viernes, junio 29, 2007

Forget all your technicolour dreams

Estoy tan contenta con las polainas nuevas que si empezara a sonar "Modern Nature" en esta habitación me pondría a dar saltitos en la parte instrumental con cara de Gene Kelly.
*
Hace un par de semanas que se viene repitiendo esta conversación por msn con mi ex novio:

Él: Hola Ani, ¿cómo andás?
Yo: Bien, ¿vos?
Él: Bien, bien. ¿Tus cosas?
Yo: Todo bien por suerte.
Él: Ah, qué bien. Bueno nena, cuidate, un beso.

Y así sucesivamente.
Es como esa frase de Marx que dice que la historia se produce la primera vez como tragedia y después se repite como comedia. Lo que alguna vez significaba todo para vos de repente se vuelve un detalle mínimo y hasta divertido. Y al final te das cuenta de que lo único que queda de una relación de muchos años es una frase tan vacía como "bueno nena, cuidate."

Ojo: no es que lo extrañe -por algo decidí ponerle punto final a todo el asunto- pero (y acá cito a Mafalda) es como si de pronto su cariño abriera una sucursal.

Post scriptum.
-No: todas las personas de nombre compuesto no se llaman María Laura. ¿Tan difícil es asociar un nombre y una cara?

-De los cumpleaños infantiles me queda un recuerdo: a mí nunca me compraron el vestido de marinerita blanco con lazos azules que estaba tan de moda por aquellos días. Creo que ahí empezaron mis problemas. Después empeoraron cuando recibí por error en mi casa la discografía completa de Led Zeppelin. Me hice amiga de lo ajeno y me la quedé.

Pero esto ¿no es bastante absurdo? Y esto, también, ¿por qué tiene que seguir?, ¿no es hora de que se borre? Porque hubo muchas cosas más, entre ellas una risa que estalló una vez -¿y fue en un cine de barrio?-, pero que ahora en el olvido persiste, a la manera de un objeto de sombra.

wo mei shen me ke shuo
xiang bu qing hou guo
ye bu zhun bei zi ze
wo bu huang bu mang.

La amo, la amo.

!!

¡¿Leyeron los titulares esta mañana?!
"Dicen que a partir de hoy se acabarían los problemas"








Jeje, qué susto, eh.
Tiemblan las paredes de los analistas de Buenos Aires.
Era como un Y2K pero de la APA.

jueves, junio 28, 2007

Spark plug

Yo: Vení, mamá, sentate. Tenemos que hablar.
Ella: ¿Por qué? ¿Qué pasa?
Yo: No sé, es que... es que...
Ella: Bueno, vení, vamos a comer y me contás.

(A los veinte minutos, en Matilda)

Ella: Bueno, a ver, ¿qué te pasa, Laura?
Yo: (explicación de media hora de los últimos acontecimientos en mi vida, llanto entrecortado, pérdida de la autoestima y del autocontrol, abismo, elixir, angustia, palabrerío, blasfemia, etc.).
Ella: ....
Yo: Mamá, por favor, ¡decime algo!
Ella: Pero si cuando opino sobre tus cosas me sacás cagando.
Yo: Sí, pero ahora necesito que me digas algo (bueno che, soy hija única).
Ella: (palabras tranquilizadoras)
Yo: Gracias.

Conclusiones:
1) Como dijo una vez un ayudante de cátedra: "¿Les comenté que suelo hablar mucho de mi madre?"
2) Éste es el san se acabó. A partir de hoy me doy por muerta ante cierta persona. Desaparezco. No sabrá más de mí. No vale la pena. No, no vale la pena. Es todo demasiado complicado. Y punto. No existe. No existe ya. No.

miércoles, junio 27, 2007

Data

Te decían que iba a venir el ratoncito... era muy sencillo porque te dejaban algo de plata y vos te ibas a comprar algo.
... el ratón pasaba. Le dejabas el diente debajo de la almohada y te daba. Me dejaba billete o moneda, no me acuerdo bien, pero dejaba, dejaba plata. Y me daba billetes el ratón, creo que eran pesos, un billete verde.

Era valioso, el diente era valioso. La muela no, muela ya muy sucio, no... No merecía... quiero decir no merecía...

[...] Me acuerdo una vez que el ratón me dejó un billete todo arrugado y sucio. Pero no tan sucio porque tenía el olor del perfume de mi abuela que usaba un perfume que hedía, más bien y se llamaba Jouvenelle - lo usarían todas las viejas.
Ese perfume a veces todavía lo siento. Me hace acordar al tapado de nutria que tenía también ella, no sé.
Y en la oscuridad de la cama me imaginaba que para tener ese olor el ratón o había andado por el ropero o por la cartera negra de la abuela.

A. Carrera.

Qué feo que es cuando tus amigas te dicen que el pibe con el que estás no es para vos. Digo "amigas" porque cuando te lo dice un hombre en general es porque te quiere dar, claro, yo de tonta no tengo un pelo. Pero cuando una amiga del alma te dice eso, ay, qué desdicha. Porque en el fondo sabés que es verdad. Y no lo digo porque me esté pasando. Como dice mi amigo Nico cada vez que me ve estresada: "Vos de coger ni hablar últimamente, ¿no?"
Mi vida necesita un tono sobre tono.


Hoy fuimos con Vicky a recibir al vasco, recién llegado de San Sebastián. ¡Cómo extrañaba esa forma de hablar! El zéde (cd), el bus (el bondi), la polla (no es necesario aclarar), la ostia, la san puta, el bañador, las guarras, la tía pija que dice: "o sea... ¡te lo juro por Snoopy!", etc.

Acabo de pasarme como media hora buscando las babuchas y resulta ser que las tenía puestas abajo del jean. De repente me acordé de una prima mala a la que hace mucho que no veo. Todos tuvimos una prima grande mala que se contentaba con inventar historias de fantasmas que no nos dejaban dormir. La mía, Pamela, me hizo ver la película IT: El payaso diabólico, por ejemplo. Me traumó de por vida. Después descubrí que a ella también la había traumado en su momento y por eso la muy hija de puta se la hacía ver a nenas inocentes como yo. Pamela vivía en una casa enorme en Olivos que estaba al lado de las vías y cada veinte minutos se escuchaba pasar un tren. En el jardín guardaba una caja con sapos que a mí me horrorizaban y también tenía una tortuga a la que trataba muy mal. La casa estaba llena de pinturas y fotos. Un día me leyó el cuento "Aquél cuadro" de Socorro y yo no dormí por un mes. Pamela tenía las caretas de Kiss colgadas en su cuarto y a mí me daban bastante miedo. Me hablaba siempre de pibes y yo no entendía nada. Me acuerdo que una vez me contó que estaba en la playa con uno y que ella se estaba haciendo pis encima y le pidió al pibe que se diera vuelta. Pero él no respetó las normas y la espió. Bueno, después no me acuerdo bien qué pasó, creo que nada. Cuando ella se dormía yo le revisaba sus diarios y la agenda. Al otro día, cuando llegaba a mi casa, escribía mis boludeces en cuadernos usando el mismo estilo o le robaba anécdotas y se las contaba a mis amigas como si fueran propias. En el fondo la admiraba.

Acabo de recibir este mail:


Dear Friend,
I am Mr. Agatamori Gidayo, Bank Manager of Tokyo Mitsubishi ufj Bank, Marunouchi.
I have a business proposal that will be of immense benefit to the both of us.

Yours sincerely,
Mr. Togama Kamaro

(lo raro es que se jactó de llamarse de una forma y después firmó con un seudónimo).

martes, junio 26, 2007

La única forma de detener el tiempo es ahorrando

Un día, un peso.

Odio la gente que te pregunta la hora por la calle y después te mira mal si le decís que no usás reloj. Viajo en el colectivo de noche con el estómago vacío y revuelto. Escucho Café Tacuba y de repente me encuentro sonriendo. ¿Desde cuándo me gusta esa banda? No me lo explico. Algo está cambiando. La otra vez tenía dos opciones: gastarme lo que me quedaba del sueldo en un par de botitas violetas o invertirlo en un seminario. Elegí la última opción. Creo que estoy madurando.

En el colectivo también viajaba un colorado con el que hace ocho años me quedé hasta tarde en la playa jugando al chin chon y después perdió y lo hice comer arena. Pero esta vez no me vio. Se subió y se sentó al fondo. A mi alrededor se daban estos eventos/ conversaciones:

Evento: Un flaco casi se caga a piñas con otro y nunca entendí por qué. La novia, una adolescente pseudo-rolinga, le gritaba: "Pará, Fede, ¿sos mogólico? No te hablo más, eh, ¡no te hablo!" El pibe se calmó. Todos miraban.

Conversación (entre dos viejos extranjeros):
a) How do you say "next"?
b) Prouximau.
a) Oh, and how do you say "stop"?
b) Paradau.

Anoche no me podía dormir. Me sentía como cuando sos chico y es el día anterior a empezar las clases y no te podés dormir de la emoción. Me puse a leer "La dama del perrito." Amo ese cuento. También me gusta leer noticias policiales. Sacan el morbo que hay en mí. El Raymond que hay en mí.

Yo intento ser seria pero medio que no me sale. Fui al Ministerio a buscar una información y cuando me estaba yendo me corrió una viejita por las escaleras: "¡Volvé, volvé!," gritaba. "¡Se te e-na-mo-ró!" Lo que me faltaba: tener un romance con un funcionario. O con un ñoqui; para eso tengo los del veintinueve (alerta: chistes malos ingresando al hemisferio derecho de mi cerebro). En fin, esas cosas que despiertan el clown que hay en mí. Después me encontré por la calle con el papá de una amiga que conozco desde los cuatro años. Nos abrazamos en medio de Alem. Por poco me revolea por los aires. Fue un encuentro demasiado emotivo. No sé por qué, a lo mejor por el contexto.

Creí que este momento nunca llegaría pero al fin llegó: acabo de escribir un recordatorio en mi celular para acordarme de ir a lo de Alicia, la depiladora. Es que después me olvido y paso papelones. Tampoco sé para qué pago tan cara la consulta con la dermatóloga si al final lo único que me dice es que tome agua. La verdad es que no entiendo si es normal o me está estafando.

Este post es una mierda. Mejor me despido con frases de Ezequiel A.:

"La planificación financiera acerca a los hombres a la muerte, reduce sus experiencias al ámbito de las especulaciones y separa los deseos del cuerpo cotidiano. La gente muere más joven que nunca. En forma de herencia, inyectan a los sobrevivientes la cobardía de no haber cedido.
El dinero produce soledad.
Existen dos clases de cruceros para solos y solas: los que eligen los partidarios de los juegos y los que eligen los partidarios del deporte. Transatlánticos no quedan más: el impulso inicial que cobijaban los pasajeros durante varias semanas se ha ido decantando con el paso de las décadas y ahora está especializado en generaciones."

oh! (click)

Angy Man say dangity dang.
Crescent fresh.

lunes, junio 25, 2007

Don't look back into the sun

Now you know that the time has come
And they said it would never come for you oh oh oh oh.


Algunas cosas que contribuyeron que mi día libre fuera lamentable:

- Me comí un paquete entero de pasas de uva, un Milka Leger y una pascualina con mate a media tarde.
- Me alquilé "Dracula" de Coppola y después representé públicamente la parte en que Lucy se vuelve loca.
- Le conté a mi mamá fascinada que casualmente había visto a Coppola en el Maipo y se pensó que hablaba de Guillermo.
- Canté villancicos navideños norteamericanos mientras me duchaba (son mi debilidad).
- Escribí un mail y después lo borré sin llegar a enviarlo.
- Revisé el Inbox compulsivamente y la carpeta de Junk por las dudas.
- Escuché Nessun Dorma y se me piantó un lagrimón.

- Falté al taller de escritura.
- Tomé té de jazmines mientras todos tomaban champagne.
- Estuve todo el día en pantuflas (del hotel Sheraton, ojo, aunque todavía no sé cómo llegaron a mis pies)
- Usé la palabra "regio" dos veces.

Dicen los estudiosos de la comunicación: "Claramente esta chiquita es un caso del narcicismo de lo individual que está tan presente en los medios de la era posmoderna."

Nota al pie: Odio cuando la gente mayor se refiere a los jóvenes como "chiquitos" o cualquiera de sus variantes.

Nota al pie 2: No es que sea mal pibe sino que tiene actitudes de dandy que me resultan sospechosas, como por ejemplo elogiar mi ropa o lo que hago e insistir en que soy "muy capaz y creativa" y cosas por el estilo. Es obvio que algo está
tramando. ¿Es pertinente? No, no lo es. Hoy soy sólo una persona comiendo ensalada rusa.

*milata ñao enchi min cara di frenchi eulado meu chenti mia chenti mia chenti mi becha tenta mi becha tenta nada mais atía tarada iua ingaña pra lua mi becha tenti mi becha tenti.

(yo cantando "Não enche" de Caetano Veloso).


domingo, junio 24, 2007

Let's go fly a kite

Mails diarios (palabras sutiles):
Que haces Ana? Yo aca un poco jodido con el parcial. Voy a ir al grano, y quiero que sepas y que me autorices a que usurpe un poco de tu tp. El tema es casi el mismo y lo que pusiste me esta ayudando a empezar. Ojo: no me estoy copiando nada, solo me estoy ayudando. Bueno queria que los sepas, hice 4 renglones y me agarro culpa. Un beso.
*
Mi psicóloga la otra vez quiso comparar mi vida con la de Mary Poppins. Por suerte la detuve justo antes de que empezara a desplegar su teoría. A veces pienso que todo se reduce a frenarla a tiempo. Como la vida misma, hay que saber frenar a tiempo. No se puede vivir al límite. Mi papá siempre me decía "Laura, vos no tenés límites," y acto seguido me clavaba la mirada por un rato largo o se agarraba la cabeza con un gesto desesperado. Otra persona que no me conocía muy bien, en cambio, hoy me dijo: "Sos medio payasa vos, ¿no?" Yo no le contesté porque medio que me tira onda y no me gusta porque el pibe se parece demasiado a D´Artagnan. Pero, una vez más, esto me recuerda que mis relaciones interpersonales a menudo se ven obstaculizadas debido a que encuentro parecidos con todo el mundo. Y en general eso no está bueno. A veces sí pero en general no. No, no.

sábado, junio 23, 2007

Ob(v)ertura

El otro día me pasó algo muy raro. Estaba en una librería comprando papel con los auriculares puestos y el sonido de la música no me dejaba sentir la textura de las hojas. Era como que un canal de los sentidos bloqueaba a otro. Entonces decidí irme de ese lugar.
Me fui a un bar. En el bar estaba mi ex novio. Pero yo ya había entrado y, si salía, él me iba a ver y yo quería evitar ese encuentro a toda costa. Me quedé inmóvil durante unos segundos. No sabía qué hacer ni dónde esconderme. Pensé en hacer como el de Hierro 3 que se esconde en los 180 grados donde la visión no llega. Pero al final descarté esta posibilidad porque era demasiado complicada. Obviamente me fui al baño. Bajé la tabla, me senté en el inodoro y me quedé ahí esperando. Perdí la noción del tiempo. En mi cabeza sonaba la voz áspera de Jesse Sykes & The Sweet Hereafter. Empecé a sacar cosas del bolso. Encontré una tarjeta de descuentos del hotel Feeling. Saqué la revista de Cinemark. Me puse a leer la reseña de Líbero: "Un tierno drama familiar italiano que le valió a su director y protagonista un premio a Mejor Debut."
¿Quién escribe esta mierda?, pensé. La publicidad del final de la página, donde promocionaban un sitio web para conocer gente, era peor aún: "Andy. Veintiocho años. Villa Crespo. Sagitario. Busco conocer a una mujer que disfrute estar en familia y compartir salidas y charlas con amigos. Soy tranquilo, muy sociable y trabajador y me gustaría encontrar a alguien con quien compartir los buenos y los malos momentos e intentar formar una relación seria por mucho tiempo."
Jaja, lo pensaron bien los guachos. Pero a mí no me van a engañar. Es tan ridículo que me hasta me río con los pies, como diría un futbolista (ahora mueve el pie derecho de un lado a otro y la cabeza se inclina hacia abajo).
Antes me daba pánico irme sola de viaje a un lugar alejado. Creía que mi personalidad se iba a desvanecer en algún punto entre los dos aeropuertos. Después me di cuenta de que era al revés: si viajaba sola iba a ser más yo que nunca. Y eso me empezó a dar más miedo todavía.
La desventaja de tener amigos que estudian cine es que siempre que hacés programa para salir ellos te saltan a última hora con que tienen que ver una película para la facultad y terminás haciendo la pavota de ver esa película, que a veces está buena y en otras ocasiones, como ayer por ejemplo, es una mierda. ¿Y yo qué? ¿Acaso les pido a mis amigos que me hagan el aguante mientras leo mis apuntes o preparo monografías? Si fuera un personaje de Dublineses me llamaría Gretta. En el patio de comidas del Alto Palermo una chica está sentada sola en una mesa y raspa el fondo de un potecito de Sundae vacío con una cuchara de plástico.

*Por ejemplo.

viernes, junio 22, 2007

Una de extranjeros

Puertou Maderou, Maderou Puertou

"Cheeeeeeeeeeeeeooooow pusssycats!," decía el título de su mail. Era una australiana de pelo corto y pelirrojo que tenía la piel muy blanca y arrugada. Nunca supe si tenía setenta, sesenta o cincuenta años y estaba hecha mierda. Había venido de visita a la Argentina y antes de volver a su país nos invitó a la casa a tomar el té. Vivía en una casa chorizo sin ventanas decorada con mapas pegados en las paredes. Todos los martes venía a mirar los ensayos. Me acuerdo de la primera vez que llegó al estudio. Se acercó tímidamente y pidió con un español casi inentendible si se podía quedar. Al principio iba una vez por semana pero a medida que pasó el tiempo empezó a ir los martes, los jueves y a veces hasta los domingos.

Hace poco, también, llegó un chico que conocí en Nueva Zelanda que dice que se llama César pero no se llama así. Yo le digo "alto" porque mide casi dos metros y tiene problemas para pasar por la puerta del subte. Lo invité a tomar mate con bizcochitos. Ese día se cortó el pelo con chapas. Me regaló una postal que le había dado un alumno para Navidad que decía: "Why you are so tal? Pleas explain my!"

Igual la que se llevó todos los premios fue Abigail, una yankee que antes bailaba en el grupo y le pasaron las cosas más insólitas. Por ejemplo, el otro día fue a una milonga y un saxofonista la vio bailando swing y le ofreció llevársela a Mendoza para que bailara lo que quisiera mientras él tocaba en el hall de un hotel. Esa misma chica, el año pasado, fue a hacer unos trámites a Colonia y terminó bailando en un festival contra el narcotráfico.

En fin, como le dijo Celeste a Gaby para justificar su distracción con los nombres: "Ya sé que sos Ana, Gaby."

miércoles, junio 20, 2007

7-up

Keep your sunny side up, up!
Hide the side that gets blue.
If you have nine sons in a row,
Baseball teams make money, you know!
Keep your funny side up, up!
Let your laughter come thru, do!
Stand upon your legs, be like two fried eggs,
Keep your sunny side up!


Reglas básicas de convivencia:
Las personas que tienen paraguas deben dejar caminar bajo el techo a las que no tienen paraguas ni capucha en los días de lluvia.

martes, junio 19, 2007

Let's celebrate now

all this flesh on our bones.

Uno toma conciencia de cómo la facultad te atrofia el cerebro el día que ves una foto como ésta y con tu compañera de al lado gritan al unísono "¡epa!" (pero no irónicamente sino de verdad). Acabo de terminar un trabajo práctico con la frase: "Hall entiende." Espero que la profesora no se lo tome para la chacota.

Hoy en el subte vi una mujer de unos veintiocho años, flaca, rubia y con el pelo prolijamente atado en un rodete, vestida con un trajecito gris y un chal verde manzana, que leía con tal pasión el folleto de ofertas de Farmacity que no la pude dejar de mirar. Arqueaba las cejas, abría la boca y sonreía desmedidamente mientras hojeaba las páginas. A veces me gustaría ser así.

Cómo quererse más un domingo por la tarde (o "cosas sin sentido para hacer antes de saltar por el balcón"):

1) Hacerse un mameluco como los que usan los bebés y ponérselo.
2) Ir de puerta en puerta por la manzana con un grabador pidiéndole a los vecinos que canten una canción. Hacer una pequeña introducción antes de que cada persona hable y agregar información pertinente.
3) Filmar un documental sobre la vida un niño.
4) Hacer un poster con sombras. Dejar constancia de la fecha atrás.
5) Escribir un texto con datos triviales de un día en tu vida, sacarle fotocopias y pegar los afiches en postes de luz.
6) Sacarle una foto a una cicatriz y escribir un texto lo más cursi posible.
7) Hacerse un tatuaje.
8) Recrear la escena de un crimen.
9) Escribir la historia de tu vida en una hora.
10) Hacer una réplica de tu cama en papel glacé.
11) Sacar fotos de desconocidos tomándose la mano.
12) Diseñar un cartel de protesta y organizar una marcha.
13) Pedirle a tu familia que describa lo que hacés.
14) Sacar una foto de tus padres besándose con lengua.
15) Plantar un jardín en un lugar inesperado.
16) Hacer una lista con cinco acontecimeintos importantes desde 1984.
17) Releer tu libro preferido de 5to grado.
18) Componer la canción más triste del mundo. Ir a cantársela a una vecina de más de sesenta años.
19) Actuar una escena de película que haya hecho llorar a alguien. Dejar salir las emociones.
20) Dibujar al amigo de tu amigo.
21) Sacar una foto con flash de la parte de abajo de tu cama.
22) Darse consejos a uno mismo en el pasado.
23) Hacer un dibujo basado en las expectativas ajenas.
24) Grabar el sonido que no te deja dormir.
25) Describir cómo sería tu gobierno ideal.
26) Escribir un slogan de autoayuda. Ejemplo: "Todo va a salir bien." Decorarlo con stickers y brillantina. Pegarlo en una estación de servicio.
27) Hacerle una trenza cocida a una persona extraña.
28) Apropiarse de un problema ajeno. Quejarse y pedir consejos.
29) Recrear la imagen de un poster que tenías colgado en tu cuarto de chico.

Learning to love you more.

lunes, junio 18, 2007

Happy Halloween!

Está bien, lo confieso: en realidad esto era un espacio de autoayuda.



Qué molesto que es hacer un trabajo práctico en la computadora de a dos y congeniar los hábitos. Por ejemplo: me molesta que la otra persona vaya a "edición" y después ponga "copiar" en vez de apretar Ctrl+C. Tampoco me banco que borren toda la palabra si se equivocaron con una sola letra en vez de poner el cursor en esa letra y borrarla.

La la la la

Llegamos al teatro cuarenta minutos antes. Las puertas están cerradas, tal como lo había imaginado, pero esas cosas no se le discuten a una madre obsesiva cuando un día te invita a salir y uno pretende que tienen muchas cosas en común y que suelen andar juntas seguido. Hacía mucho que no salía con ella y cada vez que lo hago me río demasiado con sus mañas.

Por supuesto que le dije a mi primo Lucas que me acompañara. Lucas tiene diecisiete años y dice que es anarquista, razón por la cual se viste casi siempre con la misma ropa. De abrigo usa una campera negra de cuero que encontró una vez en la calle en Mar del Plata. También es medio ecologista entonces recolecta objetos o basura y recicla todo lo que anda dando vueltas por ahí. A veces se junta con mi otro primo, el Hare Krishna, y mi madre ya empieza con sus preocupaciones. En realidad en mi familia están todos bien locos menos yo, claro, y uno o dos más.

Como decía, esperamos afuera del teatro congelados hasta que abren la puerta. Después vamos al baño con mi madre. Hay una cola larguísima de mujeres, algunas caras me suenan conocidas pero no sé de dónde. Mi mamá se quiere colar. Ella cree que tiene derecho a pasar primera. Se queja porque dice que está todo sucio. Cuando entrábamos al teatro hizo lo mismo: se metía entre la gente y me decía: "Vení, Laura, se nos están colando." (aclaración: mi madre me dice "Laura." No tengo ganas de explicarlo pero me llamo Ana). Cuando tomábamos el taxi a la ida, también, casi se pone a discutir con un señor que había tomado el auto de adelante. En el ascensor hace algo parecido: llega y se empieza a mirar al espejo y a arreglarse el pelo y deja las puertas abiertas como si fuera natural que otro tuviese que cerrarlas. Además, por la calle, todo el tiempo piensa que alguien nos está siguiendo o me dice "ay, ¡cómo te miran a vos los hombres, hija!"

El teatro está lleno de parejas y también se ven bastantes familias. Lo que más me llama la atención es un grupo de enanos que cantan hi-ho-hi-ho como en la película de Blancanieves. Durante la función mi madre se emociona y aplaude cuando no corresponde. Al final, cuando los actores saludan, ella se levanta y tira besos al escenario con la mano derecha mientras hace una torsión sutil hacia adelante.

En el taxi de vuelta mi primo habla de recitales y ella pregunta qué es un pogo. Después le susurra al oído: "Decime, Lucas, ¿vos sabés mandar mensajes de texto?" Él responde que sí, obviamente. Ella dice "claro, a full." Se cree que es la única mujer de más de cincuenta que chatea y sabe usar un celular. Igual la edad no se la dice a nadie. Miente hasta en migraciones. Cuando llego a casa me pongo a explotar circulitos de plástico compulsivamente. A la noche sueño que estoy en un campo y me quedo encerrada en una cabaña.

Hoy todo está electrificado

Hállome aquí con un pedazo de torta de dulce de leche con trocitos de chocolate amargo en la boca y quién te dice también una sensación contradictoria como la de una nena después de un berrinche, cuando ya no tiene más fuerzas para patalear, gritar y llorar y un cansancio enorme la toma por sorpresa dejándola rendida en la cama. Escucho ópera. Bizet. Juego a que soy fina, como dijo una vez una amiga. Me dolía la garganta y la panza. No sabía si tomar Ibupirac o Mylanta. Definitivamente lo que está mal es mi cabeza. Me llama Celeste para salir. "Pero es domingo boluda, yo mañana me levanto temprano," le digo. "Mañana es feriado, Ana." ¡¿Qué?! Ok. Algo funcional mal en mí. Lo peor es que al final no hice nada. Estaba (estoy) muerta. Si fuera más cursi, también postearía un poema de Plath. Ponele. Me rodeo de objetos que simulen algo así como la felicidad. Entre ellos se destacan:

- cuadernos con anotaciones absurdas
- un libro de Pujol
- un libro de F. Casas
- folletos del museo de la ciudad
- un cassette con la voz de Ulises
- fotocopias de textos de Daniel James
- un libro de poesía en miniatura de la editorial Siesta.
- fotos en sepia
- la discografía completa de Talking Heads que no le pienso devolver nunca a aquél eyaculador precoz
- un cd de Portishead
- un compilado de A.P.



Me despido con una frase de mi abuelo que hoy dijo: "Chau, me voy a andar en moto." Nunca más lo vimos.

sábado, junio 16, 2007

Anclaje

But now my branches suffer
And my leaves don't bear the glow
They did so long ago.


Si me hablaras en este momento te diría que es todo una mierda y me encontrarías apática e incrédula. Después iría a buscar unas medialunas y se me pasaría, aunque me daría pudor ir a la panadería a comprar facturas sólo para mí. Hoy iba caminando por Códoba y me agarraron unas ganas terribles de hacer desaparecer este blog. Al final se me pasaron pero medio que no sé.

Estoy harta de las exigencias en todos lados. Quiero hacer las cosas relajada y siento que me cagan a pedos todo el tiempo. A pocas semanas del estreno, mi cabeza no tiene descanso. ¿Quién me mandó a meterme en esto? Yo misma, claro, y mi súper ego o lo que sea. Una profesora de la facultad una vez me mandó un mail. El título era "¿superyó?" En su momento no le di importancia pero creo que algo quiso decir con eso.


En el subte me encontré con Julio César (sí, sí, ese es su nombre), un ex compañero del profesorado. Estaba trabajando en una agencia de turismo y por lo visto le lavaron la cabeza porque empezó a enumerar los beneficios de trabajar en esa empresa y después me dio su tarjeta por si quería laburar ahí. Lo que me faltaba. Le agradecí y nos despedimos. Pensé que tal vez esa era la última vez que nos veíamos. Me dio pánico. Igual este pensamiento jamás lo hubiera tenido de no haber sido porque a la mañana estaba leyendo mis apuntes sobre peronismo y de repente el portero empezó a pasar cartas por abajo de la puerta. Yo escuchaba el ruido del papel rozando la madera y veía cómo de a poco se iban asomando los distintos sobres. El portero dejó:

-documentación del banco Itaú
-facturas de American Express
-propagandas de Ford
-un sobre que decía "placeres cotidianos" y todavía no lo abrí (me da miedo)
-una nota del consorcio
-una carta de T

La carta tenía un collage y unas fotos polaroid que sacamos hace mil años en donde yo posaba afuera de un negocio de depilación en Villa Urquiza. Me acuerdo que era casi navidad y el lugar tenía una vitrina que decía "depilación" escrito con letras rosas gigantes y luces navideñas de colores bordeando el marco. Nos causó mucha gracia y le pedimos a la dueña si podíamos sacar fotos. La mina (una señora teñida de rubia y con cejas pintadas de verde que llevaba puesta una camisa de seda con flores de colores y un collar de perlas) se re emocionó. De repente teníamos a todas las empleadas y a dos o tres clientas viendo cómo sacábamos las fotos.

Qué inoportuno. Esa carta me cagó el día. No entiendo por qué seguimos hablando después de tanto tiempo. No entiendo. No importa si estoy sola o acompañada pero siempre que me llegan cosas de él me revuelven algo adentro y me dejan como estancada, enfurecida, eclipsada, ¿efervecente?, embobada, embriagada, empanada, enajenada, endiablada, encarcelada, escandalizada, espectral, estratificada, exasperada, extraviada, efemérides.

Como diría Laura: "Si lloviera dentro de esta habitación el agua no haría más que lavar unas piedras tibias. "

viernes, junio 15, 2007

Qu'est-ce que c'est?

"Hasta que llega un día en el cual el organismo se ha vaciado por dentro de tal modo que no queda sino entrar en la espera final. El cuerpo cae en un extraño letargo donde no pide ni da nada de sí. Los sentidos están completamente embotados. Se vive como en un limbo."
M.B.

Acabo de terminar de leer "Salón de belleza." Está muy bueno. Hoy estaba esperando el subte en José Hernández y al lado mío había una mina con un paquete de medias blancas en la mano. Yo estaba muy concentrada leyendo y de repente la señora me pregunta: "Disculpame, ¿por casualidad no tenés una tijera?" No supe qué contestarle. ¿Acaso tengo cara de peluquera o de arquitecta?
(Tarea para el hogar: averiguarlo).

Cuando transcurren semanas enteras sin que me pase la pincita por las cejas sé que es una señal de alarma. La sede central del banco me pone mal. Hasta ahora no sabía bien por qué pero hoy fui y me di cuenta: se parece a un aeropuerto. Sí, misteriosamente hay algo en la decoración y la combinación de despachos, escaleras, ascensores y la forma en que el personal se desplaza por la planta que me recuerdan a Ezeiza.

Tengo un amigo que le puso "Croquetas" a su perro caniche. Otro, en cambio, tenía un pekinés y le puso "Sócrates." Cosmovisiones absolutamente diferentes y a la vez parecidas porque hasta podría tratarse del mismo perro. También tengo un amigo que me pidió el uniforme del colegio para cumplir una fantasía con su novia. Le dije que se lo prestaba aunque igual admito que me dio un poco de cosita. Pero bueno, volviendo al tema, ¿qué diferencia hace para un perro tener nombre o no? Hay días que siento que soy un ojo enorme que mira al mundo desde afuera.

Descarga

no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto
no lo soporto

muchas gracias.

pd: una mujer se da cuenta de que ya está grande cuando empieza a reenviar mails en cadena.

jueves, junio 14, 2007

Monday Monday

Antes pensaba que yo era una persona muy independiente en el plano afectivo y ahora me doy cuenta de que nada que ver. Me regalaron una caja con distintos tipos de té saborizados. Anoche, por ejemplo, me tomé uno de jazmín mientras escuchaba a Nina Simone. Pero el otro día, en cambio, estaba escuchando a M.I.A y me pintó más tomar té de peperina. Me sentí muy Serú Girán. La música te maneja las emociones de una forma que nunca dejará de sorprenderme.

Igual el premio al patetismo me lo llevé a las 3am cuando marqué su viejo número para escuchar la voz en el contestador. Qué piba, por dios. Después me puse colonia Johnson's baby con aroma a citrus. No sé por qué. Si hay algo que no soy es una chica Johnson. Porque "que las hay, las hay." Existen personas que se llenan todo el cuerpo de colonia para bebés y se compran un frasco por semana. Pero yo no pertenezco a ese grupete. No sé bien a qué grupo pertenezo pero a ese no.

Por la calle vi a uno de la escuela El Amante. Lo había visto la semana pasada en el programa hablando sobre las películas con mensaje. Al principio me dieron ganas de pararlo y quedarme hablando pero después decidí que mejor no. Ya tuve suficiente el año pasado en la fiesta por el 15º aniversario de la revista. Qué manera de sentirse de sobra, por favor, la pregunta del millón es cómo fui a parar ahí. Me acuerdo que nos pasamos toda la noche con coso en el patio fumando con los cocineros y hablando de la familia Alemann. Después nos fuimos a la mierda.

Acabo de ir al supermercado a comprar los ingredientes para hacerle una torta a mi padre en su día. Se la dejaré en la heladera y después lo saludaré en otra ocasión porque los domingos no tengo respiro. Pero bueno, así es la vida. Por otro lado, escuchar a mi madre cantando "Flowers in December" de Mazzy Star es algo así como si yo me pusiera a hablar de física cuántica en mandarín. Así que mejor pienso en otra cosa. Por ejemplo: la otra vez vi una chica rubia con un pañuelo blanco a lunares caminando por la calle y pensé que era Olivia. Después me di cuenta de que no era. Igual era parecida, eh. Y como esto no le importa a nadie mejor me retiro con una frase de Lorenzo: "Esto es también como un trapo, un trapo que me envuelve la cabeza, como si yo fuera un turco."

miércoles, junio 13, 2007

Me puse agresiva

Esto es para descargarme contra:
a) el señor al que pisé sin querer en el subte hace unos meses mientras él viajaba cómodamente sentado en su asiento y yo, parada, intentaba no perder el equilibrio y que cuando le pedí disculpas me miró enojado, refunfuñó y siguió leyendo el diario sin decir nada.
b) el pibe que estaba sentado en la mesa de al lado del bar donde Vicky y yo vamos siempre a estudiar y que nos miraba con cara de orto porque discutíamos los textos en voz alta y él pretendía estudiar en completo silencio sin saber, tal vez, que para eso existen las bibliotecas y que los cafés son para hablar.
c) la forra del centro de estudiantes que no me quería cambiar el apunte que compré dos veces sin darme cuenta y me trató de colgada. Al final le gané por cansancio. ¿Pero quién te creés que sos, pelotuda? Avanzá un poquito más en la carrera y después vení a hacerte la loca conmigo. Además, ¿qué es ese argumento choto que esgrimís de que en cualquier otro negocio uno no puede devolver las cosas que compra? En primer lugar, te cuento que sí se aceptan devoluciones y cambios en la mayoría de los negocios. En segundo lugar, la fotocopiadora está gestionada justamente por el centro de estudiantes para darles una mano a los compañeros, no para complicarles la vida y cagarlos. ¿O acaso no te la das de militante de izquierda? Me parece que te confundiste: esto es una facultad, no Farmacity. Así que si encima de manejar como el orto el centro ahora te pasaste de tuerca y te salió de adentro la burguesa empresaria que llevás adentro y querés que esto funcione como un negocio, por lo menos hacelo bien o blanqueá el tema de adónde va a parar el excedente, por ejemplo. Puta de mierda.

martes, junio 12, 2007

Las ruinas circulares

Ídem 1

Ídem 2

Ídem 3

¡Mentira!

Realizar sus operaciones a través del Centro de Atención a Clientes es muy sencillo, y puede hacerlo durante las 24 hs., todos los días del año.

No fui hecha para escribir historias de vida. Me emociono por cualquier cosa y después en mi casa lloro. Viajo en subte al lado de un mafia-man y me como un caramelo de miel y menta para superar el momento. Cuando bajemos me va a seguir y va a intentar atraparme pero yo lo voy a neutralizar con ese aerosol que lleva siempre Oscar en el maletín. Dicen que si te lo tiran en la cara es capaz de paralizarte por varios segundos. Pienso en lo horrible de todo. Después la figura se levanta y se arrastra. Era el retrato de un fantasma.

mafia-man, mafia-man
por qué las manos tan frías
mafia-man

para rebanar mejor
a tu presa
mafia-man

ocupación tan masculina
mafia-man

en el sentido
de la corriente
mafia-man

y la noche es una gata
que se traga hasta la cabeza

mafia-man

(mi adaptación libre de Freitas)

Cuando hace frío cualquier cosa te hace feliz. Ejemplo: entrar a un bar con calefacción, el momento en que por fin llega el colectivo, acostarse en la cama y taparse con la frazada hasta el cuello, tomar té, faltar a clase, etc.

Igual hoy tuve que cancelar mi siesta de media tarde porque recibí un llamado de Ta a punto de quebrarse. No la podía deja en banda, ella siempre me hizo el aguante. Así que fui a la casa, toqué los timbres de los cuatro departamentos del primer piso, como siempre, y nos fuimos a comer. ¿Es que la niña Ana duerme siesta muy seguido? No, todo lo contrario, no duerme nunca la siesta y tampoco le gusta. Parece que es cuestión de costumbre y ella se crió en la ciudad. Lo que pasa es que hoy tenía mucho sueño.

En el bar de la facultad la mujer que atiende me recibe mejor que nunca. Raro, porque siempre trata medio mal a todos y detesta a la gente que fuma. "En esta época del año todos abandonan", dice con cara de ¡ja, yo lo sabía! "Entonces yo soy una sobreviviente," le respondo con mi mejor cara-Polosecki y usando una frase trillada si las hay. Y esto, ya que es cierto lo que digo, no es novedad alguna.

Algunos personajes de mi clase de los lunes:
-Una mina con un trastorno obsesivo-compulsivo que llega media hora antes a la clase y ordena los bancos de forma tal que queden dispuestos en hileras perfectas.
-Un chico que se viste y peina igual a Brandon, el de Beverly Hills 90210, y tiene su mismo tamaño de frente y ojos parecidos.
-Una mina que en vez de decir "chicos" para referirse a los niños dice "chiquitos".
-Una evangelista que está anonadada porque "el profesor le mira los pechos a una alumna muy voluptuosa" (sic).
-Una venezolana que usa la palabra "chévere".
-Una Morticia gorda.

lunes, junio 11, 2007

Lalai, lalai

tonight

(la di dah, la di dah)

Monólogo de una borracha triste

andá a cagar
sí, sí, a vos te hablo
y a vos también
y a vos
y a vos
y a vos, que estás ahí escondido
váyanse todos a cagar.

Terminalo.
No puedo mantenerme pura, sin hábitos, sin los círculos concéntricos, sin la rutina, sin buscar un refugio, sin llorar, sin ponerme exhausta, sin el desgaste mental, sin la histeria muda, sin buscar desesperadamente un otro, sin importar que sea conciente de que un ser exterior no me va a sacar de esta parálisis móvil. Yo soy la única capaz de lograrlo pero en cambio no lo estoy intentando y estoy orgullosa de esconderme en bares y cafés porque son como el nirvana donde uno puede contemplar todo estando inmóvil y perderse en el tiempo y arrepentirse y anhelar.

Últimamente camino flotando, inconsciente de mis gestos, una dicotomía entre la mente y la acción que está presente en todos lados pero no me perturba en lo más absoluto. La creatividad se recarga con un puñado de azúcar ingerido gracias a la mujer-cafeína en la que me trasformé. Y eso que a mí no me gusta el café, porque nunca lo puedo terminar y es peligroso, como una adicción legal. Pero si lo tomo tiene que ser con mucho azúcar.

Los extremos rellenan los días. El sabor particular de cada café y la forma en que se enfrenta a la página en blanco hace que esta pseudo-melancolía se disperse y que necesite algo de comer para acompañarlo. Aunque a lo mejor no, a lo mejor es sólo una forma de agradecerle al cuerpo por no quebrarse, por persistir a pesar de todo y no desaparecer, por ser insolente y desafiante y hacerme permanecer despierta y entera mientras se alimenta de partículas orgánicas que encuentra en mis células.

Dos pares de brazos y dos pares de piernas.

domingo, junio 10, 2007

Ecuación lógica

Hacer todo lo posible es necesario pero no suficiente.

Pará un poco: estás enferma. Te quisiste hacer la loca durante la semana y saliste en musculosa a escuhar a Roy Orbison al balcón con una copa y un cigarrillo en la mano, diez grados de temperatura y una neblina casi inédita.

Igual ahora tenés que seguir. Junio es el mes más complicado, en el que siempre se acumula todo y no podés abandonar ninguna de las actividades que estás haciendo. Aparte no tuviste mejor idea que salir el viernes con una pollera corta y sin plata. Te olvidaste otra vez de cargar tu billetera y te quedaste en Montserrat sola, con una quasi minifalda y sin un mango. Nacho te manda un mensaje para que vayas a ver la película de Ana Katz. Confía en que te va a gustar. Inexplicablemente terminás en su casa. Encima ni siquiera te gusta. No, ahora de repente te ves atraída por un tipo mucho más grande que vos que por poco podría ser tu padre. Y sin embargo cuando estás con él eso no te importa. Le acercás la cara y con con un hilito de voz le decís que tenés fiebre. Él apoya su mano en tu frente y dice "uhhh, ¿tomaste algo?" y después ves cómo lentamente la mano se aleja y lo único que querés es que ese instante se detenga por paro mundial.

Llegás a tu casa y el tipo de seguridad está dormido, como siempre. Lo extraño es que pueden ser las nueve de la noche y él ya está dormido. Nunca lo viste despierto excepto cuando siente el ruido de la llave y ahí se sobresalta y se levanta y va hacia la puerta, aunque vos ya hayas entrado, como queriendo compensar su falta.

Te olvidaste de comprar algo y salís a la calle. Te sentís fea, horrible, mirás cómo te observa la gente con cara de espanto. Encima en el momento menos indicado te encontrás con un flaco que te chapaste hace un tiempo. Al principio te hacés la boluda y mirás fijamente la vidriera de una lencería pero él igual te ve y te detiene. Por lo menos te invita al cine. Bah, en realidad la que lo invitó al cine fuiste vos.

Tenés un cajón lleno de entradas pero no tenés tiempo. Últimamente vivís a sandwiches y alfajores. Dicen que escribir es estirar el tiempo. Y no lo decís vos, lo dice Clarice Lispector.


Escribir es una maldición que salva. Es una maldición porque obliga y arrastra, como un vicio penoso del cual es imposible librarse. Y es una salvación porque salva el día que se vive y que nunca se entiende a menos que se escriba. No puedo escribir mientras estoy ansiosa, porque hago todo lo posible para que las horas pasen. Escribir es prolongar el tiempo, dividirlo en partículas de segundos, dando a cada una de ellas una vida insustituible.

Envidiás a las personas que cambian constantemente, que no pueden permanecer más de un año en un lugar, que son capaces de viajar con una mochila y dos remeras a cualquier parte del mundo y que no se aferran a ninguna cosa. En Greenwich, en un trazo, se oye el traqueteo del tren cada media hora.

viernes, junio 08, 2007

Ufa



Quería ir a ver esta película que me gusta mucho y nunca la vi en cine pero tengo que ir a trabajar. Snif, me conformaré releyendo Shiki Nagaoka: Una nariz de ficción en el viaje en subte.

Si es cuestión de sacar los trapitos al sol...

Conz me pasó la pelota así que supongo que me toca sincerarme un poco y hacer una lista de cosas sobre mi persona que quizás antes nadie sabía. En realidad soy muy mala para esto, como que me olvido de mis características, así que voy a poner lo que me acuerdo ahora. Por ejemplo:

- Soy extremadamente obsesiva y auto-exigente al punto de enfermarme. Somatizo todo, vivo todo como tragedia o comedia (depende el día). Suelo ponerme muy nerviosa y bajo de peso como una sardina. Soy ñoña, oh sí, siempre lo fui. Quiero ser perfecta y ganar en todo. No puedo parar, siempre me lleno de cosas para hacer y después me quejo porque no tengo tiempo libre. Soy insoportable.
- A veces tengo un trauma que consiste en tocar los objetos tres veces. Si toco algo con la mano izquierda después tengo que hacerlo también con la derecha y de nuevo con la izquierda. De lo contrario, siento que me voy a morir ahí mismo o algo así.
- Me da impresión ver a alguien fregando su mano contra una sábana.
- Un trauma de la infancia: el día que un pibe de 6to grado (yo tenía ocho masomenos) me ató los cordones de las dos zapatillas juntos mientras yo dormía en el transporte escolar y después me tropecé cuando me quise levantar.
- Jugué a las barbies y miré dibujitos hasta bastante tarde. Dejé de hacerlo el día que mi madre me vio mirando Cablín y me dijo "¿no estás un poco grande para ver dibujitos?" Maldita. Yo era tan feliz en mi mundo de fantasía. Me curtí de golpe.
- Por otro lado, tenía una devoción total por "Las tortugas ninja," en especial por Donatello. Tenía el acolchado, los comecordones, los posters, la velita de cumpleaños y todos los muñecos de las tortugas.
- De niña también me leí todos los libros habidos y por haber de Goosebumps y Sweet Valley (iack!).
- Tengo un amigo que es lesbiano.
- Me cae bien la gente que se viste tipo canadian tuxedo.
- Soy medio torpe (¿es que hay alguien en el planeta que afirme que no es torpe? Es como un trauma compartido o como un derecho humano, no sé).
- Soy medio voyeur. Me gusta mirar a los vecinos por la ventana y leo blogs compulsivamente (ver siguiente ítem).
- Mi sueño frutrado es ser detective. Tengo una colección de libros y consejos para ser detective y para detectar modus operandi y patrones de conducta criminal. Tengo una caja de cigarrillos que en verdad son unos binoculares. De chica les mandaba cartas escritas con jugo de limón a mis amigas que sólo se podían leer si les pasaban la plancha por arriba. En cuarto grado tuve mi propio grupo de espionaje y yo, por supuesto, era la jefa. Teníamos credenciales y todo. Íbamos a Mc Donalds y detectábamos asesinos en potencia. Definitivamente éste es mi lado más oscuro.
- Empecé a ir a la psicóloga a los cinco años. Parece que siempre estuve medio chapita.

Dubliners

Dos cosas:
1) ¿Acaso soy la única persona en el mundo que come banana con limón?
Bue, parece que sí.
2) ¿Hoy todo el mundo tiene tos o soy sólo yo? Porque el colectivo parecía una orquesta de catarros.

En Vilis se sabe que hay, en China, un adolescente que está comiendo papas fritas. El adolescente saca las papas de una bolsa de plástico.

... la ciudad hoy era como el escenario donde yo me imaginaba que transcurrían las historias de "Dublineses."

(el olor es como aspirar el aire que sale de un vaporizador)

miércoles, junio 06, 2007

Daffy Duck

What I need
Is good advice
Cooked on plates of ground meat
Rubber hands and silly friends
Pasted on my wall

Escuchar el cd completo "Feels" de A. Collective un miércoles a la noche como hoy, sola en tu casa, con todas las ventanas abiertas, sintiendo cómo entra el frío y evocando recuerdos puede provocar:

-confusión mental
-temblor
-vértigo
-disartria/ lenguaje entrecortado
-excitación
-hostilidad
-crisis convulsivas
-ideación suicida
-alucinaciones
-euforia
-depresión
-mareos
-alteración de la coordinación
-sedación
-visión borrosa
-sequedad en la boca
-hipertensión renovascular
-disminución del volumen plasmático
-aldosteronismo primario
-estenosis de la válvula aórtica y mistral
-cardiomopatía obstructiva hipertrófica
-intolerancia hereditaria a la fructosa

y les aseguro que no tengo idea de qué estoy hablando pero debe ser algo muy parecido a lo que me está pasando en este preciso instante.

Anoche tuve un sueño rarísimo

Soñé que me encontraba con tus padres en la puerta del teatro. Raro, porque a tus padres no los conozco.

Hoy a la mañana estaba revolviendo un placard mientras buscaba una remera y encontré el pañuelo rojo a lunares que usaba para los actos del 25 de mayo. "La vida es profunda y se agita y me posee, o es neta y dura y me resulta indiferente." Hoy nunca me desperté. Me pasé el día completamente dormida, pernoctando. No, nunca me desperté, "nunca" del verbo "nuncar" porque "no" es no, ¿entendiste?

No. No entiendo por qué "no" es no, porque para el caso también "sí" es sí y entonces sería un círculo vicioso.
¿Adónde querés llegar con todo esto?
(de mi libro personal: Cosas que hoy en día podría refutarles a mis padres).

Quería leer el libro de Alemián despacio porque es demasiado bueno pero fue imposible. Mis libros están llenos de marcas porque subrayo todo lo que me gusta y también doblo las hojas de manera estratégica para señalar las mejores partes.


¿Cuántos días puedo pasar sin hablar?
Sin poner la estufa. Sin comer algo caliente. Sin ordenar la casa. Sin escuchar los mensajes que se acumulan en el contestador. ¿Cuántos días más puedo pasar sin coger?
Sin pagar las cuentas de los servicios. Sin retomar los cuadernos. Sin definir mi situación en el trabajo.
¿Cuántos días puedo estar sin pensar? Sin leer los diarios. Sin ducharme. Sin llamar por teléfono a V.
Sin hundirme en la mierda.
Sin hundirme otra vez en la mierda, ¿cuántos días más puedo pasar sin lavarme las manos?
¿Hasta que vengan los profesores de piano y de baile, a buscar la plata de las clases que todadvía no les pagué? ¿Hasta que vaya a la feria a vender los juguetes de mis hijos? ¿Hasta que aprenda a escribir con los dedos, en las paredes?

cosas para hacer:
-cortarme el flequillo.

Siempre que me dan un volante por la calle lo acepto y después me siento mal porque a los dos pasos lo tiro. Pero si no lo acepto siento que soy una forra con esa pobre mujer que se pasa seis horas en la intemperie repartiendo papeles mientras que, claro,"la señorita se va a tomar un café con una amiga" (ponele) y toda esa sarta existencialista y solidaria. Pero en realidad es una paradoja porque no tiene salida: o soy una forra o soy una hipócrita. Y la verdad que no sé qué prefiero. Nunca fui buena para las matemáticas.

martes, junio 05, 2007

Buscá bien y no molestes

Esperamos al plomero pero nunca llega.
Hoy funciono con delay. Me pidieron una hebilla y no reaccioné sino hasta después de cinco minutos. Tampoco me avivé de que en la estación de subte de Callao el molinete estaba abierto y pasé mi subtecard igual.

Cuando mi amiga Celeste se pone en pedo grita "¡hagamos punto muerto!" en vez de decir "fondo blanco."

Me clavé una astilla en el dedo gordo del pie mientras ensayaba. Maxi tenía un kit de emergencia. Nos sentamos en un rincón del salón y me sacó la astilla con una pincita. Los demás se parararon alrededor nuestro en círculo y nos miraban.

Entré a un bar y me senté al lado de una mesa donde había una chica pelirroja que cada dos minutos acercaba su cara a la del novio (que estaba sentado enfrente) y le decía "hello" (pero así: jeloooooou) haciendo hincapié en la "o" mientras movía la mano derecha como haciéndole burla, como insisnuando que era retardado, como si el pobre pibe se lo mereciera.

-------------------------------------------Olor a garrapiñada

Mi mamá se va pero antes asoma la cabeza por la puerta y me dice: "Ana, por favor, hacé las cosas despacio." De golpe una frase tan simple desencadena una serie de pensamientos complejos. ¿Pero es un sueño? No. Esa frase no muestra nada. Podría decir que revuelve, sí, algo adentro, de forma muy sutil, pero sólo afirmaría esto si de golpe las circunstancias me obligaran a decir algo. Pero lo cierto es que no es nada y no se puede decir nada sobre el asunto. Porque tratar de imaginar la frase, de materializarla y darle consistencia, sería como intentar retener un puñado de arena en la mano sin que se escurriera por los dedos. Y si bien hay una posible interpretación, en este momento no creo que pueda servirme. Así que voy a dejar las cosas como están. Hay trozos de vida que son realmente inútiles.

Si tuviera una hija, la llamaría Fina.
En el verano perdí una ojota en una montaña de arena.
¿Quién se comió mis chocolates?
Hace dos días dejé de fumar y.
Si tuviera más confianza, también te diría "estúpida."

lunes, junio 04, 2007

Los escenarios y la gente

Festival de poessssía. Vino mi amiga Julia a casa y nos fuimos para allá. Estuvo muy bueno. Me compré muchos libritos de Eluísa cartonera (como dice Julia) y uno de Alemián que no conseguía en ningún lado.

Después nos fuimos al bar de M. donde estaba mi amigo N. (el franchute) con su novio y con Coco el vendedor de anillos y una vieja loca que hablaba de astrología vestida con boina, minifalda bordó, botas altas, los labios pintados de rojo y las cejas delineadas con lápiz marrón. "Qué raro vos rodeada de gente extraña," me dice Julia. En un momento llegó R., que no soporta a la astróloga, y con un impulso animal la agarró del cuello e intentó ahorcarla. Fue una escena digna del teatro griego del siglo de Pericles. La mujer le gritaba que era un analfabeto y el le decía que era una forra. Yo me cagaba de risa pero después me di cuenta que iba en serio y me preocupé un poco.

Al final nos fuimos del bar a lo de R. y la mujer se quedó ahí sola. Pobre. Cuando me subí al auto me la imaginaba llorando mientras las lágrimas le corrían el maquillaje y sintiéndose muy sola. Porque es obvio que esta mujer es consciente de que es un personaje y sigue alimentando esa imagen para no sentirse tan mal. Pero en verdad cada vez la angustia crece más y se siente más sola aún. Mi amigo R. se compró una rocola. Él es un gran coleccionista de cacharros, al igual que yo, pero a la enésima potencia. Por ejemplo, en la casa tiene:

-teléfono de Entel del año del pedo
-máquinas de escribir varias
-máquinas de coser
-proyector de super8
-proyector de diapositivas
-radio de los años '3o
-tocadiscos
-fotos de Eva Perón
-etc.

Nos pasamos toda la noche poniendo fichitas y escuchando discos en la rocola: Judy Garland, Ray Conniff, Dean Martin, The Platters, Django Reinhardt...

They said someday you'll find
All who love are blind
Oh, when your heart's on fire
You must realize
Smoke gets in your eyes

Lo mejor de la noche fue cuando el novio de N. se puso a bailar "Atmósfera pesada" imitando a Sandro. No vale que N. tenga novio. ¿Qué se debe hacer cuando una se siente atraída por su amigo gay? No sé. Después llamó T. que estaba a punto de ver a Juana Molina. ¿Qué hace Juana en NY? Aparte a T. no le gusta. A mi sí me gusta. La música no tanto pero la flaca es una ídola y Juana y sus hermanas fue y será uno de mis programas preferidos. Pero bueno, T. va a ver cualquier cosa que se relacione con Buenos Aires. (Odio escribir los nombres de mis amigos con iniciales como si yo fuera una superestrella cuya identidad debe ser resguardada pero bueno, ya fue, quiero sentirme una diva).



El domingo me levanté temprano y fui a votar. La mesa estaba casi vacía, hice rapidísimo. Cuando dije mi apellido, las señoras insistieron en que "mi hermana" estaba buscándome. "Pero yo soy hija única," les decía y ellas que no, que no, que mi hermana había estado preguntando por mí. Justo ayer R. me decía que tenía que abandonar mi apellido y ponerme uno ruso que termine con -ich.

Después de votar me fui al laburo, que estaba todo revolucionado por las elecciones. Me fui contenta porque me elogiaron el trabajo diciendo que había hecho una tarea superlativa. Lo malo fue que me tomé el colectivo con uno de mis superiores y tuve que sacar charla forzada sobre el clima, el país, el turismo, los hijos, la vida. Llegué a mi casa a la 1am. y no me pude dormir sino hasta las 4. Me colgué pensando en que estaba en un momento de transición pero que no sé bien hacia dónde va. Es feo eso de sentir que estás en la mitad de algo, que estás haciendo todo lo que siempre quisiste y sin embargo no estás seguro de si estás bien o si (como dice el tarado de Majul) "sos feliz." Después me pongo mal porque es todo tan injusto; el tema de la distancia se me hace cada vez más insoportable: eso de necesitarlo y que no esté y que aparezca el agujero en un punto entre el ombligo y el cuello y el vacío y la angustia y todo eso. Pero bueno, yo no quiero más este estado de trance en el que estoy desde hace meses. Espero que termine rápido porque mi psicóloga me viene insistiendo desde hace bastante con que vaya dos veces por semana y yo siento que me está currando.

viernes, junio 01, 2007

Destino circular

Querido diario:

...

Ah, no. Cierto que esto no era mi diario íntimo.


¿O sí?

I won't share you

I want the freedom and I want the guile
Oh, life tends to come and go
As long as you know.

Tengo frío. Me pongo los auriculares sólo para que me tapen las orejas. Antes estaba escuchando a Duke Ellington. Después al mp3 se le acabó la pila y yo seguí con los auriculares puestos igual. Cuando llegué a la facultad, una hora tarde, estaba la profesora explicando tácticas para el escamoteo en el supermercado y en los negocios. Por ejemplo: te hacés una lista para no gastar de más, te comprás una campera que combine con todo y escondés las pilas en una caja de cereales para no pagarlas. Igual me cuesta seguirle el hilo a esa clase porque la profesora es igual a Mick Jagger y me distrae.
Yo llegué y me senté en el único asiento libre. No me sorprendió tanto que hubiera una chica sentada en el piso sino hasta que llegó el ayudante de cátedra (que había ido al baño) y me percaté de que le acababa de cagar el lugar. Cuando quise dejar que se sentara en su silla, él no quiso y se quedó parado. Bah, se hizo el caballero, porque en el fondo me quería matar seguro. Encima me había olvidado la birome y le tuve que pedir una a él porque era la única persona que tenía cerca. Después se la rompí por jugar con la trabita. Quise arreglarla disimuladamente pero no hubo caso. En fin, si tengo un punto menos en el próximo parcial ya sabré a qué se debe.

Me mandó un mail una amiga que festeja hoy su cumpleaños. Si hay algo que odio del trabajo en la redacción son los horarios que van a contramano del mundo. Hace un año exactamente esta misma amiga hizo una fiesta y como yo llegué temprano al lugar me fui con M. a un bar donde Lucho Avilés estaba festejando su cumpleaños.

En otro orden de las cosas, no sé qué me pasa, no tengo ganas de salir con nadie. Me manda un mensaje Nacho: "¿viste que rápido llega el desengaño, Ana?" Pobre. El pibe se piensa que es Jaime Sabines. Y eso no está bueno. En realidad, me dan ganas de salir con él sólo para sacarle una foto. Y después armar un álbum. Un día lo voy a hacer en serio. Después les mostraré las fotos a mis nietos y las veremos comiendo galletitas de avena. Mientras tanto hago lo que toda persona que se siente un poco solitaria debería hacer: releer "The Catcher in the Rye" (o leerlo por primera vez en su defecto).

"Among other things, you'll find that you're not the first person who was ever confused and frightened and even sickened by human behavior. You're by no means alone on that score, you'll be excited and stimulated to know. Many, many men have been just as troubled morally and spiritually as you are right now. Happily, some of them kept records of their troubles. You'll learn from them - if you want to. Just as someday, if you have something to offer, someone will learn something from you. It's a beautiful reciprocal arrangement. And it isn't education. It's history. It's poetry."

Estoy hecha una boluda últimamente. Me parece que es porque hace poco me acordé de que nunca pude hacer la medialuna. Puedo hacer todo tipo de acrobacias y bailarte todo lo que se te antoje pero no me pidas que te haga la medialuna porque me sale cualquier cosa. Bah, no es que no me sale: no me animo directamente. Porque la vertical contra la pared la hago sin problemas pero mi tema es con la medialuna. En realidad tengo las muñecas muy flaquitas y eso me da un poco de impresión y me duele. Pero bueno: no es excusa. De chica siempre miraba a mis compañeras dando volteretas libremente y yo me moría de ganas de hacerlo. Pero no podía, no sé. Tenía un miedo tremendo a todo el asunto de quedar cabeza abajo sin nada que me sostuviera. Y no me pasaba sólo con la medialuna sino con todo. Medio que todavía me sigue pasando.

Gataflorismos:
Me despierto a las 8am y en el celular hay una invasión de mensajes de una compañera.
-Ana, me duele la garganta, no voy hoy a clase.
-Ana, pedile al profesor que te entregue mi trabajo.
-Ah, preguntale al chabón si me puede conseguir la entrevista pero para el martes porque el lunes no voy a estar.
-Ana, no me lleves la carpeta.
-¿A la noche hacés algo, Ana?
-Al final sí voy.