym todo el tiempo
pero hasta que se cae.

Irma hace gym en Pippo
porque no puede parar,
ella trabaja sus biceps
es su unica obsesión.
Su trabajo se lo pide
es guardaespaldas de la UOM.


Me acuerdo de haber entrado a Pippo con Gaby para averiguar si efectivamente se había rodado allí el sketch. Aquél fue un buen día. Tendríamos unos... ¿15 años? Nos habíamos rateado del colegio y después de ir a Pippo fuimos a la Bond a comprarnos un zippo para cada una. Para estrenarlos fuimos a una confitería muy paqueta en la esquina de Callao y Santa Fe con unos Benson & Hedges que acabábamos de adquirir y nos sentamos a fumarlos acompañados de una coca bien fría. Con Gaby una vez también caminamos desde Cabildo y Lacroze hasta Aguilar en pijama, por el puro placer de observar la reacción de la gente. Y cuando digo "pijama" no me refiero a un jogging y la remera de tu banda preferida sino que hablo más bien de un par de shorts rosas y una remera a cuadritos con la cara de Minnie estampada. Pero bueno, esa ya es otra historia.

Así que prosigo con otras pelotudeces:
1) el sábado voy a ir a una clase de yoga con mi vecino, el hippie que vende fanzines en Plaza Francia.
2) acabo de gastar un cosiderable porcentaje de mi sueldo en comprar las obras completas de Norah Lange, aún teniendo ya varios ejemplares de sus libros que he ido comprando en la calle Corrientes.

3) anoche me acordaba de una de las veces en que me quise hacer la guacha pistola y me salió todo mal. Era verano y estábamos en Mar del Plata. Llamé a un flaco que me gustaba, discutimos y le corté el teléfono. Él no tenía mi número así que esperé un minuto y lo volví a llamar, le pasé mi número y corté. No me llamó.
"Pero lo mejor, por ahora, es no seguir hablando. Lo mejor es, repito, no seguir hablando. Pues no hay -o, por lo menos en este momento, no lo hay-, para seguir hablando, el más mínimo motivo."

miércoles, marzo 21, 2007

Soy esa nostalgia

La película muda en la que yo debería de haber
participado como actriz.
¿Cuántas veces he pensado en eso?




(ya sé: ésta no es muda)

Nonsense con sentido

Mr. Sandman, bring me a dream
Make him the cutest that I've ever seen

Give him two lips like roses and clover
Then tell him that his lonesome nights are over.


Escucho a mi madre quejándose porque la campera que le regaló mi viejo es "chica de sisa". Me encanta esa palabra: sisa. La repito: sisa, sisa. Tres veces: sisa, sisa, sisa. Estirando las vocales: siiisaaa, siiisaaaa, siiisaaa (esto podría usarse para hacer trotar a un caballo). Hasta que pierde el sentido: sisa... ¿Sisa? ¿Sasi? Sah... ¿sí? Sí.

Pensamientos recurrentes: las hormigas que invadían la casa de Mar del Plata y la horrible sensación de servirse azúcar, tomar el té y darse cuenta después de que la azucarera estaba llena de hormiguitas. O enjuagar los platos, comer y al final percatarse de que esos puntitos negros en la esponja no eran puntitos sino minúsculas hormigas.

Hace dos horas: vi a un titular de cátedra de la facultad en la pescadería. Se llevó dos bolsas llenas de merluzas. Nunca pensé que me lo iba a encontrar ahí. Bizarro.

Oído al pasar en el subte: "¿Ves, hijo? Eso era un ritmo".

De la boca de T: (frente a una zapatería de barrio donde un grupo de hombres mayores cantaban candombe uruguayo a medianoche) "Look, the Peronists".

Proyectos: Prolongar el verano la mayor cantidad de tiempo posible usando musculosas, sandalias y polleras hasta que se me congelen los huesos y tenga que recurrir otra vez al cajón de las remeras de manga larga, las medias y los sweaters con polera.

martes, marzo 20, 2007

Irish blessings

May the road rise up to meet you,
may the wind be always at your back,
may the sun shine warm upon your face,
and the rain fall soft upon your fields,
and until we meet again,
may God hold you in the palm of his hand.


Qué feo que es empezar con las contracturas. Yo personalmente soy de las personas más nerviosas que existen y vivo somatizando mis estados de ánimo. Mi vademécum sería así:

angustia: contractura en el cuello y la espalda
nervios pre-parcial: acidez/ pérdida de peso
cansancio: alergia o sarpullido/ conjuntivitis
no quiero estar con vos: infección urinaria/ exceso de mocos
me quiero ir de este lugar: jaqueca
no te quiero ver: blackout y ocasional pérdida de la memoria

Anoche intenté dormir boca arriba para que no me doliera todo al día siguiente pero no hubo caso. Soy de las que duermen boca abajo y no hay forma de cambiar ese hábito. Es que dormir mirando hacia arriba me hace sentir demasiado expuesta, no sé, es difícil de explicar. De todas formas ayer ni boca abajo me podía dormir. Esto de empezar de nuevo con la rutina me está matando. Encima tengo que rendir un final y no sé cuándo me voy a sentar a estudiar. Ya empezamos de vuelta con los ensayos de danza y no puedo hacer coincidir ningún horario. Quiero hacer mil cosas y no tengo tiempo, como siempre.

Anoche tuve que recurrir a un huevo de pascua y al paquete de oreo con dulce de leche para poder conciliar el sueño. La cabeza me laburaba a dos mil revoluciones por minuto, no podía parar de pensar. Antes de acostarme hablé con una amiga que se encontró con el ex y una conocida de ella en un telo. Horrible situación, igual ella estaba con su actual novio que es un divino. Y yo le decía que es feo pero que a la larga esas cosas son las que te ayudan a cerrar una historia que simplemente no iba hacia ningún lado o iba directamente hacia el abismo. Son esas situaciones muy puntuales que después, cuando mirás atrás, decís: "fue a partir de *ese* momento que decidí hacer borrón y cuenta nueva". Son las más dolorosas pero las que más sirven para abrirte los ojos. Bueno, mejor dejo esto porque ya estoy hablando como Bucay.

Mis amigas ya empezaron con la mierda de las operaciones: las tetas, la nariz... Ahora Lola se va a poner colágeno en los labios. Dejate de joder. Ayer me di cuenta de que nunca podría veranear con Lola (y no precisamente porque tenga los labios hechos) sino que cada vez que mueve el brazo hace un ruido con las articulaciones del codo que me da mucha impresión, como cuando alguien pasa una tiza por el pizarrón y hace ese piiiiiii insoportable. Bueno, el ruido del codo de Lola estaría al mismo nivel pero es más bien un crack, crack muy nefasto.

Rhapsody in blue

Una vez, cuando era muy pequeño, había conseguido una moneda de diez centavos y tenía muchos deseos de dársela a una vieja mendiga que solía apostarse entre las dos plazas. Ahora bien, me parecía una cantidad inmensa de dinero, una suma que probablemente ningún mendigo había recibido jamás, y por tanto me avergonzaba hacer algo tan extravagante ante la mendiga. Pero de todos modos tenía que darle el dinero; cambié la moneda, le di un centavo a la vieja, luego di la vuelta entera a la manzana de la Municipalidad y de la arcada, volví a aparecer como un nuevo benefactor por la izquierda, volví a darle un centavo a la mendiga, me eché nuevamente a correr y repetí dichoso diez veces la maniobra. (O tal vez menos, porque creo que en cierto momento la mendiga perdió la paciencia y desapareció). De todos modos, al final me sentía tan agotado, también moralmente, que me fui corriendo a mi casa y lloré hasta que mi madre me repuso los diez centavos.
Ya ves, tengo mala suerte con los mendigos, no obstante me declaro capaz de entregar toda mi fortuna presente y futura, cambiada en los billetes de menos valor, a una mendiga junto a la Ópera, siempre bajo la condición de que tú estés a mi lado y que yo pueda sentir tu proximidad.


Kafka

lunes, marzo 19, 2007

Quentin Blake



My funny valentine
Sweet comic valentine
You make me smile with my heart
Your looks are laughable, unphotographable
Yet you're my favorite work of art.

Don't, baby don't
Don't change you hair for me
Not if you care for me
Stay little valentine stay
Each day is valentine's.


domingo, marzo 18, 2007

Kung-Fu-Sión

Chateo con una chica de la facultad que me pasó unos resúmenes:

Ana dice:
bueno, un beso
Flopir dice:
si... pero yo sigo sin saber quién sos!
así que si no saludo ya sabés, es por eso. jaja
Ana dice: :
ah posta?
espera, pero nos saludamos un par de veces
Flopir dice:
soy un cuelgue entonces
Ana dice:
mm
a ver, como explicarlo
yo me sentaba atrás
con otra chica
Flopir dice:
pelo lacio..
marrón?
vos te sentabas con la rubiecita de ojos claros que estaba enamoradísima de varela?
Ana dice:
nooo!
jajaja
Flopir dice:
vos te juntabas con la otra chica flaquita, rubia?
Ana dice:

mm yo soy mas rubia
Flopir dice:
AHORA SI!!
me hubieras dicho!
Flopir dice:
ahí me confundiste
vos sos rubia?
Ana dice:

yo soy castaña
Flopir dice:
y tu amiga es la rubia flaquita, simpática?
Ana dice:
jaja no
mi amiga es de pelo mas marron
y yo mas rubia
Flopir dice:
no tenés una foto para poner un segundo en el msn?
y problema resuelto
Ana dice:
si
mucho mas facil pera
Flopir dice:
ok
Ana dice:
la de la derecha
Flopir dice:
pero sos vos!
hubieras empezado por ahí!
jajajaja
Ana dice:
jajaja. cual soy yo?
de todas las q nombraste?
Flopir dice:
la rubiecita, flaquita simpática
jajaja
Ana dice:
ay que linda descripcion
Flopir dice:
jajaja
ahora me sacaste la duda. gracias
Ana dice:
bueno me voy ahora si a dormir, si nos vemos nos saludaremos entonces jeje
Flopir dice:
no te doy mas charla
dale, besos!

Hoy no sé (II)

Seen a shooting star tonight
And I thought of you
You were trying to break into another world
A world I never knew
I always kind of wondered if you ever made it through
Seen a shooting star tonight
And I thought of you.


Hoy todo me angustia. Fuimos con Sole a tomar mate y me agarraron ganas de esfumarme. No quería estar ahí. A la vuelta, en el colectivo, todas las personas que me rodeaban me asustaban y me parecían enemigos en potencia. Fue muy feo.

Ayer salí del recital de Waters y estaba Santiago. Estaba re fumeta pero se notaba que era todo para caretearla nomás. Lo quería matar. Después vino una flaca, lo agarró del brazo y se fueron sin saludar. El recital me puso bastante melancólica. A la salida me iba a juntar con unos amigos que estaban por San Telmo pero me equivoqué y en vez de llamar a "Vanina Z" llamé a "Vanina facultad", una mina con la que cursé una materia y nunca más la vi. Me atendió "Vanina facultad" y ante mi invasión de preguntas de tipo "donde están pasame ya la dirección que estoy yendo", me pasó la dirección de un bar en Caballito. Pero apenas me subí al auto de Diego para ir hacia Rivadavia, me mandó un mensaje "Vanina facultad" preguntándome de dónde conocía yo a un tal Ernesto. Ahí me percaté de que en la vorágine de sonidos de la multitud que salía de la cancha de River había llamado a la persona equivocada. De todas formas, al final no fui hasta San Telmo. Llamé a Gaby y, no sé por qué, me imaginé que había estado con M. y me agarró una angustia fea y no me dieron ganas de presenciar toda la situación. La noche terminó con J. y P. en un bar que ni conocíamos pero que justo pasamos por la puerta y nos dieron ganas de entrar. Así que apenas llegamos ahí llamamos al resto de las chicas que, tremenda coincidencia, estaban en el mismo bar. Ahora me están volviendo recuerdos del recital anterior, en el 2002, cuando no sé por medio de qué artimaña terminamos en primera fila y le tiramos un chanchito rosa a Rogelio Aguas que en el lugar donde iban las pilas tenía un papel que decía: "All my life I wished you were here. Oh my god, you are here!" Lo cuento y me da verguenza. Igual es lindo ser así de inocente.


Hoy con las chicas hicimos el famoso asado pero yo me tenía que ir antes así que sólo llegué a comer morcilla y provoleta. En un momento entré al depto de Maru a cargar el termo con agua caliente y se trabó la hornalla; casi prendo fuego todo. Encima antes de eso se me había roto el collar y estaban todas las mostacillas esparcidas por el piso y el perro intentaba comérselas. Lo peor fue que en el momento del climax llegó la madre de Maru que probablemente me quería freir con aceite. A veces soy así de torpe.

Recuerdos de Tandil: un bar de karaoke donde había un animador que decía: "¿Quieren escuchar música estadounidense?" y entonces se ponía cantar temas de Robbie Williams (?) y gritaba "¡que vivan los Estados Unidos!"

sábado, marzo 17, 2007

Reconstrucción de una cara a partir de un lunar

Un sábado lleno de nimiedades: escucho temas de Alfredo Casero y me acabo de comer una de las viandas de la dieta de mi vieja. Cuando vuelva me mata. O, como diría el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: "dejá el paco, volvé con tu novia". Yo recuerdo la época del paco y del mujercitas. El mujercitas venía en un estuche con forma de nena. Paco era un pibe con pantalones amplios y una visera roja que no le dejaba ver la cara. Y el meollo de la cuestión es que es tengo muy poca "Actitud Buenos Aires" al confundir la problemática de las drogas con un perfume infantil. Pero bueno, me place escribir, aunque sea de cualquier cosa, porque (como decía Cortázar) "escribir es como tener una araña en el zapato". Uno tiene cosas para decir y si no se las saca de encima pueden volverte loco. Aún cuando lo que tenga que decir sea algo como esto: hoy pagué 50 centavos de más en un boleto de tren que nunca usé porque al final me pintó más caminar.
¿Y por qué no aproveché el boleto y dejé la caminata para otro momento?
Porque caminar me hace pensar.
¿En qué?
No sé, en cosas. Por ejemplo, en que no ando quejándome y llorando por los rincones sino que igual salgo a caminar, voy al cine, etc. Me vi todo el ciclo de Monicelli en una sala de cine llena de viejos que se ríen fuerte y producen sonidos congestionados.
Jorge una vez me dijo, mientras tomábamos café en un bar de Federico Lacroze y Tres de Febrero, que cuando caminara por esas calles y no me diera cuenta de lo lindas que eran, significaba que estaba todo podrido. En verdad me dijo algo más o menos así pero con términos menos chabacanos. Y yo, que hoy me despierto de un sueño en donde recibía una carta y perdía la última hoja (que decía algo terriblemente importante), me doy cuenta de que estoy bien cuando ya no me despierto y miro todas las mañanas abajo de la puerta para ver si llegó un sobre a nombre mío.
Además, mi vida esta llena de simbolismos. Por ejemplo, la otra vez en una rifa me gané una toalla. Y aunque por un momento pensé que no existía peor premio que aquél, después le encontré un sentido porque me fui a la playa y usé la toalla - que era fucsia - y se veía muy bien combinada con la arena y el mar. ¿Qué nos queda entonces, después de tanta vorágine, además de una toalla? (my bikini line is getting pretty nasty). A mí personalmente me queda la reflexión de que una persona puede hacerte feliz cuando te ve bajoneada, te mira y te larga un: "¡Ya sé! ¡Tengo duraznos!". Y ahí nomás empieza a hacer un licuado. Sí, sí, un licuado de duraznos. Y ya no te importa la toalla fucsia, la carta que nunca llega, el cavado crecido o la recurrencia de esperar y esperar para usar un baño público que en realidad estaba vacío. Ahora esos son puros detalles y hasta los podés canalizar cuando te sentás en la computadora y, por medio de una serie de movimientos casi automáticos, te sacás la araña del zapato.

Diario de un enamorado - M. Prieto

26 de abril y varios días siguientes
No te llamé ni me importó.
Pensé todo el tiempo
en que no te llamaba
y que no me importaba.

14 de mayo
Soñé que entrabas a la peluquería
a cortarte el pelo.
No, soñé que ya tenías el pelo corto
e igual entrabas a la peluquería.
Estabas gordísima.

16 de mayo
Una mujer golpeaba el portón de San Cristóbal.
Tenía un pantalón y un saco negros.
Pensé que eras vos. Me acomodé
para verte sin que me vieras. No eras vos.

17 de mayo
Soñé que dormíamos juntos.

18 de mayo
En un bar había un ejemplar del diario
en el que vos escribís.
No me interesé. Después me interesé.
Traté de ver cuál de todas las notas era la tuya.
Busqué tu prosa turbulenta, tu ansiedad
por decir todo en las primeras quince líneas.
No estabas, o no te encontré.

19 de mayo
Descalzo, me acordé de tus pies.

21 de mayo
Estaba esperando cruzar la calle,
en la esquina de Córdoba e Italia.
Te vi bajar de un taxi, acomodarte el pelo.
Tuve una especie de taquicardia histérica.
Te iba a gritar. No eras vos.

21 de mayo
Puse a calentar agua
para cocinar arroz.
Prendí la radio.
Francisco Bessone hablaba
con una periodista nueva
de economía internacional:
¿Qué hace esta boluda hablando de Davos?
Estuve diez minutos escuchándote,
hasta que él se despidió:
"Muchas gracias, María de los Ángeles".
Ese no es tu nombre.

22 de mayo y otros días siguientes
Recibí unos mensajes en el contestador
que no decían nada.
Dos o tres segundos de silencio, y clanck.
Pensé que se trataba de una clave. De una clave tuya.

25 de mayo
Me llamó Daniel desde San José:
"Mahe, te estuve llamando, no estás nunca.
Te dejé unos mensajes silenciosos,
a ver si te dabas cuenta que te llamaba yo".

26 de mayo
Tomé un taxi para ir a trabajar. El chofer
me hablaba de manera muy neta
de su vida sexual mientras vos cruzabas San Luis,
viniendo por Entre Ríos, dirección norte.
En la turba de una ciudad de piamonteses,
una goleta engalanada.
¿Eras vos? En eso pensé el resto del día.

28 de mayo
Presentación de una revista de amigos,
de carácter 'ágape'. No pienso ir,
hasta que pienso que tal vez vayas vos.
Entonces pienso que tanto mi ausencia
como mi presencia te van a resultar
significativas. Trato de adivinar
el sentido que serías capaz de darle
a una cosa o la otra. A las siete de la tarde
en lo único que pienso es en que quiero verte.
Voy. No estás.

30 de mayo
Te preguntarás por qué no te llamo.
Ojalá todavía te lo preguntes.

viernes, marzo 16, 2007

Cosas encontradas


Este seu olhar

Una de la mattina y me hallo escuchando música de películas clásicas de guerra (?) - A bridge too far: Overture - . Y ahora escucho el himno del Barça. Es lo mejor. Bah, el de Italia (el país) también está bueno: Fratelli d’Italia, l’Italia s’é desta; dell’elmo di Scipio, s’é cinta la testa. Me trae muchos recuerdos de actos escolares.
Hoy iba caminando por Plaza de Mayo y me agarraron unas ganas bárbaras de encontrarme con alguien. Empecé a mirar todas las caras con las que me cruzaba buscando una conocida pero no vi a nadie.
Jueves: las abuelas dan la vuelta a la plaza y los extranjeros miran y sacan fotos.
El colectivo de vuelta iba extrañamente completo. Por un momento pensé que me había equivocado de día y en realidad era vienes pero no. Además cerca mío había dos mujeres que eran iguales y no se daban cuenta, ni tampoco se conocían entre sí.
Ahora suena la vela puerca en el mp3. Esta lista vieja de temas es tan Martín-like. Hoy se me ocurrió una teoría interesante con el sistema aleatorio del mp3 pero ahora no me la acuerdo. Igual desconfío bastante de las estadísticas y los números. Hay temas que se repiten mucho y otros que el mp3 no elige nunca para pasar. De todas formas con la música vieja hay que tener cuidado porque lo que escuchabas antes ahora ya no te interesa. Y a veces ponés un tema o dos y te despiertan recuerdos muy precisos que te permiten reconstruir situaciones con muchos detalles. Es más, algunos temas ni los podés escuchar de la nostalgia que te provocan. Pero después los sacás y seguís escuchando la música nueva que te bajaste o directamente abrís el e-mule y bajás algo nuevo. Y al final una lista de mp3 es como una gran metáfora que puede aplicarse a bastantes cosas, como por ejemplo a las relaciones conyugales.

Click

jueves, marzo 15, 2007

No mueras sin laberinto

Escucho: Gema y Pavel (en este preciso instante suena "Aixa").
Leo: L. García Vega.
¿Por qué?
1. porque elegió escribir, que es el oficio de perder.
2. porque cuando era chico su mamá le copió a mano todos los poemas de Trilce en un cuadernito.
3. porque después de tantos viaje y libros terminó siendo bag boy en Playa Albina (Miami).
4. porque está del tomate y en sus textos habla sobre sí mismo en tercera persona (como Julio César). Ejemplo: "Pero, ¿qué querría decir Lorenzo? Ese viejo es casi genial, pero cuando cae en el autismo no se entiende ni él mismo. Es una lástima."
5. perche mi piace.

DIARIO DEL CONSTRUCTOR DE CAJITAS - Me preocupan cosas muy difíciles de expresar, cosas que no sé cómo decir. Por ejemplo, quisiera construir mi propio corazón en tamaño diminuto, pero lo difícil no es esto, sino que también quisiera que esa diminución de mi propio corazón tuviese una semejanza con lo que se pudiese llamar un estuchito de pesadillas. Pero ¿cómo lograr esto? Pues ¿qué cosa puede ser un estuchito de pesadillas? Y si lograra dar pie con bola, ¿cómo lograr que ese estuchito se pareciese a mi corazón? Sin embargo, lograr cosas como éstas es lo único que creo que vale la pena. No me interesa construir una cajita realista. Todo realismo me deja indiferente. Pero eso sí, aunque estoy en contra de que todo realismo es una estilización innecesaria, requiero que mis objetos sean precisos. Si digo estuchito de pesadillas tiene que ser estuchito de pesadillas, no me conformo con vaguedades neblinosas. Y quizás, también, por rechazar las vaguedades, es que me siento totalmente identificado con esto que, en una carta, escribió Henry MIller: "Y cuando un pintor también escribe, yo generalmente disfruto de su escritura más que la de los escritores. ¡No me preguntes por qué! Las Cartas a Theo de Van Gogh, por ejemplo, significan tanto para mí como las novelas de Dostoievski". O sea, para terminar, no me interesa la estetización realista, pero cuando hablo de objetos precisos me refiero a ese tipo de objetividad que Clarice Lispector visualiza en una frase: "Era un perro extraño y objetivo". Un perro así es el que me interesa meter en la cajita.

L.G.V

The Pope's Penis

It hangs deep in his robes, a delicate
clapper at the center of a bell.
It moves when he moves, a ghostly fish in a
halo of silver sweaweed, the hair
swaying in the dark and the heat -- and at night
while his eyes sleep, it stands up
in praise of God.


S.O.

miércoles, marzo 14, 2007

Barómetro

Ayer no me podía dormir y me puse a leer historietas de Betty & Veronica. De todas formas prefiero eso antes que chequear los mails cada dos segundos (incluyendo la carpeta de junk). Hoy llegué a lo de Sil y, como nunca me acuerdo en qué piso vive, toqué compulsivamente ocho timbres a la vez. Uno de ellos era el de su departamento pero igual me comí un par de puteadas. En el camino me crucé con Andrés C., un flaco que me gustaba a los trece años cuando lo veía bailando en la tarima de Pachá Matinee. Estaba igual.
No aguanto más esta necesidad de superarme constantemente. Nada me alcanza, nada, todo el tiempo estoy buscando algo más. Por ejemplo, si pasa algo bueno un día, soy feliz en el momento, pero al día siguiente necesito volver a hacer otra cosa mejor. En fin, éste no es ningún dilema nuevo en mi vida, que podría pasar a llamarse "la aventura del hombre" (o de la donna).

*

Sex without love

How do they do it, the ones who make love
without love? Beautiful as dancers,
gliding over each other like ice-skaters
over the ice, fingers hooked
inside each other's bodies, faces

red as steak, wine, wet as the
children at birth whose mothers are going to
give them away. How do they come to the
come to the come to the God come to the
still waters, and not love
the one who came there with them, light
rising slowly as steam off their joined
skin? These are the true religious,
the purists, the pros, the ones who will not
accept a false Messiah, love the
priest instead of the God. They do not
mistake the lover for their own pleasure,
they are like great runners: they know they are alone
with the road surface, the cold, the wind,
the fit of their shoes, their over-all cardio-
vascular health--just factors, like the partner
in the bed, and not the truth, which is the
single body alone in the universe
against its own best time.


Sharon Olds.

Vecinos

vladimir dice:
idola
Ana dice:
capo
vladimir dice:
que andas haciendo?
Ana dice:
pensaba
vos
vladimir dice:
solo a veces
Ana dice:
y ahora q hacias
vladimir dice:
en el trabajo. un verdadero nido de viboras. todos sacandose el cuero.
pero te juro que nunca vi un conventillo semejante.
este finde el malba esta que arde. fijate
Ana dice:
que pasan?
vladimir dice:
esta el ciclo de hitchcock y truffaut y dan una peli de hitchcock con music en vivo en la sala

Ana dice:
excelente
vladimir dice:
genial, el viernes a la noche vamos (no te voy a tirar los perros, te lo prometo).

So so true

it's oh so quiet
it's oh so still
you're all alone
and so peaceful until...

you fall in love
zing boom
the sky up above
zing boom
is caving in
wow bam


you've never been so nuts about a guy
you wanna laugh you wanna cry
you cross your heart and hope to die

'til it's over and then
it's nice and quiet
but soon again
starts another big riot

you blow a fuse
zing boom
the devil cuts loose
zing boom
so what's the use
wow bam
of falling in love

you ring the bell
bim bam
you shout and you yell
hi ho ho
you broke the spell
gee, this is swell you almost have a fit
this guy is gorge and i got hit
there's no mistake this is it

'til it's over and then
it's nice and quiet
but soon again
starts another big riot

the sky caves in
the devil cuts loose
you blow blow blow blow blow your fuse
when you've fallen in love

ssshhhhhh...


Hoy fui a Technics a dejar la guitarra para que me la arreglen. Me quisieron boludear con preguntas capsiosas, claro, el machismo siempre está presente en las radios del estilo de la Rock & Pop y en ciertos negocios de música, pero no lo lograron. Cuando iba caminando hacia el negocio, vi a un señor de traje mostrándole un perfume a dos albañiles que estaban sentados en una esquina meintras les decía: " [...] y ésta es nuestra versión de Flowers de Kenzo." En el camino, también, pasé por Havanna y le compré un paquete de galletitas de limón a Tati. Le voy a decir que se las traje de Mar del Plata. Soy una trucha bárbara, pero bueno, esto del mundo globalizado y que Havanna esté en todas partes hace que sea una fiaca comprar todo afuera y después tener que cargarlo.

Don't shake me

Please don't spoil my day
I'm miles away
And after all
I'm only sleeping.

*Que alguien me explique por qué todos los flacos que me gustan se pasean por la ciudad con un cuadernito Rivadavia blanco de tapa dura .

*Hacía mucho que no respiraba. En serio, durante dos meses me había olvidado del significado de esa acción. Qué bueno que es respirar. Inhalo, exhalo, inalho, exalho, inaloh, exaloh, inalo, exalo... (la "h" se fue corriendo y se escapó, si alguien conoce su paradero por favor llame al 0800 222 3434).

*Me ecribió Bárbara desde Bolivia y me contó que tuvo que dormir con la mejor amiga en un telo porque no consiguieron lugar donde alojarse.

*Ayer a la noche me desperté para ir al baño y me di cuenta del peso de mi propia existencia. Fue muy loco. Hacía mucho que no pensaba eso de que no podemos dejar de ser nosotros mismos.

Iu sei tomeitou ai sei tomatou

-Ayer en el trabajo hubo una reunión extraordinaria para ver si era correcto suprimir los puntos en las abreviaturas o no. Hubo enfrentamientos, votación y una decisión final no unánime.

-No sólo tengo un amigo que se casa sino que se casa por arreglo con una canadiense.

You never give me your money

Frases escuchadas seguido de la boca de:
1) La depiladora:
a) ¿vos te estás poniendo crema?
b) ¿te pasaste la maquinita?

2) El peluquero:
a) ¿el flequillo te lo cortás vos?
b) tenés las puntas secas.
c) ¿querés que te aplique una ampolla para humectar?
d) ¿te lavo con Kerastase o con el shampoo normal? (léase: ¿te cobro 20 mangos por el lavado o te pongo detergente en el pelo?)

*¡Cómo odio el ambiente de las peluquerías de la capital! grrrrrrrññññññññfrfrfrfrfrffrfrfrguaguaguagaugaugauagugrrrrrrrrññññññ

martes, marzo 13, 2007

Friendship lasts forever

Como diría Alan: "No es por menospreciarte pero... te menosprecio". Alan también dice: "Amo el alcohol y las drogas pero detesto a los borrachos y a los drogadictos". Mentira. Eso lo dijo Sabina. Y no sé si dijo también: "Amo al arte pero no soporto a los artistas". Y a veces pasa: intelecuales y artistas recluidos en algún centro cultural alejados de todo en su micro- universo.
En el cine a veces pienso en todo eso y me agarra claustrofobia. Y no es que yo no sea parte de ese mundo pero qué se yo. Si hay algo que no me gusta son los estudiantes de cine. Me caen mal. Igual tengo amigos, ojo, pero bueno, en este momento estoy generalizando y buscando pleito.
Lo que me gusta de las películas es que te transportan a lugares muy lejanos donde la gente vive de una forma completamente diferente.
Pienso en un nombre: Jesper Kurlandsky. Aparece en los créditos al final de una película sueca de bajo presupuesto. Jesper. No sabemos nada de él. Su nombre quedó relegado a uno de los últimos de la lista. Probablemente se encargó del sonido o los efectos especiales. Jesper. Parece tan irreal y sin embargo en algún lugar del planeta esa persona existe.

Maxwell's silver hammer

Here on my own now on a bus
Think of it this way
You could either be successful or be us
With our winning smiles, and us
With our catchy tunes, and us
Now we're photogenic
You know, we don't stand a chance.


This too shall pass

Now, when twilight dims the sky above
recalling thrills of our love
there's one thing that I'm certain of
return I will to old Brazil.




Cuando volvía en el micro por la ruta me percaté de que no puedo distinguir un caballo de una vaca a la distancia. Esto puede deberse a mis escasos conocimientos del campo o a una posible miopía no reconocida. En el viaje pensaba en la película de Moodys(s)on: all the people who surround me in the subway are going to die. La chica (o chico) se quería ir a Sudán porque vio cuánta gente moría todos los días pero cuando se tomó un taxi para ir al aeropuerto se dio cuenta de que el taxista la deseaba y no se fue un carajo a Sudán. Se fue a la casa del tachero. Por momentos se quería suicidar pero cortarse las venas es tan típico de adolescente conflictuado que ni lo hizo. Una noche soñó que Brad Pitt se peleaba con Jennifer Aniston y al día siguiente vio en la tele que se habían divorciado. Desde ese momento no pudo dormir más, pensando que sus sueños podían ser premoniciones.

Burn baby burn

Al final me acompañó Naty a Mar del Plata. Le muestro las fotos a mi vieja y me dice que parecemos dos tortilleras (?). Allá conocimos a Julia, una marplatense que nos alojó en su casa y era muy buena onda. Lo único malo es que hablaba demasiado pero yo cuando tenía mucho cansancio mental pensaba "ok, desenchufá" y la ponía en off por un rato. Igual ella decía cosas graciosas así que no duraba demasiado toda la estrategia de la desconexión.
Pasamos la primera noche en un hotel que atendía una señora mayor con su hijo, que tendría unos 45 años. El tipo no paraba de hablar, encima nosotras llegamos re cansadas y queríamos irnos de una a dar un baño pero no sabíamos cómo hacer para que el hombre cerrara la boca. Cuando le dijimos que íbamos al festival, nos dio su opinión y era muy gracioso porque no tenía idea. En un momento estábamos desayunando y estaba la tele prendida de fondo. Comíamos medialunas: yo las de manteca y Naty las de grasa (como ya dije una vez, esto de la amistad es una cuestión de complementos). En la tele se veía a Penélope Cruz y no sé si Brad Pitt o alguien así hablando. El tipo del hotel decía "claro, ellos están acá, en Mar del Plata". También nos contó que una vez se alojó Pino Solanas en ese hotel. Y parece que Pino fue y dijo "yo soy Pino Solanas" y el tipo le dijo "¿y ese quién es?". "Qué papelón", nos contaba después, "yo ni sabía quién era". Una vez, también, volvimos al hotel y el hombre estaba contándole a un cliente que su hijo era muy bueno haciendo formas con plastilina. Me pareció muy tierna la manera en que lo contaba, mencionando todos los objetos que el nene era capaz de hacer.
La madre, en cambio, era una vieja que se quejaba todo el tiempo en una mezcla de español e italiano que era inenetendible. Pobre, en realidad le costaba moverse y encima era la encargada de abrir y cerrar la puerta. Siempre estaba en la recepción, sentada descalza en un sillón y se frotaba los pies con una toalla enrollada y refunfuñaba cada vez que entraba alguien. El segundo día, nosotras queríamos dejarle las valijas para poder irnos a la playa pero la mujer no quería saber nada. Al final la convencimos pero siempre que salíamos nos olvidábamos de algo y había que volver a la recepción y ella se tenía que parar y se quejaba. En un momento se chivó y no nos quiso dejar entrar más. Tuvimos que ir hasta Havanna a comprarle unas galletitas para que nos dejara entrar al hotel. Cuando finalmente nos fuimos, nos dijo: "No sé para qué vienen por tan pocos días. La verdad, ni hubieran venido".

Elusive dreams

Volví de Mar del Plata ayer a la noche tras andar todo el día cargando una pequeña valija por la ciudad. La valija y yo fuimos al cine, a comer un lomito, a la playa, a tomar mate a la rambla... Todo muy B. Olmi, a quien (creo que en el festival del año pasado) vi en el cine con su valijita después de que le dijeran que su vuelo tenía ocho horas de retraso. Ay, ese sujeto está en mi vida. Es el actor que más veces me crucé. Lo veo en todos lados. Varias veces lo vi en el cine (actuando y viendo actuar) pero en general me lo encuentro en lugares como San Telmo, Callao y Santa Fe, Cabildo y Lacroze, etc. Aparte lo invoco. Por ejemplo, si se me ocurre hablar del "Bar el Chino", sé que al día siguiente él va a aparecer en algún lado. O si le recomiendo a alguien la película "Cielo azul, cielo negro", sé que me lo voy a encontrar, dos horas más tarde, en la cola de la heladería pidiéndose uno de sambayón. En fin, voy a dejar este post solito porque esta historia merece un párrafo aparte.

Oh heaven

Everyone is trying to get to the bar.
The name of the bar, the bar is called heaven.
The band in heaven plays my favorite song.
They play it once again, they play it all night long.
Oh heaven, heaven is a place where nothing ever happens.

*

Yo digo que no hay nada con más onda que los nombres de los estados de USA. Mi top 10 sería:
-Dakota (norte y sur)
-Carolina del norte

-Oregon
-Ohio
-Iowa
-Arizona
-Idaho
-Illinois
-Texas
-Massachusetts

Insolito (con tilde en la última "i")

Recién llego a casa y hay un olor a Fuyí tremendo que me hace acordar a algunas noches de verano pasadas en diferentes quintas plagadas de bichos. Hace unos días dije que nunca me picaban los mosquitos. Ahora la casa está llena de insectos. God bless Murphy.

También me encuentro con un mail de Gaby diciendo que hay que tener actitud rockera y no quejarse de los problemas sino buscar soluciones. Y para eso propuso crear un plan anual anti-domingo, para ir en contra de las apariencias y a favor del corazón. O sea que los domingos, mientras todos están quejándose en sus casas, nosotras estaríamos haciendo algo mucho más copado que lo que hicimos el resto de la semana. La cosa es hacerla en grande, con equipos y todo. Por ejemplo, el domingo que viene hay asado. En ese caso habría dos equipos: el equipo rojo hace el fuego mientras el verde va al supermercado a comprar los víveres (aunque si el equipo rojo no tiene carbon, no cabría la posibilidad de empezar con el fuego). El tema de los equipos es burdo, innecesario y arbitrario pero al mismo tiempo es divertido, porque si no hay ganadores y perdedores... ¿qué sentido tiene juntarnos? La votación de equipos se hizo democráticamente mediante el viejo sistema de agarrar los papelitos (sistema usado históricamente para decidir quién era la más puta del grupo y quién se iba a quebrar esquiando en Bariloche).

Otro domingo hay un plan para los amantes de la fauna y la flora y consiste en agarrar el auto e irse a Temaikén. Pero este plan excluiría a Gaby, quien allá por 1999, luego de salir de un acuario, prometió que nunca más iba a entrar a un lugar en el cual los animales no domésticos estuvieran encerrados, excepto que inaugurasen un zoológico en el que pasaran la canción "Sopa de Caracol".

lunes, marzo 12, 2007

viernes, marzo 09, 2007

Daisy Bell

*Hay días que me peleo con mi jefe y me hace llorar. Y hay días, como hoy, que me deja salir una hora antes y me regala un chupetín de frutilla.

*Hay días que extraño los ruidos del icq (I seek you): el hartante "oh oh" cuando tenías un mensaje nuevo, el sonido del vidrio roto cuando alguien te agregaba a su lista o la voz que decía "Incoming chat request". También extraño el día que llegué al colegio y estaba Cecilia pasando por todos los cursos gritando desesperadamente que el icq iba a desaparecer porque los hermanos Mirabilis se habían peleado. Pero lo que más extraño es un magic wizard que me bajé una vez y me leía los mensajes en un español con tonada yankee. Bueno, lo admito: extraño al quetejedi. Pero ya dije que no le iba a hablar más por mi propio estado de salud. Así que prosigamos con el mago que leía los mensajes, que a veces también cantaba una canción que decía:

Daisy Daisy,
Give me your answer do!
I'm half crazy
all for the love of you!
It won't be a stylish marriage,
I can't afford a carriage.
But you'll look sweet
upon the seat
of a bicycle built for two!

*¡Por favor! ¿Alguien vio los carteles de "Hoy cerdo" en el subte? Parece joda. ¿O eran en joda y yo no me avivé? Hasta tienen
website propio los caraduras. En la página principal se lee: "¡Mima Mazzei nos cuenta por qué el cerdo es sano!" Es muy gracioso. Encima hay una parte que dice "Las recetas de la abuela". No sé pero yo me imagino algo más onda galletas de chocolate cuando pienso en mi abuela, o de última pasta, pero no un plato de cerdo con salsa barbacoa. Recomiendo la sección "datos de interés" donde se explica gráficamente las partes que integran al cerdo aunque, como diría alguna revista pedorra: "vegetarianos... ¡abstenerse!"

possibly maybe probably love

Dos cosas dos:

-Cuando paso por casa los viernes para almorzar me encanta escuchar "Perros de la calle" en el momento en que llaman las ex parejas y hay un intento de reconciliación por medio de la vía telefónica.

-Cuando me paso la Epilady me gusta escuchar Bjork bien fuerte. Es como un martirio más placentero.

Why am I up so late?



Sweet communist
The communist daughter
Standing on the sea-weed water
Semen stains the mountain tops
With coca leaves along the border
Sweetness sings from every corner
Cars careening from the clouds
The bridges burst and twist around
And wanting something warm and moving
Bends towards herself the soothing
Proves that she must still exist
She moves herself about her fist
Sweet communist
The communist daughter
Standing on the sea-weed water
Semen stains the mountain tops.


Hoy

Hoy llegué a casa y en la puerta me encontré con un paquete con los apuntes de una materia de la facultad que me había dejado mi ex-novio. El paquete estaba ahí esperándome en el pasillo, sobre la alfombra marrón, con un papelito que decía "Ana. piso 6". A veces me pregunto si un paquete con apuntes es todo lo que queda de una relación tan larga. A veces, también, siento que boicoteé una relación perfecta, que soy una inconformista y una cagona. De repente me di cuenta de que mi ex era Mr. Wright pero que le faltaba algo... Y ahí viene el eterno cuento de la gata Flora y uno que no se conforma con nada y en el fondo somos todos unos masoquistas y nos quejamos pero cuando nos adoran tanto nos aburre.

A la tarde llamé a una de mis mejores amigas y me atendió la hermana menor. Estaba muy mal porque se peleó con el novio (aunque ya hace como dos meses). Me dijo que yo era su alma gemela y que nos teníamos que juntar a hablar. Mi amiga se ponía ansiosa y mientras tanto me llamaba por la otra línea.

Hoy a la noche, volviendo en el colectivo, me puse melancólica escuchando "Twenty years of snow" (ese tema es perfecto) y me pintó ponerme a llorar. Hacía bastante que no lloraba, desde que volví de NY desarrollé una especie de coraza protectora. Igual fue sólo una lágrima chiquita, osada, porque las otras cobardes no se animaron a salir. En realidad no sé bien cuál era el motivo del uni-llanto. Creo que fue un chico de anteojos que tocaba la flauta* en el primer asiento o un encuentro entre dos pibes arriba del bondi. Se notaba que no se veían hace mucho.

Hoy la redacción estaba llena de paraguas de colores abiertos que los empleados iban dejando en el piso a medida que llegaban. Era muy lindo. En un momento vino una mina de unos treinta y cinco años vestida con un impermeable amarillo charolado, botas amarillas para la lluvia y una valija del mismo color con rueditas. Tenía un corte de pelo muy cool y unos auriculares gigantes. Venía a grabar sonidos. A mí me pidió que mandara a imprimir cosas así grababa el ruido de la impresora. Después grabó una entrevista que le estaban haciendo a una chica nueva. Al final agarró su valijita y se fue.
Bueno, finalmente conseguí que me manden al festival de cine por el laburo así que I'm leaving baby. Me voy a "La Feliz"!

*En el colegio había una especie de división entre los que usaban Melos o Yamaha. Yo usaba la flauta Melos, que era marrón y tenía un estuche de plástico todo roto. Las Yamaha tenían mucha más onda y encima eran blancas o negras (aunque casi todos tenían la blanca). Pero eran muy cuadradas y finitas. Bueno, esta anécdota se esta poniendo un poco fálica así que mejor me voy a dormir. Como diría Mirtha: chau chau (compre en Leiva joyas).

jueves, marzo 08, 2007

¡Feliz día mujeres!

De las feas no voy a hablar, ya suficiente con que existan. Por otra parte, todas son bonitas.
B.V.

(Me encanta poner iniciales y hacerme la misteriosa con respecto al autor).
(Igual existe google para corroborarlo, ¿a quién voy a engañar?).

*

Qué lindo que es manejar con lluvia. Hoy volví de Belgrano R. escuchando Sondre Lerche y Blossom Dearie. Me encantan las reflexiones en silencio que surgen cuando voy sola en el auto. La otra vez tuve una epifanía en Figueroa Alcorta, enfrente del Club de Amigos. El broche de oro fue que justo en el momento de la revelación, mientras esperaba en el semáforo, se posó una paloma en el parabrisas y se quedó ahí quietita.

Cuando no hay mucho en que pensar me gusta escuchar radio AM. Me encanta el sonido de las ondas Hertz cuando se superpone con las voces de los locutores. En los semáforos me miro las uñas. Si hay algo que no sé es pintarlas. Como diría Nimo , si cada uno de los habitantes de este planeta viviera de la disciplina en la que es el mejor, yo entraría en la categoría de "mejor en peor pintarse las uñas". Como que me aplico una sobredosis de esmalte y me queda todo pegoteado. Entonces tarda mucho en secarse y, como soy muy ansiosa, me pongo a hacer otras cosas como por ejemplo buscar ropa en los cajones o secarme el pelo. Y al final se arma todo un enchastre y me quedan marcas en el medio de la pintura o montañas de pegote. Y cuando por fin se seca queda una especie de mosaico en las uñas, como si las hubiera pintado y después puesto en un molde.

Hoy justo me acordaba de cuando ayer fuimos con Nico a un bar de mala muerte en la estación de trenes de Belgrano. Ahí le confesé, después del tercer vaso de cerveza, que pensaba recurrentemente en ese luchador blondo yankee cuyo nombre no recuerdo y que tiene un reality show. No sé por qué pero de vez en cuando se me cruza su imagen en la cabeza. Es muy extraño. Lo peor es que no me gusta y no vi nunca su programa en la tele ni nada. Bue, otro tema para tratar en terapia.

Con Nico también hablamos de feromonas y de los colores que pueden ver las mariposas. Le dije que los mosquitos no me picaban porque mi sangre no era lo suficientemente atractiva. Esa noche casualmente me picó uno. Hablamos de ciencia ficción, de las islas Fiji, de artistas locos... Después nos fuimos al jardín del museo Larreta. Ese jardín es lo más. Estábamos sentados en un banquito y de repente se largó a llover. Sublime.

En este momento me encuentro contándole a mi amiga sobre la salida de ayer. Me dice "¿Con quién saliste?". Le digo: "Con un flaco que conozco desde los quince años pero nunca pasó nada. Ayer, para variar, tampoco pasó nada."
Y esa situación, pretty much, resume la vida de muchos. La mía no. En serio: la mía no.

miércoles, marzo 07, 2007

Nada de "carpe diem"

Sinceramente la frase más sabia que he escuchado hasta ahora es "Hakuna Matata". Y eso que he he leído bastante (¿?) y escuchado todo tipo de cosas pero Hakuna Matata lo resume todo. Como diría Damián Dreizik: "He andao muchos caminos"... Y ya que estamos después posteo toda la letra.
¡Ah, no! Me acordé de otra frase.... ¡Tuculele la matuca! Ésta la dijo el viejo de mis amigos cordobeses una noche que salió de levante (antes de que nacieran mis amigos, por supuesto). La cosa es que estaba en un auto y en un momento bajó la ventanilla para gritarle un piropo a una mina minusa y le salió del alma decir "¡Tuculele la matuca!".
Una noche yo quise hacerme la vivaracha utilizando esta expresión y le grité "¡Tuculale la huaneca!" a un grupo de flacos que tomaban cerveza en una esquina.


He andao muchos caminos
muchos caminos he andao.
Chile tiene el buen vino
y Suecia el bacalao.
Estaos Unidos tiene el hot dog.
Cuba tiene el mojito.
Guatemala, el cornalito.
¿Y nosotros?
¿Y nosotros qué tenemos?
El canicama es extranjero...
¡Tenemo el dulce de leche,
que es argentino y machazo
como un pampeano en su rancho!
Tenemo el clásico, el colonial y el repostero
y en Santiago del Estero se lo comen a pan lactal.

Reflexión

Lo que odio de los blogs es esta especie de pseudo-anonimato que uno mantiene para poder seguir escribiendo libremente. Por ejemplo, si conocés a un flaco no le podés pasar la dirección de tu página porque derivaría en censura literaria. Lo mismo pasa con los amigos, los compañeros de trabajo, etc. En mí caso ninguno de mis conocidos sabe de la existencia de este sitio, razón por la cual puedo decir lo que se me canta el orto. Oh, sí, sí, soy toda una misteriosa.

After life

Me encantó la teoría de Pablito sobre lo que pasa después de la muerte. Según su opinión, el paraíso sería algo así como una gran estadística de cuántas veces dijiste, entre otras cosas, la palabra choripán.

*

Hoy fui a Marcelo T. a hacer unos trámites con un sweater que me regalaron mis amigas que es muy Jem & The Holograms. El sweater es rosa fuerte con rayas grises como de cebra. Sí, ya sé: no es muy de mi estilo sino que es más bien lo que le regalaría Susana Giménez a su nieta. ¿Tiene nietas Susana? Bah, ¿tiene hijos? No tengo la más puta idea. Bueno, de más está aclarar que no me gustó ir a la facultad con ese buzo. Debería chuparme un huevo pero soy lo más perseguida que hay. En realidad las chicas no me regalaron ese buzo sino otro que era beige y atrás tenía la cara de Marilyn Monroe estampada. Pero lo tuve que cambiar porque me quedaba enorme. Y cuando fui a la casa de ropa todos los buzos que quedaban eran grandes y solamente estaba este rosa de mi tamaño. Ahora que lo pienso, el año pasado mi amigas también me regalaron una remera con la cara de Marilyn Monroe estampada. ¡Qué poca innovación! Maldita televisión (o como diría un cordobés: es todo culpa del tele) . Ay estoy cordobeses... La otra vez escuché a uno hablando en inglés. ¡Hablan con acento! Lo juro. No, igual todo bien con los cordobeses, mis mejores amigos son de Córdoba. Así que ya que estamos me hago la que estoy en Festilindo y mando un saludito para todos los que me conocen (mmmm...hammmmbre, como diría Jime). Bueno, me fui de tema. El asunto es que fui a Marcelo T. con el sweater rosa.

martes, marzo 06, 2007

Bastarda

En el trabajo me encanta leer los curriculum vitae que manda la gente. Hoy encontré uno, por ejemplo, que decía:

Habilidades:
- Coordinación de grupos de trabajo.
- Oratoria.
- Liderazgo.
- Adaptabilidad y Flexibilidad.
- Negociación de contratos y acuerdos empresariales y sociales.
- Ceremonial social y empresarial.
- Disponibilidad para trasladarse al exterior e interior del país – movilidad propia.


Me causó gracia. En especial lo de "oratoria" (he can talk!) y "movilidad propia" (he can walk too!). Me pregunto qué carajo significa tener la habilidad de la ceremonia social y empresarial. Pero lo mejor, sin duda, es el "liderazgo"... ¡Ése es mi pollo!

El final es genial

Florent: [...] Esther, fui un imbécil. Perdóname. Terminemos la vida los dos juntos.
Esther: Sólo que, así es, estoy enamorada.
Florent: Así es...
Esther: ¿Y no me preguntas siquiera de quién estoy enamorada?
Florent: No, Esther... No me empeño en saberlo. Lo confieso... No... La vaguedad es soportable... Lo que no es soportable es dar una vuelta alrededor del mal..., nombrar el mal. Esther... debe ser un hombre joven.
Esther: Un hombre joven.
Florent: Daría todo el oro del mundo para que no desaparecieras más... Para no dejar de verte más...
Esther: Conozco un medio.
Florent: ¡Esther!... ¿Cuál?
Esther: Un medio mágico. No estoy bromeando. Algo como el Sésamo del cuento.
Florent: Pronto, pronto... Dilo.
Esther: Es muy sencillo ese medio, sencillo como los milagros...
Florent: Me sometería a cualquier prueba...
Esther: Cierra los ojos y pregúntame quién es el hombre a quien amo.
Florent: Esther... Esther...
Esther: Vamos...Pregunta.
Florent: (Con los ojos cerrados.) Esther, ¿quién es el hombre a quien amas?
Esther: (Riéndose despacito.) Pero eres tú, pedazo de idiota.
Florent: ¡Repítelo!...

lunes, marzo 05, 2007

And I would do it again

Como decía mi profesora de matemática de la secundaria cuando por fin alguna ecuación me salía bien (con cara de soberbia): "A ver, repítalo, así vemos si no era sólo casualidad".