martes, julio 31, 2007

Escenas de la vida moderna

Viejita en el ascensor: ¡Qué frío!
Yo: (haciéndome la gaucha) Sí, 'ta fresco pa' chomba.
Viejita: (levantando el bastón) ¡'Ta fresco pa' culear en can-can!

Los vecinos vienen cada día más zarpados. Las abuelas también. Mis amigas de la secundaria están peor todavía. Estoy manteniendo una conversación simultánea con cinco de ellas y, mas allá de que no puedo seguir el hilo por la cantidad de mensajes por segundo, lo único que veo son emoticones porno y frases como "comer pija", "tragátela sin chistar", "puta", "trola", "pija de bajistas", "te la tragás bien tragada", "rompeme el orto", "vaselina", "the film zone", "verga", "de cualquier tamaño", "perra" y "no le hacés asco" cada dos renglones.


El otro día, también, fuimos a un asado en lo de Gabi y a los cinco minutos ya se había organizado un juego para ver quién le tocaba la pija a su perro Gran Danés. Siento que tengo quince años de nuevo. ¿Acaso fui a colegio de monjas y no me avisaron? Y si ahora estamos así, ¿qué nos queda para las despedidas de solteras? ¿Y para el casamiento? ¿Será muy pesimista entrar con el tema "Love will tear us apart" en mi fiesta? ¿O será mejor, tal vez, entrar con "Soul love" de Bowie? ¿Podré usar guantes negros largos hasta la altura de la vacuna BCG? ¿Poseeré, para ese entonces, una cigarrera plateada? ¿Existirá un servicio de hologramas para entretener a los invitados más lelos y sacar a bailar a los más atrevidos? ¿Mi marido aceptará que la torta de bodas sea una chocotorta?

Además me acabo de percatar de que cuando mi madre toma unas copas de más (en vez de simplemente "mojarse los labios") se ríe igual a Mirta Busnelli. Qué feo.

PD: Mi amiga me escribe desde la tierra de la quena y la quebrada para decirme que viajó 23 horas en un micro donde vendían sandwiches de pollo a la provenzal mientras ella estaba tirada en el asiento con fiebre y faringitis (y a punto de que la visite Andrews, lo cual parece que hizo toda la situación un poquito más embarazosa). Me cuenta que siguió mi ejemplo y la dejaron elegir las películas. Llegó a la noche y fue a un boliche en el que había strippers jujeñois. Al día siguiente parece que se apunó y por poco se le salen los ojos debido a la alta presión (lo cual, por su tamaño, habría sido peligroso para la humanidad). Pero dice que todo fue rápidamente resuelto con un supercocktail de pastillas de ajo y un Ibupirac, la solución a todos los males. Bueno y después sigue su crónica de viaje norteño y termina diciendo que lo único que lamenta es no poder estar acá para ver la película de Los Simpsons. En estos momentos me gustaría estar de vacaciones. Y matarla.

lunes, julio 30, 2007

Sube y baja

I'm the dog that ate
your birthday cake

it's a won-der-ful life
it's a won-der-ful life
it's a won-der-ful life


Mi lista de mp3 en este momento se alterna entre dos temas que provocan un efecto contradictorio en mi estado de ánimo: "It's a wonderful life" de Sparklehorse y "My little corner of the world". Paso de la melancolía absoluta del primer tema a la sonrisa de costado que me provoca el último, tan equilibradamente cursi. En este momento, también, tengo los dientes verdes de tanto tomar mate. Me encanta tomar mate pero odio que te destiña los dientes. Con el vino me pasa lo mismo, termino siempre con una línea bordó en los labios. Y como eso no me gusta después voy al baño y me limpio con cualquier cosa. Por ejemplo: con la manga blanca de la bata del dueño de casa como hice el otro día en un descuido. Pero bueno, no sabía lo que hacía, estaba fuera de mí.
Bah, ¿cómo es estar fuera de sí? ¿Es como elevarse y verse interactuando desde afuera? Porque si es así yo quiero estar más seguido fuera de mí. Pero si estar fuera de sí es hacer pelotudeces como limpiarse el vino con una bata de baño y, encima, tener el tupé de contarlo en este espacio como si fuera terapia de grupo, no estoy segura de si quiero estar en ese estado. Lo voy a meditar a la noche. La excepción sería que me enganche otra vez con una película como ésta por I-Sat. Entonces no meditaría nada y después tendría pesadillas. No sé, la habré visto por lo menos dos veces este año. Tiene algo en el argumento que me atrapa, además de Vincent, pero no tengo ganas de explicarlo. Así que en el interín* voy a seguir meditando cosas con la almohada o alquilando películas con la cuenta de mi ex novio.
Lo peor es que no las pago.

* "Interín"... qué buen nombre para un cobayo.

The question is,
have I learned anything about life?

Only that human beings
are divided into mind and body.

The mind embraces all the nobler
aspirations, like poetry and philosophy,
but the body has all the fun.

The important thing, I think,
is not to be bitter.

You know, if it turns out that there
is a God, I don't think that he's evil.

I think the worst you can say about him
is that basically he's an underachiever.

After all, you know,
there are worse things in life than death.

If you've ever spent an evening
with an insurance salesman,
you know exactly what I mean.

The key here, I think,
is to not think of death as an end,
but think of it more as a very effective
way of cutting down on your expenses.

Regarding love...
You know, what can you say?

It's not the quantity
of your sexual relations that count.
It's the quality.

On the other hand, if the quantity
drops below once every eight months,
I would definitely look into it.

Well, that's about it for me, folks.

Goodbye.


Post Data:
1) Este blog se está convirtiendo en un mausoleo verbal pero "de en serio".
2) Si no vieron la película jódanse porque acabo de postear el final.

Bevete piú latte

Vamos al teatro a ver a un amigo que actúa. Salimos, comemos por el Abasto, planeamos un viaje a algún lugar lejos, soñamos lo imposible, volvemos a casa, ponemos el tocadiscos, cantamos: Adiós muchachos compañeros de mi vida, barra querida de aquellos tiempos, me toca a mí hoy emprender la retirada, debo alejarme de mi buena muchachada. Filmamos un video con la voz de Eydie Gormé de fondo y me importas tú y tú y nadie más que tú. Me cuenta de su amiga que ahora vive en Rusia y trabaja para el servicio de inteligencia. Sí, parece una locura pero es así. El padre es francés y la madre es de Sri Lanka. El apellido de ella, traducido, significa "riesgo." Y con todo dice que le hace acordar a mí. "Yo quiego ig a drusia," me dice. Yo también quiero ir. Cambiando un poco de tema descubrí el motivo por el cual me llevo mal con la dermatóloga: no soporto la palabra "cutis."

y para hacer este post más bizarro todavía pongo un link a este tema.

sábado, julio 28, 2007

profase metafase anafase telofase

Made myself a sandwich
Put it in my hatchback
A "psychoanalyst"
"So we try" empty heart


Quiero dejar de ir a la psicóloga pero no sé cómo planteárselo. Por otro lado, cada vez que me repito a mí misma "hoy le digo" siempre me pasa algo y siento que nunca podré dejarla. Pucha que es jodido. Al final cuesta más trabajo mental dejarla que cualquier otra cosa. No sé, a lo mejor soy yo que soy medio complicada. Complicated. Qué tema de mierda. Yadda dadda blah blah. Me aburre. Todo me aburre. Me canso muy rápido de las cosas.

Pusieron un semáforo nuevo cerca de mi casa y me quedé pensando en eso de que ahora la gente va a tener que detenerse obligatoriamente ahí porque una luz roja así lo indica. Van a pasar miles de cosas que antes no hubieran sucedido porque las personas no se habrían visto forzadas a esperar ahí durante dos o tres minutos.

A todo esto, acabo de encontrar, mientras revolvía los cajones del cuarto, mi agenda de los catorce años. Me fijé qué había hecho en ese entonces para esta misma fecha y descubrí que había tenido una jornada extremadamente menemista que incluyó: ir a jugar al bowling, ir al cine a ver una película de Disney, ir a Hard Rock Café a comer y después quedarme a dormir en lo de una amiga. Esa noche inventamos un himno a Jean Valjean con la melodía de la Marseillaise que se titulaba: "Su lucha rige en mi vida."

Te das cuenta de que ya no sos la niña despreocupada de antes cuando cada vez que te vas de viaje volvés (v-v-v-v) con regalos para todas tus amigas, entre los cuales hay:
- velas (o portavelas en su defecto)
- caracoles que digan "Recuerdo de ____"
- sales aromáticas
- fragancias de vainilla
- sahumerios
- jabones con olores cítricos
- colgantes contra el mal de ojo
- bombones de licor y fruta

de más está aclarar que todavía no ingresé en esa etapa.

Sexy sadie



Soñé con las Vivian Girls

viernes, julio 27, 2007

Svefn-G-Englar

El lunes me llamó un amigo de T, llamémoslo Yevgueni, para invitarme a su cumpleaños. Tenía ganas de ir porque hacía mucho que no lo veía pero no estaba del todo segura de qué hacer porque no quería revolver la mierda. Cada vez que decido ponerle un punto final a toda la historia me empiezo a encontrar con todos sus amigos y así se vuelve un círculo vicioso.

Le pedí a Julia que me acompañara pero tenía que hacer cinco horas de tiempo en la capital hasta que yo saliera del trabajo y al final decidí ir sola. ¿Es que no tenía nadie que me acompañara? Sí, es más, justo dos amigas me habían llamado para salir pero, no sé, a veces me gusta estar sola conmigo misma y volverme a la hora que yo quiero y todo eso.
Salí del trabajo, entonces, y me fui a la casa donde Yevgueni hacía la fiesta (nota: no sé de dónde saco estos apodos).

La fiesta era en un jardín de invierno en el medio de un estudio lleno de plantas y enredaderas en las paredes. Ahí estaban los amigos de Yevgueni:
- artistas plásticos
- fotógrafos
- actores jóvenes
- astrólogas
- un escultor que me ofrecía irme con él de viaje por el mundo porque decía que yo era muy fina y desenvuelta para mi edad
- etc.


Había varios conocidos así que me puse a charlar con ellos. Yevgueni (fotógrafo) se puso a proyectar unas imágenes de sus allegados en la pantalla que por poco me hacen levantar e irme llorando mientras en mi imaginación sonaba de fondo "You were always on my mind" cantada por Elvis Presley. El tema es que este pibe, Yevgueni, al igual que todos los amigos gays de T, tiene una devoción rara hacia él.

Mi amigo R, por otra parte, se compró un perro hace tres semanas y lo tuvo que devolver porque no podía cuidarlo. R sufre del síndrome de hombre de casi cuarenta con carencia de afecto que aloja jóvenes en su casa para aliviar el peso de su existencia (Emmanuel Lévinas). Me quedé hablando con él casi toda la noche, sobre la vida en general y sobre T: sus problemas, su falta de afecto, sus adicciones, su todo, saber que se va por el camino equivocado y estar lejos y no poder hacer nada. O la impotencia de que el otro no te escuche y verlo débil e inseguro y a punto de caer en cualquier cosa. R se va a visitarlo ahora en dos meses y dice que a lo mejor no vuelve. No sé, yo tengo un presentimiento muy feo con respecto a eso.

Cosas bizarras: en un momento de la noche me encontré charlando con ella (?) que me decía que su sueño era vivir en Brasil, cerca de Río, y andar en bicicleta al levantarse. Después me contó de Alemania, de Costa Rica, de sus viajes por el mundo. En fin: raro. Creo que esa noche Dios se equivocó y en vez de poner el tape de mi vida puso una película de Almodóvar.

En otro momento apareció una francesa que quería ser modelo de Playboy. Se me puso a hablar y yo para ese entonces no entendía nada. Había fumado y me había pegado como la mierda, como hacía mucho que no me pasaba. Pensé que podía deberse a: 1) la cantidad de alcohol ingerido 2) mi estado mental. La cabeza me carburaba a mil revoluciones por segundo. La francesa me hablaba sin parar y yo ni le contestaba. Después me puse a hacer boludeces, como leer frases de Pascal e inventar traducciones. Al final me fui al jardín a tomar aire y se me acercó un flaco que decía ser jardinero y me daba lecciones de horticultura. Y ahí, en ese preciso instante, dije "permiso, voy al baño", fui a buscar mis cosas y me las tomé. Así sin saludar a nadie: atravesé el jardín, abrí la puerta, la cerré de un portazo, escuché cómo del otro lado caían las llaves al piso y me fui. Me subí a un taxi en el que se escuchaba que la operadora hablaba por radio con otro tachero y él le contaba los problemas que tenía con su mujer mientras ella le daba consejos de vida. La onda verde de los semáforos de Córdoba me producía una sensación parecida a la de estar en una montaña rusa. En mi cabeza sonaba Svefn-g-englar sin parar.

miércoles, julio 25, 2007

Dios, lo amo

La pesca de la rémora

Las abejas reina "lavan el cerebro" de las obreras para dominarlas mediante una sustancia química que expelen y que actúa directamente en los cerebros, bloqueando su capacidad para descubrir y evitar peligros. Las obreras, el resto de las abejas hembras, no se reproducen, y atienden a la reina.
El descubrimiento llevará a un mejor entendimiento del cerebro de las abejas y, a la larga, de los humanos. En otro estudio, investigadores de Cornell University hallaron que las abejas reina son promiscuas: se aparean con muchos machos porque la diversidad genética resultante mejora la supervivencia de una colonia.

Noche de Trivial de Disney y por suerte tengo amigas que me acompañan en el sentimiento. Esto de empezar las vacaciones me vino muy bien, en especial porque tenía una sobredosis de partido obrero en la forma de ordenar mis pensamientos y la voz de mi profesor constantemente en el oído diciendo: "Acá son todos ratones porque las sillas son una mierda." Anoche, en el medio del juego, apareció una infiltrada. Nadie sabía bien por qué había venido pero nadie se animaba, tampoco, a preguntarle. La infiltrada no había visto nunca Wayne's World ni Rocky. No conocía la serie Padre de familia ni el canal VH1. En un momento empezó a hablar de una película y confundió a Mel Gibson con Bruce Lee. Era realmente siniestra.

Una de mis amigas volvió de Salzburgo, donde hizo el tour de "La novicia rebelde." Las anécdotas eran muy graciosas, parece que fueron en un micro donde viajaban durante tres horas con el soundtrack de la película al mango mientras iban parando en todos los lugares donde se habían filmado escenas. Pobre mi amiga, se quería matar, rodeada de rubias yankees que decían "Go Harvard!" y se ponían a hacer el bailecito de "Bring it On" (I'm sexy, I'm cute! I'm popular to boot! I'm bitchin', great hair! The boys all love to stare!). Dios, lo peor es que un día me lo voy a aprender. Igual era evidente que el tour iba a ser algo así. Pero bueno, confieso que si yo hubiera estado en su lugar también lo habría hecho. Todavía tengo la película grabada y de chica me gustaba imitar a Liesl von Trapp cuando saltaba de un lado a otro en el jardín empapada por la lluvia. De todas formas, me consuela saber que yo no era la única. Todas y todos lo hicieron alguna vez. Sí, todos. Es un clisé.

En otro orden de las cosas, me invitaron unos amigos a José Ignacio para que vaya con mi amiga Nat pero todavía estoy meditando mi decisión. Las opciones se dividen entre: a) ir a tumbarme a la bartola, ejercer la función de groupie de la banda, rodearme de estupefacientes y que termine todo en una gran orgía. b) no tomarme vacaciones, quedarme acá, aceptar aquella propuesta laboral que tanto busqué, tratar mi alergia hacia los gatos con un homeópata y confirmar una vez más mi adicción al trabajo y al mate cocido. Es obvio que voy a elegir la segunda opción porque, como me dijo un amigo la otra vez, estoy hecha una señora.

Mi amiga Laura fue hace poco a ver teatro de revista con el novio y su abuela, que les regaló las entradas. Yo quiero una abuela así. Otra amiga se va de vacaciones a la casa de un jujeño. "Y tu novio, ¿qué dice?", le pregunto. "No sabe," me responde. Ah, perra.... encima me salta con definiciones de estudiante de derecho y dice que mentir no es lo mismo que ocultar la verdad.

Otra me cuenta que su novio la encerró en la casa y no la dejaba salir. A mí también me lo hicieron una vez. Es lo peor, la sensación de impotencia de estar encerrada en un quinto piso y no poder irte. Fue una noche, en el verano, cuando volvíamos con él (novio de turno con serios problemas) de una despedida. El pibe se piró mal y se tiró en la cama y no reaccionaba. Yo me tenía que ir y él no me daba las llaves. Se agarraba de la almohada y apretaba la cara contra las sábanas. Yo no sabía qué hacer. Me deseperé, me puse a llorar, le empecé a pegar pero él no me dejaba salir. Después me puse a golpear la puerta pero llegó un punto en el que me paralicé y ya no sabía cómo reaccionar. Fue horrible. Por suerte ya pasó. Ahora me preocupan cosas intrascendentes como mi obsesión por conservar olores en cajitas o cómo convertirme en un mosquito para poder espiar personas. No me preocupa más, en cambio, mi obsesión por las noticias policiales y mi devoción fetiche hacia el diario "Crónica." No, ya no me importa. Es más, lo tengo bastante asumido.

His father was a drinker and his mother cried in bed
Folding John Wayne's t-shirts when the swingset hit his head
The neighbors they adored him
For his humor and his conversation
Look underneath the house there
Find the few living things, rotting fast, in their sleep
Oh the dead
27 people
Even more, they were boys, with their cars, summer jobs
Oh my God
Are you one of them?
He dressed up like a clown for them
With his face paint white and red
And on his best behavior
In a dark room on the bed he kissed them all
He'd kill ten thousand people
With a slight of his hand, running far, running fast to the dead
He took off all their clothes for them
He put a cloth on their lips, quiet hands, quiet kiss on the mouth
And in my best behavior
I am really just like him
Look beneath the floor boards
For the secrets I have hid


domingo, julio 22, 2007

91

91 textos
91 hipótesis diferentes
91 planteos
91 diferencias
91 puntos de contacto

(semanas de encierro en mi casa, contracturas, ingestión descontrolada de alimentos e infusiones varias, etc.)

en estos momentos me pregunto si realmente vale la pena el esfuerzo. y todo para que a último momento decida no rendir porque no llego y porque no acepto menos de un nueve en ese final. bueno, así con todo. y acá sale la monica geller que hay en mí, que no se banca hacer nada mal y quiere que le salga todo perfecto. lo peor es que la exigencia no es sólo conmigo misma: soy igual para con los demás. ni te cuento si tuviera un marido, ponele. o mis futuros hijos, pobres criaturas. pero bueno, hoy me despierto con la tristeza de quien comprueba que es verdad eso de que "todo no se puede" y que en algún momento voy a tener que quedarme con una de mis vocaciones y abocar todas mis energías a eso.
encima después me sale todo como el culo y me paralizo. o directamente mando todo al carajo y me voy a una peña creyéndome Eulogia Tapia, tomo demasiado vino y al día siguiente no me puedo levantar o, peor aún, me levanto al grito de "¡¿cómo llegó esto acá?!"
o, peor que peor aún, termino en la casa de mi ex novio para que me resuelva la crisis vocacional.
hoy no soy más que el estereotipo de una hija única de clase media (o "clase media estúpida" como diría Mafalda).

*
Sábado. 3am. Hall de mi edificio.

Señor de seguridad: Buenas noches.
Yo: Hola, buenas noches.
Señor: (tose) ¿Y...? ¿Cuándo nos mudamos con el novio?
Yo: ¿Qué?
Señor: Tu novio, el francesito.
Yo: No pero no es mi novio, es mi amigo.
Señor: Ah (risas) ... ahora le dicen "amigo."
(llega el ascensor)
Yo: Sí, buenas noches.

(y así fue como me comí la última porción de torta que encontré en la heladera. mi autoestima va a empezar a juntar firmas para callar a ese hombre.)

PD: Con este post doy cierre a esta serie de anécdotas asquerosamente sexandthecityenses que tuvieron su punto cúlmine cuando el otro día casi me atropella un taxi en la esquina de honduras y bulnes. como el peatón tiene derecho de paso, yo me planté frente al auto y le empecé a gritar. entonces el tipo, muy relajado y con un tono de voz igual al de Darín, me dijo: "shhh... putita."

mis amigos todavía me siguen jodiendo. a mí en el momento me agarró bronca pero después decidí apadrinar la frase y ahora callo a cualquier mujer que se me cruza por el camino con un "shh... pu-ti-ta".
(igual peor es mi amiga Julia, a quien hace más de dos años le dije que la película "El abrazo partido" se trataba de un tipo que se había quedado sin un brazo en la guerra y al día de hoy se la sigue creyendo)

sábado, julio 21, 2007

Carolina en mi mente

El otro día me pasó algo muy raro. Estaba en una fiesta bailando y se me acercó a chamuyar un flaco bastante pesado que no me dejaba en paz. La conversación que mantuvimos fue la siguiente:

Él: ¿Vos le darías el nombre de "nieve" a eso que cayó el otro día?
Yo: ¿Eh?
Él: Pregunté si creés en esa "nieve" que cayó el otro día (haciendo el gesto de comillas con los dedos cada vez que decía la palabra "nieve").
Yo: Nó sé, sí. (mientras seguía bailando para que el flaco se alejara)
Él: A ver, ¿cómo sabés? ¿Acaso tenés "nieve" guardada en la heladera?
Yo: Ajá.
Él: A mí me cuesta creer.
Yo: ¿Pero vos qué te creés que era? ¿Semen de Dios?
Él: Es difícil de creer. Yo fui a Plaza de Mayo a ver si era nieve o no. ¿Sabés qué? Los ricos la negaban, los pobres creían. Yo la niego: ya no creo en milagros (acompañando todo con las manos como si fuera el pastor Giménez).
Yo: ....
Él: ¡Basta de circunloquios! (y me toma las manos invitándome a bailar)

Y ahí, en ese preciso instante en que yo me imaginé que iba a tener que salir del bar corriendo seguida por ese hereje, apareció un flaco de la nada que dijo en tono grave "dejala, no la molestes" y le dio un empujoncito en el hombro al otro. Acto seguido, el predicador se alejó sin chistar. Pero eso no es lo relevante. Lo importante es que este justiciero que apareció de la nada era físicamente igual a Tinelli. Al principio esto me causó repulsión pero después le di las gracias y él se alejó, probablemente en busca de una nueva chica en apuros a quien salvar. Yo seguí bailando tranquila y no volví a cruzarme con ninguno de los dos flacos en toda la noche pero me quedé pensando en eso de que el Señor obra a través de caminos rarísimos y que quizás, quién te dice, ese ángel que supuestamente todos tenemos en realidad no es más que un pseudo-Tinelli.

PD: Esa noche soñé que iba a practicar natación a una pileta olímpica que estaba en el medio de la estación Constitución y usaba una malla entera azul, un gorro de silicona marca speedo y un par de antiparras negras.

viernes, julio 20, 2007

Malas compañías

Mis amigos son unos atorrantes
se exhiben sin pudor, beben a morro,
se pasan las consignas por el forro


1) En la puerta de The Roxy un viernes a la noche mientras esperaba a mis amigas con la cordobesa hace unos años:
(al unísono)
Ella: ¡Mirá esos tres aparatos!
Yo: ¡Ahí vienen las chicas!

2) Mi amiga Celeste en la entrada de Crobar con sus amigas de la secundaria:
Amiga de Celeste: Bueno, si vos pensabas que estabas mal vestida, mirá esa mina de rastas. ¡Qué zaparrastrosa! No podés venir así...
Celeste: Es una de las mejores amigas de Ana.

3) Llamado de mi abuela:
Abuela: ¡Feliz día de la amiga, Laurita!
Yo: (?) Mmm...gracias abu.
Ella: Bueno, te mando un beso: uno de la abuela y ¡otro de la amiga!

y así sin más me retiro al asado.

Update

Vino el médico a casa. Era un hombre altísimo de piel oscura que usaba unos anteojos de marco dorado y tres cadenas de oro. Tenía puesto un perfume muy fuerte y en el bolsillo del saco guardaba una birome dorada que utilizaba para firmar recetas y certificados. No paraba de hablar de revistas yankees que desmetían los efectos del redoxon y del vic vaporub. Me recomendó un descongestivo que, según él, es el que le dan a los astronautas en la NASA. Antes de irse me cagó a pedos por auto-medicarme y me recomedó que tomara más de lo que él llamaba "vitamina O" o "vitamima olla." En una palabra, lo que me dijo fue que comiera más frutas y verduras.

fin.

bueno. tarde pero seguro. he aquí mi mausoleo verbal.

Dijo una psicóloga recién en la farmacia: "Ana es brillante pero tiene que aprender a controlar sus emociones."

¡Detengan el mundo que me quiero bajar!

Contesto mails del día del amigo y recibo algunos llamados. Esto de estar convaleciente no me gusta nada. Me hace mal detener todas mis actividades y siento que soy una buena para nada. Cuando uno se enferma cree que nunca más va a poder hacer todas las cosas que solía hacer antes. Pero luego se recupera y vuelve a hacerlas hasta que nuevamente cae enfermo y así. Como no estoy yendo al trabajo y mirar tele no me gusta aprovecho para:

- escribir (mi último fetiche: cuentos infantiles)
- armar un ciclo de Cronenberg
- chequear mail compulsivamente
- escuchar "Stranger in Paradise" una y otra vez
- estudiar (a veces)

Quiero tener un marido que se llame Harry tan sólo para poder enojarme con él, que él también se enoje, luego que me deje de hablar y entonces gritarle (con un vestido a lunares, zapatos rojos, ruleros y acompañando la frase con gestos exagerados): "Oh, talk to me, Harry!"

Nota al pie 1: En realidad sería más fácil hacer "como si" tuviera un marido que se llamara Harry y construir la escena con un José Luis cualquiera y después representarla.
(sub-nota: ¿cuál es el equivalente de Harry en español?)

Nota al pie 2: Lo que sería más fácil, en verdad, es primero tener un novio en serio (y digo "en serio" porque últimamente son todos de juguete y después me hacen tener pesadillas con Kens gigantes).

Nota al pie 3: Este post es tan boludo que voy a tener que poner material extra para compensar, así que agregaré una suerte de apéndice.

Apéndice

Frases graciosas a través de las cuales algunas personas llegaron a mi blog:

- Tengo mucha tos y picazón en la garganta
- Poema para una dulce señorita cumpleañera
- Letra de la canción paparapapa carlos I love banda
- Amo llevar argollas gigantes en las orejas
- Kerastase todos los rituales
- Preparar comida para bebés
- Cuack
- Cosas que sirvan de consolador
- Me puse cachonda
- El sentido de la vida

(esta última me pareció la mejor. es más, estoy casi segura de que esa persona efectivamente encontró el sentido de su vida en mi blog)

jueves, julio 19, 2007

Traductores automáticos II

Mis respuestas*
(parece la correspondencia que se enviaban mis abuelos)


Leí su carta ayer. Todo es oscuro sin usted. Yo fui dar un paseo y empecé vista que alguien silbaba y decía las cosas como "lindaaa de holaa", "vaaa de te de como" y eché una mirada alrededor pero la calle fue vacía. Luego averigüé que fui un loro. Yo nunca lo había visto antes. Fue gran, usted no puede imaginarse las cosas dijo. ¿Qué hizo usted por sus cumpleaños? ¿Le invitó su amigo para una bebida? ¿Fue la exposición demasiado mala? Ahora usted es 24. Los pares están bien. Las rodillas están en las rodillas que mis ojos están en mis ojos.


A propósito, yo di una fiesta anoche porque un amigo se graduaba y ellos jugaron las canciones tales como "Un gasolina de la de gusta de le de ella", "Suavementeee" y "asesino de Bombón". Fue gran, bailábamos con mis amigos entre ancianos que fueron emocionados también acerca de la música.

Yo refugio y no reflexionar acerca de algo desde que usted se marchó. Eso chupa. No he dormido durante días y realmente necesito a. Yo soy atemorizada parar las cosas que hacen causa que sepa que seré apenado realmente, así que tengo los chorros repentinos de la tristeza en autobuses y calles vacías.

El paréntesis: descubrí recientemente que ese Louise realizaba en una película que adoro donde ellos narran historias diferentes y hay algún baile moderno también. Por supuesto, no podría ser cualquier otra manera: el Chico Olmi es el actor principal.

¿Fue usted a Chicago? Lo sintió de oír que su tía se había muerto en el coche que va al aeropuerto. Su familia debe estar realmente triste. Pero usted tiene todavía a un abuelo que llama usted Richard. Tengo a un amigo cuya abuela pierde. Todos comían asado y ella desapareció de repente sin la partida de un vestigio. Yo no podría ayudar reír cuando ella dijo mí esto, imaginándose a una anciana perdida en la ciudad. Todo en total, yo soy una persona muy mala.

El vuelo del avión cuando vine aquí estuve atroz. Tuve el peor asiento porque el vuelo fue sobrecontratado. Un anciano se sentó luego a mí y no pararía hablar acerca de su hija. El pensó que él fue fresco porque él había trabajado con algunos famosos dj. Su hija fue una chica alta y gorda de 15 años de edad que preguntaba lo que una tarjeta de Identificación fue cuando yo la vi.

le echo de menos tanto siento que voy a hacerme pedazos
envío mi amor,
Ana

Otro:

Oye allí. En este momento, usted debe leer probablemente estas palabras en algún rincón de su casa vacía. Quizá usted está en la sala de recibo, junto a una calentadora mientras yo aquí en el dormitorio con el ventilador en, la música que juega calladamente y todas las ventanas abren. Quiero imaginar que esta carta viaja una manera larga alcanzarle, así que ahora que finalmente hizo, yo soy contento el cartero no entiende mal mi escritura o algo horrible sucedió. Es finalmente en sus manos. Pero, otra vez, quizás yaciendo en la basura porque cayó del avión tan en que embala espero que alguien lo encuentre un día y A) lo mantiene para sus nietos B) enciende un fuego bueno con los papeles.

Este lugar está como en ''Es un pequeño mundo'' o un anuncio de ''los colores Unidos de Benetton'' todo el tiempo. Hay personas de países diferentes y ellos andan descalzo por las calles de tal manera cree que ellos están a punto de empezar cantar como si ellos estuvieran en una película de la etapa de oro de Hollywood. Los ciudadanos son demasiado limpios y ordenados y corteses aquí; está como en una nación de Flanders. Ellos respetan semáforos y dan gracias al conductor de autobús antes de bajar del vehículo. Hoy fui para un paseo y fui a parar en una librería que compra un libro con historias de Katherine Mansfield (ella es el mejor). Ayer fui a una cueva donde usted entra un barco y atraviesa un lago que está repleto de '' bichitos de luz'' -luciérnagas- y de repente usted lo encuentra en la oscuridad entre millares de luces diminutas que cuelgan de estalactitas. Es impresionante.

Cuando usted fue experimenté un vacío grande y, aunque sepa que usted es de no culpar para eso, había muchas cosas yo no quiere ver vino de repente y antes a la superficie. De todos modos, yo sé que usted tiene su vida y usted no regresa y todo, pero yo le pierden apenas lo mismo. Yo soy totalmente sensible últimamente y este mes ha sido un infierno verdadero para mí. Yo siempre pienso que fui fuerte, como pared de Berlín, y ahora yo descubre que yo soy ni un poco más cerca a eso.

Yo le mandé una tarjeta postal yo encontré en un bar con una frase de Merlau-Ponty y un texto por Nicolás. Estuvo loco encontrarlo allí sobre la mesa. Yo le debo mandar algún pastel hecho en casa de limón también pero no puedo cocinar aún un huevo y, incluso si hiciera, sería insípido cuando llegó a su casa.

tome el cuidado,
manda una sonrisa a usted,
Ana

PS: ¿Tuvo usted una oportunidad de escuchar hablar Pablo acerca de toronjas? Pienso que yo lo adoro. Pienso que necesito tomar un descanso de personas que nacieron en ese país estúpido. Yo que va a encontrar mi amiga Marina en un rato. Ella es el que ha sido liberado de un hospital psiquiátrico recientemente. Ella me mira y no dice una palabra. Ella hablaba mucho. Yo la encuentro y digo sus anécdotas pero ella es siempre distraída. Es muy penoso verla en ese condición.

PS2: ¿Vio usted los retratos de Nico? Santiago y Catalina mandaron mí más me imagino. Yo los he cargado. Todos parecemos horrible, como un ramo de personas bebidas. Pero pienso eso es bueno.


*Post scriptum:

(Serían palabras ambiguas que no harían ningún aporte sustancial)

miércoles, julio 18, 2007

Whatchoo talking about, Willis?

Si hay algo que me divierte mucho es copiar y pegar mails escritos en otro idioma en el traductor automático de la computadora y cagarme de risa con las cosas que surgen y la formalidad con la que traduce todo. Acá van algunos fragmentos que no tienen nada que ver con el sentido inicial de los mensajes:

Un viejo mail de T:

en Brooklyn ellos pegaron un tiro al parabrisas de mi madre con a .22. adivino que esto es una lección del no aparcamiento aún una hora en los aparcamientos de proyecto. tom es atrás. yo veo películas de arte sobre la pantalla grande otra vez. yo vi a mi viejo amigo crockett quien solía hacer la música conmigo y él era sin afeitar con un bigote serio que él siempre quería. no le gustó esto. yo vi a mi último compañero de piso de los estados que vive ahora en francisco San él era el mismo y nos pusimos alrededor a risas de nuestros estados patéticos humanos y emociones como usamos a.

el chiflado hablador de mi madre como ella no podía calcular como dirigirse a mí al principio. y ahora, ella es nerviosa y quiere saber (conocer) todo, no sobre Buenos Aires, pero sobre aquí. a quién he visto, que era les gusta, lo que pienso yo; que va a hacer sobre la banca en el futuro cuando mi padre está muerto, si tengo ideas de trabajo aún, por qué no hace llamo a la novia de mi hermano que dijo que su firma alquilaba y tengo que seguir (llevar a cabo) sobre aquellas cosas; hace esto realmente importa, me gusta usted tanto mejor afeitado y delgado (fino), por qué usted vivir en Brooklyn cuando usted tiene una casa agradable aquí en greenwich que he gastado (pasado) tanto tiempo estableciendo, no haga le gusta esto.

y ella nunca deja de escuchar. es esquizofrénico y es todo mientras trato de masticar mi alimento en la cena ella ha hecho tres preguntas. ella está sobre el borde otra vez. mí ser a casa le hace esto, incluso si no viviendo en su casa. mis amigos todavía duermen. soy al final 73 y de oeste.

nunca sé llamar estas cosas, la cinta con que usted ata un presente (regalo) de cumpleaños. flámulas que cuelgan de bombillas desnudo juego de sombras que baila y se balancea sobre las paredes en la brisa. pero este esto es aquella cosa que le sorprende, le coge inconsciente y usted aún no se había imaginado que esto le esperaba allí. no soy estropeado. mi casa le daría buena probabilidad para montar a caballo alrededor en mi coche. en un coche de alquiler. miro películas de clásico de tornero en todos los momentos libres (gratis). espera de mi nueva máquina de escribir para llegar al correo. hasta entonces esto es una máquina de escribir de basura eléctrica en el marrón de mierda y la nata de café.

encontré bajo la basura cuando ellos arrastraban lejos después de dos días de busca de caja intensiva y el desechar de chatarra. miré los 8 súper de India. esto me hizo increíblemente solo. yo he estado despertándome y escuchando a viejas grabaciones de guitarra sobre el minidisco que sólo juega en mi hermana estérea. mi vieja cinta y veces solamente una idea. ¿y qué era aquella idea? un poco de ello está allí. es hay todas estas cosas hermosas de encontrar entre los restos, pero entonces usted encuentra por casualidad una cosa demasiado fuerte y esto solamente (justo) jode usted encima, le para muerto en medio de la revelación, entonces usted no sabe que hacer y toda la gran materia que usted ha encontrado deja de interesar y usted es perdido. esto es donde soy.

aa aaaa un usted puede hacerlo a casa el viernes, usted tiene que encontrar un modo de decir su permanencia el sábado. sería el caramelo súper. quédese el caramelo súper,
si usted estuviera aquí yo le tomaría para la tarta de queso.
lo haré hasta usted con el caramelo. déme lo suyo.
somos atados juntos usted ve,
la echo tanto de menos
béseme

De mi amigo Q:

Esta materia es grande. Realmente me gusta la poesía Saroyan. Realmente enfríese y raro. El movimiento de las palabras y su forma y la corriente de conocimiento es grande.
Havent miró demasiado además, pero lo hará y le regresará. Pienso que usted envió sobre todo que hablamos de.

Pero usted pareció haber olvidado de enviar su foto "Paparazzi" pegan un tiro a esto usted me dijo sobre y dijo que usted enviaría. Lo esperaré en el siguiente correo electrónico. Hago por alguna investigación para nuestros días de turismo entonces regresaré a con un orden del día.

Y usted realmente entiende que para totalmente abrazar nuestro modo turístico tendremos que llevar la correspondencia de camisas, el béisbol corona y los pantalones justo como aquel turista se agrupan/aparean usted ve el paseo alrededor de Plaza de Mayo. Actualmente investigo estilos posibles para nosotros. Me inclino hacia camisas Hawaianas y pantalones cortos de jean negros con los sombreros que tienen la bandera de EU impresa por todas partes de ello. ¿Qué piensa usted?
Bien, avíseme si usted tiene cualquier idea sobre nuestros equipos.
Hasta que su partido (parte) mañana por la noche.

Beso

Sentido libre (gratis) de llamarme cualquiera

PS: Tengo una fotografía graciosa de mí con los niños japoneses cuando nosotros comíamos el almuerzo en las escuelas. Yo intentaré y lo desenterraré y se lo enviaré.

Abrazo de manatí

preparar finales es nocivo para mi salud, en especial cuando tengo que estudiar un tema como "la mcdonalización de la vida".

por el momento tengo mucho sueño y demasiados videoclips de bjork acumulados en mis retinas.

en estos días pienso que en otra vida me gustaría ser:
- violinista
- cantante con convicciones firmes y luchadora social
- cantante demodé
- diseñadora gráfica
- arquitecta
- artista plástica de trayectoria
- azafata
- cualquiera de las coristas que cantan "The Great Gig in the Sky"
- directora de cine
- Anna Karina


Lista de supermercado para el día del amigo:
* Carbón
* Provoleta 4 unidades (las de Sancor que ya vienen con la bandeja para la parrilla)
* Pan (cantidad a gusto)
* Chorizos (uno por persona)
* Vacio (2,5 kg)
* Matambrito (1 kg)
* Papas Lays (para picar mientras se hace el asado)
* Cebollas, morrones (ojo que están carísimos), tomate, lechuga, huevos
* Coca común y light
* Vodka
* Jugo y/o Sprite

martes, julio 17, 2007

No vives de ensalada

El jueves pasado estaba en Barrancas esperando el colectivo y me acordé de que en esa misma parada había estado conversando con un flaco con el que salí hace unos meses. Me contaba que tenía un hermano medio bizco y se reía. Parece que lo habían operado y veía bien pero de tanto en tanto se le chispoteaba un ojo. Él decía que igual el hermano era bastante fachero así que compensaba todo. Esperábamos el quince. Cuando llegó nos subimos y, como había un solo asiento libre, me senté yo y él se quedó al lado. Me hablaba de la película What? y del asesinato de Sharon Tate. Creo que afuera llovía y yo decía algo así como que la ciudad había sido invadida por hobbits. Después llegamos a la casa, comimos, vimos un recital de The Who y toda la historia. A las tres semanas dejé de verlo por distintas cosas que no me cerraban. Pero hay días, como el otro jueves por ejemplo, en los que me acuerdo del hermano bizco, de la ciudad invadida por hobbits y de la película What? y me pregunto dónde mierda va a parar todo eso. Es como cuando se te ocurre algo y lo anotás en un papelito y después lo perdés o lo tirás por error a la basura. Cada día me convenzo más de que la unión entre las personas es puramente circunstancial.

Últimamente, también, me pongo (-o porongo- perdón, lapsus de cine shampoo) desafíos intrascedentes a mí misma. Por ejemplo: ver una película de terror todas las semanas. Pero la condición es estar completamente sola en mi casa y que las luces estén apagadas. No sé por qué lo hago. En este momento no tengo la más pálida idea de nada. Soy una soga en el medio de un encuentro deportivo escolar y me tironean el equipo azul y el rojo desde puntos opuestos con la misma fuerza. Hoy me serví agua en un vaso que tenía mucho gusto a Hawaiian Tropic. A los dos segundos me puse a llorar, claro: primero una ligera picazón en la nariz y después el ardor en los ojos que antecede a los primeros lagrimones. "Ma-ri-co-na", me digo a mí misma, "mirá lo que parecés." Después me corté el dedo sin querer con un papel cuadriculado que decía "Casa de Marina."

Cuando conozco a alguien necesito que escriba mi nombre completo en un papel. Si no es como si yo no existiera. Es tan ridículo como la necesidad de tocar los objetos tres veces o de no pisar las rayas de las baldosas cuando vas caminando por la calle. Sin embargo es tan imprescindible como que las medialunas no estén sequitas y que estén pintadas con suficiente almíbar.

*
Una vez entré a una panadería y el vendedor estaba escuchando una canción que me gustaba. Me acerqué a preguntarle si sabía qué tema era pero él no lo conocía. Me acuerdo que estuve semanas tarareándole la canción a todos los que se me cruzaban para ver si podía averiguar el nombre hasta que un día me olvidé del ritmo y no pude entonarla más. Después la canción se fue idealizando porque no podía acordármela pero siempre me quedó la sensación de que me había gustado. Lo más probable es que si ahora la volviese a escuchar, no me gustaría tanto.


(Me acuerdo de que masticar chicle de cierta forma era de mala educación y también me acuerdo de que me repetían todo el tiempo que no comiera la pasta frola que estaba en la mesa del comedor porque era para los invitados y que de todas formas había más en la cocina).

Televisión y fuegos artificiales



The word 'Hurricane' is the name given to nature's strongest storm.
A hurricane occurs when high pressure and low pressure masses of air come in contact with one another.

There is often a significant difference in temperature between the two masses.
One mass is warm, while the other is cold.
The warmer air rises, and the cooler air falls.
Likewise, the low pressure area slides down the sides of the high pressure area.

They swirl in and around one another, creating the beginnings of the storm.

lunes, julio 16, 2007

Recreo

Miro hacia el jueves
Diciendo lunes que te caes encima
Yo pienso en esto desde hace más de un día
Dime en qué tú estás

Pierdo el tiempooo


(con tono agudo y con el mismo pasito)

y después de esta pausa vuelvo a encarar mis apuntes como cualquier estudiante.

Have a day

celebrate
soon you'll find the answer

(Charlando con un compañero de la facultad)

Él: Lo que pasa es que salgo con una persona con muchos problemas.
Yo: Uy, ¿y ahora está bien?
Él: Sí, se fue de vacaciones por suerte.
Yo: Ah, mirá. ¿Se fue sola?
Él: Sí, se fue solo.

(sol - o- o- o)

El tema es que nunca me lo había imaginado. Es más, hasta llegué a pensar que me tiraba onda. Igual ahora me cierran algunas cosas. Pero bueno, o bien él es muy sutil o a mí evidentemente me falta calle.

Lapsus académico:
"McLuhan, un autor a quien le faltan todas las categorías para la comprensión de los procesos sociales [...] incapaz de formular cualquier teoría..."

"McLuhan, con su brutalidad de canadiense texano, decía que..."

Diría Alvy Singer:


ALVY
I mean, d- He can give you- Do you hafta
give it so loud? I mean, aren't you ashamed
to pontificate like that? And-and the funny
part of it is, M-Marshall McLuhan, you don't
know anything about Marshall McLuhan's...work!

MAN IN LINE
(Overlapping)
Wait a minute! Really? Really? I happen to
teach a class at Columbia called "TV Media
and Culture"! So I think that my insights
into Mr. McLuhan-well, have a great deal of
validity.

ALVY
Oh, do yuh?

MAN IN LINE
Yes.

ALVY
Well, that's funny, because I happen to
have Mr. McLuhan right here. So ... so,
here, just let me-I mean, all right. Come
over here ... a second.

Alvy gestures to the camera which follows him and the man in line to the back
of the crowded lobby. He moves over to a large stand-up movie poster and
pulls Marshall McLuhan from behind the poster.

MAN IN LINE
Oh.

ALVY
(To McLuhan)
Tell him.

MCLUHAN
(To the man in line)
I hear-I heard what you were saying.
You-you know nothing of my work. You
mean my whole fallacy is wrong. How you
ever got to teach a course in anything is
totally amazing.

ALVY
(To the camera)
Boy, if life were only like this!


*
Mi amigo personal Juan:

parte 1

parte 2

sábado, julio 14, 2007

Clisé

Estoy un poco alterada hoy. Si mi vida fuera una película ésta sería la parte en que voy a la cocina, me pongo a cortar zanahorias y me rebano un dedo.

Velvet Goldmine

You stroke me like the rain
Snake it, take it, panther princess you must stay


Al fin pude ir al cine ver la película que quería. Antes de entrar a la sala fui al baño en el subsuelo. No había nadie y lo único que se oía era la canilla goteando. Entré convencida de que iba a presenciar un asesinato. Me rescató mi amiga, aquella que cada vez que vamos al cine tira el comentario de "lindos ojos tiene esa chica" para referirse a cualquiera de los personajes femeninos con ojos claros. En realidad, la semana pasada ya había querido ir con mi vecino a ver esa película en el Gaumont y no la proyectaron. Tuvimos que irnos a comer una pizza por ahí y la verdad es que me aburrí bastante. ¿Por qué? Porque mi vecino se hace el freak pero en verdad es un pelmazo. Es más, seguro que cuando era adolescente usaba un Baby-G. Rosa. (Moraleja: las apariencias engañan). Además tiene caspa. Lo único que me divierte es viajar en la línea A hasta el centro y que amigo se dedique a hacer stand-up shows como Seinfeld. Me acuerdo cuando fuimos con coso a Tom's Restaurant -aka Monk's Cafe- (llora). A todo esto, el innombrable me mandó una foto desde el verano donde se lo ve con una camisa a cuadros de manga corta y unos anteojos fucsias que dicen "Royal Caribbean" (??).

Pero bueno, la vida sigue. Otra cosa que me gusta es que mi vecino sale con una chica sólo porque quería formar parte de su familia. Parece que ella tiene como seis hermanas y quince primas (todas mujeres) y él quería salir con alguna, sin importar cuál. "Yo quería ser uno de los primos," me dice. "¿Y ahora?", le pregunto, "¿te enganchaste con ésta en particular?" Me dice que no, que le sigue dando igual. Otra cosa divertida es le propuso hacer un fanzine a un grupo de maestras jardineras. Le dijeron que no, claro.

En fin, después de comer pizza me acompañó a comprarle un libro a mi profesora de danza. No tenía ningún motivo en particular para hacerle un regalo, simplemente surgió de mi alma. No sé por qué pero cada tanto me dan ganas de regalarle algo. No me imagino haciendo lo mismo con una profesora de matemática, por ejemplo. Igual por suerte ya no tengo más clases de matemática. Con mi profesora de la secundaria nos llevábamos de los pelos. Me tenía bronca. Me acuerdo que nos dividían en dos grupos: los más avanzados y los más...eh... lentejas por decirlo de alguna forma. Yo, misteriosamente, pertenecía al primer grupo. Creo que por eso me odiaba tanto; claramente yo era una infiltrada. Un día me dijo: "¿A usted para lo único que le va a servir esta materia es para ir al supermercado?" (así con signos de pregunta como queriendo atenuar la agresión).

Odio la gente que te habla como si fueran los únicos que están ocupados. Le comento a mi padre que una conocida se fue de luna de miel a Disney. Le digo que me parece que voy a hacer lo mismo y que voy a forzar a mi pobre marido a entrar una y otra vez a la mansión embrujada. "Pero... ¿vos tenés pensado casarte?", me dice. La gente tiene una concepción errónea de mí. Yo también quiero unirme en matrimonio en algún momento de mi vida. Claro que todavía soy demasiado joven. Lo que sí o sí quiero es, a los treinta, salir con uno de veintisiete. Pero bueno, todavía falta. Pero sí, yo me quiero casar. ¿Y usted? Cuando estaba en la primaria nos llevaron a ver el set de filmación de ese programa. La verdad es que no sé bien por qué. Lo que pasa es que mi colegio era muy farandulero. Y bueno, algunos van al Regimiento de Patricios y otros van a conocer a Roberto Galán.

Razones para no engancharme con él:
- Es lampiño
- Se está quedando pelado
- Tiene granitos en la espalda
- Es de cutis grasoso
- Levanta mucho los cubiertos cuando come
- Es impuntual

jueves, julio 12, 2007

La razón de mi vida *

(monotemática)
Estoy en el laburo. Pidieron empanadas. Yo pedí: carne/ jamón y queso/ verdura. Como estaba muerta de hambre, apenas llegaron las deglutí salvajemente. Pero por lo visto me equivoqué y comí carne/ jamón y queso/ queso y cebolla. Sin darme cuenta, robé una empanada ajena y dejé a un compañero sin la suya. Cuando el chico quiso comer su empanada y descubrió que no estaba, se enojó y empezó a gritar exigiendo saber qué había pasado y quiénes eran los responsables. Sobre la mesa quedaba sólo una de verdura y él no quería comerla. Nadie se hizo responsable por lo sucedido. Yo miré para otro lado y me mantuve en silencio. En verdad estaba por confesar que había sido yo (después de todo le puede pasar a cualquiera) pero, a medida pasó el tiempo, la decisión se fue postergando y al final me pareció que era demasiado tarde para andar haciendo un mea culpa de semejante pavada. Así que acá estoy, haciéndome la boluda, impune, mientras todos hacen un racconto de las empanadas que comieron y le echan la culpa al pobre repartidor del Noble Repulgue o al tipo que atendió el teléfono cuando hicieron el pedido.

Nota al pie: Todos los meses me llega un sobre del banco Superville que dice "Saldo disponible: $2,30" Diría la carta de lectores de alguna viejita: "¿Es necesario? ¿Hasta qué punto vamos a tolerarlo?"

Update: Acabo de recibir un mail de una amiga que propone jugar al amigo invisible la semana que viene. Estoy emocionada. Recibí otro mail (genial por cierto) de una no-hispano hablante:

hola chicas!!
mi voy!!!
dale. listo. claro. bien


* Ella ponía títulos peronistas.

.

Según la revista "Cultura BA" los hermanos Marx se llaman Chico, Harpo, Zeppo y Gaucho. Parece que les pintó el patriotismo.

miércoles, julio 11, 2007

Disorder

El día que aparezca un hombre que sepa tocar "Into my arms" en el piano y que, principalmente, la cante con esa misma voz, me caso.

Cosas que me hicieron sentir ultrapop en su momento:
- Me corté el pelo bien corto (a lo varoncito) a los catorce años.
- Me hacía piercings en las orejas cuando mis amigas no se los hacían.
- Salí con un pibe que jugaba al Ice Hockey.
- Probé el cigarrillo a los doce.

Cosas que anulan automáticamente la lista anterior:
- Cuando probé el cigarrillo lo partí en dos de pura torpeza porque no sabía bien cómo agarrarlo.
- Sálí con un repartidor de empanadas (que comía las empanadas con cubiertos).
- No me gustan los tatuajes.
- No voy a ver a Soda Stereo.

martes, julio 10, 2007

(Esto) no podría importarle a nadie

So if you're feeling low
Stuck in some bardo

I even I know the solution
Love, music, wine and revolution


This too shall pass
So raise your glass to change and chance
And freedom is the only law
Shall we dance

*Estaba bajando un álbum de The Magnetic Fields y de repente se me puso toda la pantalla en negro. En una milésima de segundo pasaron por mi cabeza, cual imágenes de vida en el instante antes de morir, todos los archivos que podía llegar a perder si entraba un virus en mi computadora. Al final no pasó nada pero me pegué un susto terrible. Así que, permiso, me voy a tocar madera (o a hacer un backup).

*Siempre escribo memos en pañuelos de papel. Como vivo resfriada después agarro las carilinas con los memos y me sueno la nariz. De esta forma me voy olvidando día a día lo que tenía para hacer y así voy posponiendo mis obligaciones.

*Antes de salir de la ducha tengo la costumbre de abrir el chorro de agua fría unos segundos. La verdad es que lo hice siempre automáticamente y nunca me pregunté por qué. Son esas cosas que uno hace sin reflexionar demasiado. Creo que todo empezó hace muchos años atrás cuando leí en un suplemento de salud que eso ayudaba a mejorar la circulación. ¿La circulación de qué? De sangre o de ideas, no sé. En cualquiera de los dos casos me pareció que era bueno adoptar el hábito por las dudas. Ahora no me lo puedo sacar, es como un vicio. Creo que voy a empezar a tratarlo en terapia así de paso cambio un poco el repertorio. Y hablando de aceitunas en vinagre me tendría que anotar en el ENERC pero me da miedo terminar como el año pasado, cuando un día me encontré con mi psicóloga en un seminario de arte y tuve que abandonarlo.

Top Five cursi de baladas que me ponen obligatoriamente melancólica (o que me gustaría escuchar en un tocadiscos al lado de un hogar a leña):
1) Smoke gets in your eyes - The Platters (o la versión de Ray Conniff)
2) Moon river - Dean Martin
3) I'll never fall in love again - Ray Conniff and his Orchestra
4) You've lost that lovin' feeling - The Righteous Brothers
5) A smile and a ribbon - Patience & Prudence (no es balada)

Las rubias

De chica siempre tuve un problema: la gente nunca se aprendía mi nombre. Me decían María Laura, Ana Paula, Ana Clara, María Sol, etc. y yo les tenía que explicar que yo no me llamaba así. Pero a ellos parecía no importarles y no se molestaban en aprenderse mi nombre. Me acuerdo de la señora del transporte escolar en la primaria, Mary, que directamente me decía "Laucha." Y como yo era flaquita como un fideo Matarazzo y muy pálida, ese apodo me hacía ver más frágil todavía, como si viviera al borde de caer por una alcantarilla. Después, como en mi colegio había muchas Anas, mi nombre se fue deformando y adquirí todo tipo de apodos. Las maestras directamente me llamaban por el apellido y a mí eso no me gustaba ni un poco. Además estaba el otro problema de identidad que aún tengo hoy en día: la gente siempre me dice "te parecés a tal" o "te parecés a tal otra" y la historia se repite todo el tiempo. No importa a qué rincón del mundo vaya o qué peinado extravagante adopte, siempre hay un clon, siempre hay una otra. Y así me muevo por la vida, sabiendo que no soy sino una fotocopia y con el consuelo de que por lo menos soy única...hija.

Mi nueva canción up.

Conversaciones con La Madre
Situación 1: Me ve frente a la computadora
— ¿Qué estás trabajando o jugando?

Situación 2: Llega correspondencia
— (de la nada) ¿Sabés cuál es tu problema, Laura? Me parece que sos muy exquisita. Nunca un chico normal, de perfil bajo... No: siempre tan exigente con todo vos.
— ¿?
— No, no, en serio, nunca el hijo del vecino, ¿no? Porque a mí no me molesta, eh, mirá que no me molesta.

Situación 3: Mientras estudio en la mesa de la cocina
— Yo: No sé qué me pasa, este año no me puedo concentrar para estudiar.
— Está bien, Laura, está perfecto.

Situación 4: Mi padre llega del supermercado con las galletas de salvado equivocadas
— Ella (suspira): ¡No, Roberto, no! Toda la vida me trajiste las mismas galletitas. ¿Qué pasó ahora?
— No sé, no me acuerdo cuáles eran.
— (se desespera) ¿Cómo que no? ¡¿No te acordás?! Unas con el paquete celeste y la cinta amarilla, las de siempre. Pero no entiendo, ¡¿qué fue lo que pasó?!
— No sé, a lo mejor no estaban y por eso no las vi. Bueno, dame, las llevo de vuelta.
— No, Roberto, no. Ya está... Dejá, andá, ya está (se retira al cuarto indignada).

domingo, julio 08, 2007

Crónica de una muerte anunciada

Antes de salir de mi casa estoy que echo humo. Mi amiga Julia me invita a una fiesta en Zona Norte y dice que vamos a ir en auto pero me pide que vaya hasta la casa para que salgamos desde ahí. ¿Qué le cuesta desviarse veinte cuadras para pasame a buscar? Discutimos por teléfono con algunos intervalos incómodos de silencio y al final desisto.

Como suele sucederme, me atraso y tengo que pedirme un taxi para ir hasta su casa. Espero quince minutos hasta que me llaman de la empresa para decirme que hay una demora. Sigo esperando. Salgo al balcón a fumar un pucho y prendo el audio. Empieza a sonar "Our way to fall." Esucho los primeros cuarenta segundos, me vienen muchas imágenes a la cabeza y entonces apago el equipo de un manotazo rompiendo la casetera. Suena el portero y bajo.

Me subo al taxi y le digo la dirección de mi amiga. Me dice que hay cuatro calles con ese nombre (?). Le indico cómo llegar. El tipo escucha Radio Disney. En el momento en que tiene que doblar, sigue de largo y se hace el boludo. "¿Vas a un lugar público?," me pregunta y no sé por qué es como si me preguntara si voy a un bulo. Después me dice: "¿A dónde vas?, ¿a las torres?" Decido bajarme dos cuadras antes de llegar.

Cuando subo a lo de Julia, ella no está lista y duda acerca de si ir con el auto o no. Me dice que quiere que "los chicos nos alcancen a la vuelta" y yo no sé cómo explicarle que "los chicos" van a terminar uno peor que el otro y que esa secta de hombres de zona norte no llevan a las personas a sus casas. Al final terminamos yendo sin el auto.

Llegamos a la casa de nuestro amigo, Javo, a eso de las once. Nos recibe una mujer con atuendo hindú y un tipo con una peluca de rastas. Adentro hay mucha comida, alcohol y gente de todas las edades con máscaras, guantes negros y sombreros exóticos. En el jardín, cagandose de frío, están los amigos de Javo y nos sentamos ahí. Entre los pibes se encuentra uno de mis grandes amigos desde los quince años -Nico A.-, un compañero de la primaria y otros hombres que no conozco. Me siento con ellos y a la media hora, con unos aperitivos de por medio, ya conversamos acaloradamente. Me joden porque dicen que soy demasiado sarcástica. ¿Es esto verdad? No, pero me pintó el sarcasmo, qué se yo.

Mi amigo Nico, que es la persona más narcisista que existe, se hace el fumado y el zaparrastroso para llamar la atención. Me pongo de mal humor por esa pose que viene adoptando desde hace un año mientras su séquito de amigotes le siguen la corriente. Nico A. es uno de mis amigos de la adolescencia con el que nunca pasó nada. Con mi mejor amigo de la secundaria saldé la deuda una noche de alcohol a los diecisiete años. Con mi otro mejor amigo pensé que no había onda hasta que un día me quedé a dormir a su casa y, cuando me acosté en la cama, intentó hacerme cucharita. Sí, lo juro: cucharita. Qué situación de mierda. Pero con Nico nunca pasó nada. Toto, uno de los amigos, viene y me dice que yo soy el "amor platónico" de N., lo cual no comprendo del todo porque yo no soy ni famosa ni griega, o sea que de platónica no tengo nada. De todas formas, a las dos horas, veo que Nico se va por ahí con una mina.

Toto es el ex novio de una amiga con la que solíamos llevarnos muy bien y después nos distanciamos. Hace tres días, casualmente, me la había encontrado en Santa Fe comprando zapatos. Ella salió con Toto durante dos años hasta que un día él se fue de vacaciones por un mes y no volvió sino hasta el año siguiente.

Toto me habla y me habla y en un momento me empieza a tirar la boca y yo decido esfumarme antes de mandarme una cagada. La busco a Julia y nos ponemos a bailar. Después ella se va a sentar y como están pasando "Close to you" me quedo bailando sola con los pibes haciendome la boluda si a alguno el pinta el cachondeo. Para pasarla bien es condición necesaria hacerse la boluda (o serlo, en el mejor de los casos) porque cuando pinta la reflexión, ahí estás cagado y no la pasás bien.

A eso de las seis de la mañana ya no queda casi nadie y nosotras no tenemos cómo volver. No hay una sola persona vaya para la capital y están todos en condiciones deplorables. Al final encontramos a una mina que va para el centro pero que tiene el auto sin nafta. Le ofrecemos acompañarla caminando a la Shell a buscar un bidón así el auto arranca. Antes de irnos vamos a saludar a los chicos y nos quedamos bailando un poco más. La mina nos observa desde un rincón. De repente miramos a nuestro alrededor y la flaca no estaba. Pensamos que estaba en la estación de servicio y seguimos bailando. Pero después de una hora la piba no aparece y un amigo nos informa que se había vuelto a la casa.

Julia se quiere quedar a dormir en lo de Javo porque también se queda un flaco que le gusta. En ese momento entiendo por qué no habíamos ido con el auto: lo tenía todo planeado. Yo me quiero volver porque al día siguiente trabajo y además no tengo ganas de quedarme. Si hubiera sido otro día me quedaba porque tengo que hacer buena letra para que Javo me invite el mes que viene a su casa en José Ignacio (aunque igual no sé si voy a ir porque me da miedo el costo de no pagar alojamiento). Pero bueno, al final Julia desiste y terminamos las dos en un remisse con la mina que había estado con Nico. No tenemos ganas de gastar nuestro presupuesto así que nos aprovechamos de la chica y la hacemos dejar más plata de la necesaria. Cuando llego a casa me acuesto en la cama y me quedo dormida con el estómago revuelto de chocotorta, alcohol y caramelos sugus mientras todo a mi alrededor da vueltas.

sábado, julio 07, 2007

Sinfonía del sentimiento

Son las ocho y media de la mañana de un sábado y me pregunto qué mierda hago escribiendo frente a la computadora y escuchando a Tujiko Noriko. En realidad debería estar en camino hacia el seminario de danza pero hoy me levanté tan cansada que no tenía fuerzas para ir. Una lástima: había música en vivo y a mí me encanta tener al percusionista al lado y hacerme la linda. Pero de todas formas no me importa porque hoy volveré a la noche porteña. Hace más de un mes que estoy yendo de la cama al living y del living a la cama, de la facultad al teatro y del teatro a la facultad, de casa al trabajo y del trabajo a casa. Soy como una gran apología al peronismo. Hago todo perfecto o bien soy un desastre. O bien soy un desastre. O hago todo perfecto. Depende.

Siempre se repite la misma escena: en la esquina de Paseo Colón y Alsina una chica me ofrece un volante y yo lo rechazo, una y otra vez. Después me encuentro con un pibe que lleva un bolso que dice: "4to Congreso Internacional de Girasoles" en letras amarillas. Se cree muy importante. También me cruzo con esa puta de mierda que le tiraba los galgos a mi ex novio y se hace la hardcore. Igual no sé por qué me ensaño con ella. Las mujeres tenemos esa manía de echarle la culpa a la boluda que juega nuestro mismo papel. Hoy me falla el nexo conector entre los pensamientos. Tengo una cicatriz con forma de libertad y por más que suene cursi es cierto. Esto es como un globo que se infla y se infla y en algún momento va a reventar. Voy a morir sola. Sí, vieja y sola rodeada de fotos amarillentas sentada en una mecedora con un libro de Griselda Gambaro en la mano.

Para distinguir un pibe bueno de un buenudo sólo basta preguntarse si alguna vez fue a un recital con un lisiado. (Después de cinco años sin verse, él vuelve y le dice que ella se hizo la cabeza). Todo por una cabeza. O cómo perder la cabeza. Pero la respuesta nunca será un tanguero. No, ésa es una raza peligrosa, al igual que los diseñadores y los estudiantes de cine. Ellos no son la respuesta, me digo a mí misma, así que empezá a buscarte otro perfil: un economista, un abogado, alguien menos excéntrico, por favor, sin conflictos inventados ni que se haga el oscuro. Una persona a la que le pregunten qué musica escucha y diga "de todo un poco" o, mejor aún, "cualquier cosa."

El otro día junté a tres amigas y al novio de una de ellas en mi casa. No se conocían entre sí: dos eran de la facultad y otra es mi vecina. No fue intencional, vinieron al teatro y después fuimos a tomar algo. Eran personalidades completamente incompatibles. Dos se cayeron muy bien entre ellas y ahora sospecho que se harán superamigas y me dejarán en banda. Otra estaba re colgada en las conversaciones y a mí debería chuparme un huevo pero, en cambio, me hice mala sangre. Encima se escandalizó porque la otra no paraba de fumar y de hablar de rivotril, etc.

Quiero un aparato que me saque el cálculo de riesgo de mi vida así tomo los caminos más seguros y me vuelvo predecible y aburrida. Después podría escribir un "To-do list" como hacía una compañera del colegio a la cual le gustaban mucho las matemáticas y ponía en su agenda:

Martes 25 de julio.
Cosas para hacer: leer por placer.

Creo que estoy acumulando bronca así que mejor me voy a mi lencería de confianza a comprar: elástico blanco, un culotte y una remera de lycra. En este momento me gustaría estar en la playa o subiendo escaleras. O ser como ella, claro, o ser como ella.

viernes, julio 06, 2007

A esto lo llamo

"sentido práctico"

no sé cómo se escribe, pero mañana a la noite hay una vernissage en la facu, va a haber empanadas y mucho alcohol...
las que puedan y gusten venir, buenísimo, y si están al pedo, en pedo y aburridas en sus casas y tienen ganas de musicalizar, pueden venir a dar una mano en luces y sonido para la obra de la noche en mi debut como actor (porque actúo de hombre), arranca 21.30.
Otra cosa, no olviden que es la semana de la dulzura (así que no compren dulces para no fomentar el consumo en esta semana tan comercial, jaja soy el grinch de la semana de la dulzura - además del de san valentín).
No mentira, cuando me vean si me quieren llenar de caramelos y de besos, no me molesta.
Otra cosa más, se viene el día del amigo, cae viernes, como también soy el grinch del día del amigo, propongo (o porongo) que no lo festejemos el viernes, sino el jueves a la noche y que a partir de las 12 seamos amigas, porque si lo hacemos el viernes no vamos a poder comer comida ni beber bebida porque todos los lugares van a estar llenos de amigos.
en fin, si se quieren comunicar conmigo mañana no me llamen al despacho porque rindo a las 14 por lo tanto no voy a trabajar. Ya sé que nunca me llamaron a la oficina, simplemente me quise sentir querida por un momento.
Besos estudiosos,
Peiyis

jueves, julio 05, 2007

Suplemento Sí, suplemento No

Ok, querida, acá va para vos.
Segundo párrafo de la página 139 del libro que estoy leyendo:

"Otro cuento es que afuer de delatar pudiéramos, de un espejo que apenas se precisa./ De un fuego, o de lo que se pudiera decir un fuego. Poniendo lo que se cuenta, en un viento, muebles aviesos/ o poniendo, por otra cara en la que se pudiera ver -también en un fuego, diríamos- delantales, ¿fílmicos o con aires, más aviesos todavía?/ Entonces transversal -frente a misma boca- ¿Animal? Pero ¿cerca de mi destartalada casa?... Sin un murmullo. Apenas ventana."

Y eso es todo lo que dice. Es García Vega: "No mueras sin laberinto."
Ah, y un saludo para todos los que me conocen.

miércoles, julio 04, 2007

Oh oh oh

Porque soy una punk.

Por favor, qué buen tema.

Q de Quintino

¿Qué camino tomó Ana al volver de Tribunales?
Caminó por la calle Libertad bordeando el Colón hasta llegar al subte. Sólo se detuvo en un kiosco a comprar cigarrillos.

¿Fuma?
No, ella dejó de fumar pero de vez cuando, en general por la noche, le surge una necesidad casi insoportable de sentir el sabor del humo en su boca. Entonces compra un paquete de diez y se sienta en una esquina a fumar en silencio.

¿Y qué fue a hacer a Tribunales?
Fue a entrevistar a un abogado para escribir un trabajo para la facultad.

¿Qué llevaba Ana en su cartera?
Un piolín amarillo, una billetera, una nota de su editor, un paquete de topline sabor frutilla, un juego de llaves, una Guía T, un desodorante, un paquete de carilinas, el recibo del puesto de diarios y el del correo, un panfleto por la reapertura del Teatro Cervantes, un saquito de té y uno de mate cocido, un par de medias, dos lápices, tres biromes, una gomita de pelo con dos bolitas rojas, caramelos de miel y menta, Ibuevanol, un sobre con el nombre de una profesora, las "Aguafuertes porteñas" de Arlt, medio paquete de Rumba y un peine.

¿Se encontró con alguien en el camino?
Sí, con el padre de una amiga.

¿Qué tres comentarios hizo el hombre al llegar a su casa?
Dijo: "Ana es muy fresca. Siempre está en su mundo. Siempre está apurada."

¿Había hecho algo Ana anteriormente?
Sí, se juntó a charlar en un café con otra amiga. Conversaron sobre terapias alternativas, obras de teatro del Konex, hombres, problemas estomacales, el corto "El humano perfecto", el precio del cáfé, el libro "La espuma de los días", la técnica Flying Low, el espacio NoAvestruz, la ropa de invierno, los distintos cortes de pelo, collages, el miedo a la vejez, las universidades públicas y privadas y amigos en común. Además, planearon un viaje a Uruguay y una salida para el fin de semana.

¿Llegaron a alguna conclusión en particular?
Sí:
-que los amigos verdaderos se cuentan con los dedos de las manos
-que eso otro no era amor pero igual estaba bien
-que las cosas no son siempre a morir o matar

martes, julio 03, 2007

Which will

Estoy transmitiendo en vivo desde el hostel donde se aloja el vasco. A mi alrededor hay muchos yankees -"gringuillos", como les dice él- y también un hindú que se hace llamar Cameron, una venezolana que usa muchos collares y un chabón sin identidad que está re puesto y mira fijamente al techo desde hace veinte minutos. Vine a alcanzarle la libreta a Vicky para que, como siempre, me la vaya a firmar a la facultad. Ella ahora está en el baño y el vasco fue a la habitación. A mí me dejaron acá pagando.

Cuando estaba en camino, en la esquina de mi casa, me di cuenta de que me había olvidado la dirección del hostel. Entonces quise llamar a Vicky pero por lo visto también me había olvidado el celular. Intenté llamar desde un teleféfono público pero no me sabía el número de memoria. Al final llamé a mi casa y averigué todos los datos. Después fui al subte y cuando estaba buscando el subtepass en la cartera me di cuenta de que también me había olvidado la billetera. Hurgué desesperadamente los bolsillos hasta que encontré un par de monedas. Compré un ticket y bajé hacia el andén. Le dejé lo que me quedaba de efectivo a unos músicos que tocaban "Por una cabeza." Después llegó el subte, me subí y cuando ya había pasado como tres estaciones, me percaté de que no tenía las Siempre Libre y, fundamentalmente, de que también me había olvidado la libreta. Al final tuve que volver a casa a buscarla en mi segundo cajón.


Conclusión: hay días en los que literalmente no sé dónde tengo la cabeza.

*Conversación con Ión (el vasco)
- ¡Qué nombres más raros qué tenéis aquí, ostia!
- A ver, por ejemplo, ¿cuál?
- El tuyo, tía.
(?) Es la primera vez en mi vida que me dicen eso. Igual no me lo tomo muy en serio; no lo puedo aceptar viniendo de una persona que tiene hermanos que se llaman Anixi, Begoña y Ugutz y primas con nombres como Intza, Jokiñe y Frantziska.

lunes, julio 02, 2007

Achacandá

psicodélica mística

Buenos Aires, 2 de julio de 2007

De mi mayor consideración:

Se solicita que alguien invente y ponga a la venta a través de Sprayette el sistema operativo "Regretful e-mail" de forma urgente; un método útil y práctico para borrar mensajes después de ese rapto de no-lucidez en que se envía un mail sin tener en cuenta las consecuencias.

Ah, y también me gustaría tener un dispositivo (así como una radio) al que yo le pueda tararear melodías para que las reconozca y me baje los temas automáticamente a mi carpeta de mp3 con la letra incluida.

Bueno, y ya que estamos también quiero una beca en Columbia y otra para estudiar con J.M.

Desde ya muchas gracias,

Ana Wu

*
Situación: Mi vieja me ve revolviendo cajones y alacenas un domingo a la 1am.

Ella: ¿Qué buscás?
Yo: No, nada, parece que me quedé sin plata este mes.
Ella: (con cara de extrema preocupación) Pero decime una cosa... ¡¡¿En qué andás, Laura?!!

En fin, ahora parece que también tengo cara de pastillera.

Saínafipe (leer al revés)

Hoy estaba viajando con los auriculares puestos. Escuchaba Vashti Bunyan, ese tema que dice "I love your hands as a part of you, as they write a word just by staying still,
when you talk they move, painting what you say..." Me sentía bien. Iba pasando por el jardín botánico y, como no había nada de tránsito, el cincuenta y nueve avanzaba sin detenerse en ningún momento. Había mucho sol y me pareció que toda la gente a mi alrededor sonreía. De repente el mp3 dejó de funcionar. Cuando me fijé a ver qué pasaba, leí en la pantallita que decía "Low battery." Entonces lo volví a prender y el tema siguió sonando unos treinta segundos más y después se volvió a apagar. Lo encendí otra vez y volvió a pasar lo mismo. Repetí esto varias veces pero la batería duraba cada vez menos y ahora esuchaba sólo fragmentos de cinco o diez segundos. De a poco fui tomando conciencia de que en cualquier momento el aparato iba a volverse a apagar y de que a medida que trancurrían los segundos se iba acercando el final y se iban enterrando, también, todas mis ilusiones.
Bueno, precisamente así, de esta forma, hijo, funcionan las relaciones a distancia.

domingo, julio 01, 2007

Soy barroca

-Al final salió todo bien-, pienso mientras vuelvo a casa en el colectivo. La obra estuvo buenísima y hubo los elogios precisos de las personas indicadas en el momento justo en que estaba por desmoronarme y mis vocaciones empezaban a caerse todas en hilera con efecto dominó. ¿Viste, boba? Quiero hablar, quiero cantar, quiero cantar hablando y hablar cantando pero no puedo: me sale este runrún sureño, asoberbiado. Soy sobria, soy tonta, me enrollo el corpiño en una mano y nado. Escucho mi respiración, él escucha la suya pero vamos juntos a ver peces. (L.W.)

Debería bajarme en esta parada pero estoy demasiado cansada y las piernas no me responden. Al lado mío hay un hombre de unos cuarenta años leyendo una fotocopia donde se repite la frase "esto es fe" una y otra vez. También hay un señor parado al lado de la puerta que es igual a Dick Tracy y un pibe que camina tambaleándose por el pasillo con una Brahma en la mano.

Quiero guardar la emoción (alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática) en un frasco antes de que se pudra, se desgaste con el tiempo y ya no me quede nada por qué vivir. Hay días que siento que toda mi vida es un deja vú y que en realidad estoy viviendo la vida de otro, de otra, de los otros. Movimiento sinusoide. El agua tiene gusto distinto según la casa donde se la toma. Por ejemplo: una botella guardada en cierta heladera adquiere el sabor de los alimentos vecinos y se mimetiza con ellos.

Una imagen: la panza de una depiladora gorda (cubierta con un delantal verde, azul y amarillo) rozándome la cara. "A ver, pasá la pierna por acá." Y yo subo la pierna y la ubico estratégicamente en su espalda como ella quiere. Y después me pide que me levante, que mueva el pie izquierdo, que dé media vuelta, que mire para otro lado, etc.

Una división posible del mundo podría ser entre los que escuchan radio cuando van en auto y los que llevan cds. Yo soy del segundo bando. Los del primer grupo suelen ser personas más despreocupadas. Dicen que también son más felices (o por lo menos se conforman con poco). Otra división sería entre los que dejan que el tema corra hasta el final y los que pasan compulsivamente de un track a otro. En ese caso, también, pertenezco al segundo grupo. Después están los que duermen siempre para el mismo lado y los que innovan. Yo hubo una época que me daba pánico dormir mirando hacia la puerta del cuarto entonces dormía siempre de cara contra la pared (metáfora de la vida si las hay). Pero ya lo superé. Ahora hasta duermo al revés: con los pies en el cabezal y la cabeza apoyada en el extremo final de la cama. Depende el día. O la noche. Y es ahí, en algún momento durante el sueño, donde cambio de posición. Y no tiene por qué ser raro. Es más, es tan normal que hasta podría ser una caja. O también dos o tres cosas que por haber perdido su calidad de signos se convierten en indicios, en índices o en categorías que ya ni me acuerdo lo que significan.

Mucho ruido

Se apagan las luces. Silencio absoluto en el cine a media cuadra de la calle Corrientes. Escucho pasos apresurados, livianos, volátiles; pasos despreocupados y libres. También se oyen marchas pesadas como de suela de acero, pasos viejos, desgastados, pasos que no son pies sino bastones, y otros que al enfrentarse con el temible monstruo de la escalera se convierten en saltos acrobáticos y terminan en el suelo con un estruendo celebrado por las carcajadas del público.

Cierro los ojos para apreciar el ritmo. Siento la risa histérica de la señora sentada al lado mío. Tiene una voz aguda como de sirena de ascensor. La voz sube y baja, ronda por mi cabeza y de pronto desciende hasta los zapatos. La piso porque no quiero escucharla y entonces me concentro en el eco del hombre que vende golosinas, que al terminar de recitar sus frases armadas deja las palabras flotando en el aire. Intento atrapar una, digerirla, dejarme llevar por su compás. Sin embargo no puedo, la voz de mi vecina se dirige hacia mí: - ¡Qué vergüenza esta impuntualidad!- exclama indignada, y su expresión me arde en el yunque, el estribo y el martillo hasta que pasa por mi nervio auditivo y llega al cerebro como una frecuencia de radio mal sintonizada . Me limito a responderle con un "a-ha" e intento seguir con lo mío. Pero lo que salió de mi boca queda resonando adentro y descubro, con cierta indignación, que se me tapó el oído derecho. Todo lo que escucho se parece a la letra "i"; insoportablemente fina como la voz de una soprano. Ahora me siento atrapada en mi cuerpo, quiero parar con la melodía que me está torturando y no encuentro forma de hacerlo. Emito un grito prolongado para tapar la resonancia que me consume por dentro. De golpe siento todos los ojos sobre mí pero el sonido al fin se detiene.

Milésimas de segundo después comienza a rodar la cinta. Lo único que percibo es la respiración de los que me rodean. "A Roberto Bolaño, por las lecciones de coraje." El silencio es tan grande que tengo la impresión de que si trago va a ser como el trueno que oyó alguna vez un grupo de cinco personas desde adentro de una carpa. Conservo el aliento, voy deglutiendo en cuotas, muy despacio. No me animo a abrir mi caramelo, esto podría generar un desequilibrio tan grande que imagino al guardia echándome del cine por distraer a la audiencia con el áspero ruido del papel en contacto con mi mano.

Mientras me pierdo en estos pensamientos surge de mí lo peor: un ataque de tos repentino. Empieza con una ligera picazón en la garganta para convertirse en ecos de un catarro que se hace exageradamente fuerte. No puedo parar, la sala se inunda de ruidos y se escuchan quejas de la voz vecina, aguda, con cuerpo de mujer muy vieja. Ahora lo contaminé todo. Empiezo a percibir los gritos que provienen del fondo de la sala, sonidos cortos y amenazantes, voces anónimas de gente molesta por mi interrupción. A este coro se suman otros tantas voces más que generan un murmullo general. Ya nadie calla: palabras agudas, graves y esdrújulas se dirigen hacia mí en actitud de reproche pero yo no logro detener la tos. Se oyen silbidos y el llanto de un nene que se transforma poco a poco en el discurso amenazante de una voz con barba y bigote que suena cada vez más fuerte hasta detenerse a mi lado. -Señorita, ¿se podría retirar?- Entonces me levanto y me voy, dejando atrás aplausos que denotan entusiasmo y euforia. Puedo sentir mis zapatos rozando contra la alfombra y las bocinas de los autos que me conectan con el mundo.

Ahora estoy afuera, no por voluntad propia sino por la voz de un señor barbudo. Sin embargo me siento libre. Doy unos pasos más y me aventuro al ruido de la ciudad. Me pierdo entre el motor de los colectivos, las exclamaciones de la gente, los silbatos, las alarmas de los coches... Es ahí donde puedo satisfacer mi necesidad más urgente: emito un grito ultra-potente, abro un caramelo y lo mastico con voracidad. Nadie me oye.
*
En fin, la mitad de lo que acabo de contar es puro cuento. Pero sí fui a ver "Una novia errante." Me encantó.